En un evento del Clinton Global Initiative, celebrado en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, el expresidente de Estados Unidos mencionó las necesidades que Puerto Rico enfrenta a raíz del huracán María.

La ministra de asuntos exteriores de Dominica, Francine Baron, hablaba ayer sobre adecuación de los códigos de construcción, el manejo de inundaciones, la producción de energía renovable y otras iniciativas para mejorar la resiliencia de esta antilla menor, también afectada por el huracán María.

Su discurso era parecido al que las autoridades locales han esbozado desde las semanas que le siguieron al ciclón que, en Puerto Rico, provocó unas 3,000 fatalidades directas e indirectas.

Por ejemplo, en Dominica, el gobierno creó una agencia para atender las iniciativas de reconstrucción y resiliencia por los próximos 45 años, se habla de las placas solares en los techos, de restringir los lugares en los que se puede o no construir, entre muchas otras medidas que buscan minimizar los daños que provocan los huracanes en esta parte del planeta.

Durante el primer día de plenarias de la Fundación Clinton sobre la recuperación tras desastres naturales en el Caribe, no se discutía el cambio climático como una preocupación, sino como una amenaza con la que ya se tiene que lidiar. La intención de la Iniciativa Global de los Clinton (CGI) es reunir a empresas, organizaciones de diversos tamaños y entidades gubernamentales de la región para que se formen lazos e iniciativas conjuntas que mejoren la economía de la zona y la capacidad de resistir los embates de la naturaleza.

El expresidente de Estados Unidos Bill Clinton comenzó el evento agradeciendo a los que respondieron a su convocatoria 15 meses después del huracán María, cuando ya la atención global no está centrada en la estabilización del área.

“Hemos visto una increíble fuerza en la región, gente ayudando a sus vecinos y comprometidos con su comunidad”, expresó Clinton.

En el salón del Centro de Convenciones de Puerto Rico, donde se celebró el evento, había unas 550 personas representando a cerca de 400 organizaciones de Puerto Rico, Islas Vírgenes estadounidenses, Dominica y Antigua y Barbuda. Cerca de la mitad de estas entidades participaban de antemano de las iniciativas del expresidente para ayudar con la reconstrucción y la sostenibilidad económica de la región caribeña. El resto recién comenzaba a integrarse a la iniciativa.

Clinton, en un discurso inicial, enmarcó algunas de las necesidades en las islas caribeñas: energía más eficiente y barata, empleos para los más jóvenes, medicinas para los necesitados, entre otros asuntos.

También, presentó algunos de los compromisos alcanzados de cara al inicio de la sesión de trabajo de la Fundación Clinton.Por ejemplo, la organización Hogar Buen Pastor, que atiende a la población con problema de adicción en Puerto Rico, recibiría apoyo tecnológico y equipo médico para expandir los servicios que ofrecen. En un breve mensaje, la directora de la organización, Rose Mary González, explicó que últimamente, especialmente tras el azote del huracán María, ha aumentando la cantidad de casos que atienden por adiccióna opiáceos, algunos mezclados con medicamentos peligrosos como el fentanilo.

“El abuso de sustancias en Puerto Rico ha sido grande y ha aumentado más cada año. Con María se ha triplicado, según nos dicen”, expresó González ante los participantes del evento.

Clinton también anunció que la empresa IBM desarrollaría iniciativas para que estudiantes y entes privados compitan en el desarrollo de tecnologías que ayuden en la prevención de daños ante eventos naturales o en la respuesta a una catástrofe. Del mismo modo, la entidad Good 360 buscará orientar a empresas y organizaciones sobre el manejo de donativos a jurisdicciones afectadas, entre otras iniciativas. Según Clinton, más de la mitad de los bienes que se donan, justo después de un desastre natural, no ayudan a los damnificados y terminan en los basureros.

Después de los anuncios, se llevó a cabo el conversatorio sobre resiliencia, en el que, además Baron, participaron el chef José Andrés, la secretaria general de la Mancomunidad Británica de Naciones, Patricia Scottland, y el ejecutivo de Expedia, Mark Okerstorm. Se suponía que la comisionada residente de Puerto Rico, Jenniffer González, también estuviera en la plenaria, pero la funcionaria no pudo llegar porque perdió el vuelo que la traería a la isla, dijo el expresidente de los Estados Unidos.

El chef Andrés, en su intervención, enfatizó en la necesidad de proveer ayudas para el fomento de actividad empresarial agrícola. Explicó que, en las jurisdicciones isleñas, esto es particularmente importante porque, además de abaratar los costos en la obtención de alimentos, fomenta la seguridad de la población al depender menos de las importaciones y la transportación aérea y marítima.

Scottland, por su parte, se mostró esperanzada en que de la misma forma en que los humanos provocaron el cambio climático con sus actividades económicas e industriales, se desarrollará la tecnología para atender los problemas que se crearon.

“El ingenio humano nos puso en esta situación y también nos sacará”, dijo Scottland, al recalcar la importancia en el desarrollo tecnológico para combatir el cambio climático y sus consecuencias.

Okerstorm, entretanto, habló sobre asuntos asociados con la recuperación económica de las jurisdicciones caribeñas, en gran medida, dependientes del turismo. Mencionó, por ejemplo, que los países, además de mercadearse individualmente como destino turístico, deben desarrollar iniciativas para promover el Caribe en general.

“Algunos países solos no tienen una voz fuerte, pero si trabajan juntos pueden hacerlo mejor”, manifestó.

Las sesiones de la CGI continuarán en la mañana de hoy con un conversatorio sobre la creación de oportunidades para los jóvenes en el que participarán la exsecretaria de Estado de EE.UU., Hillary Rodham Clinton; la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz; la jefa de la organización Save the Children, Carolyn Miles, y el vicepresidente de IBM, Ángel Díaz.

Durante la tarde, el expresidente Clinton, la primera ministra de Barbados, Mia Mottley; el ejecutivo del Banco Popular, Richard Carrión; y los gobernadores de Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses, Ricardo Rosselló Nevares y Albert Bryan, respectivamente, participarán de una plenaria sobre el mejoramiento de la economía caribeña.


💬Ver 0 comentarios