(Suministrada)

Al congregarse para celebrar la vida de Neulisa Luciano Ruiz, la mujer trans conocida como Alexa, decenas de ciudadanos enviaron hoy un fuerte mensaje de amor, pero también de condena por el asesinato que ha consternado al país desde la madrugada del lunes.

El crimen no ha sido resuelto por la Policía, pero impactó a jóvenes como Ricardo López, quien entendió necesario moverse a la intersección de las calles Cristo y La Fortaleza para honrar la memoria de una mujer que nunca conoció en persona.

"Vi el mensaje de la convocatoria en los medios y este evento (el asesinato) me impactó mucho. Fue una tragedia y refleja el progreso que hace falta en Puerto Rico para que personas como Alexa sean aceptadas", dijo López a El Nuevo Día.

"Pero el mensaje está saliendo, de amor y de solidaridad", agregó.

En el mismo escenario en que miles de personas se congregaron el año pasado para exigir la salida de un gobernador, los organizadores del evento improvisaron un altar adornado con flores y decorado por una foto suya. Al lado, recostados de la pared, dolientes colocaron espejos como el que ella siempre cargaba y que utilizaba para saber en todo momento quien estaba cerca y quién podía hacerle daño.

Allí llegaron ciudadanos como Álvaro Sierra, padre de un joven miembro de la comunidad LBGTT.

“Vengo a reconocer lo que se hizo con Alexa y de alguna manera tratar de que eso no se repita”, indicó el hombre acompañado por su esposa, Elba Sierra.

Sierra tuvo un mensaje para aquellos fuera de la comunidad LBGTT: “Hay que reconocerlos como seres humanos, con derechos, deberes, que sufren penas y alegrías. Que pueden vivir la vida como todo el mundo”.

Gail Witten, una mujer lesbiana que vive en Puerto Rico hace 24 años, reconoció en entrevista con El Nuevo Día que la propia comunidad LBGTT “históricamente” no se ha apoyado.

“Vengo porque siento tristeza, indignación y preocupación”, dijo la mujer. “Aquí se tiene que valorar al ser humano. Muchos hablan de una religión de amor, pero practican el odio”.

La activista de los derechos de los animales, Carla Capalli, opinó que el mensaje de una actividad como la de hoy a la comunidad trans es que si sienten que necesitan ayuda, que la busquen.

"Que sepan que no están solos y que hay mucha gente que los apoya", manifestó Capalli

Visiblemente conmovido, Emery Price llegó a la vigilia en honor a Alexa junto a su hermana y el novio de esta. Contó que vive en la ciudad de Austin, en Texas "rodeado de la comunidad queer".

“La vida de Alexa no debió terminar así", sostuvo el joven de 23 años. "Tenemos que celebrar su vida, pero también pedir que se haga justicia".

Para Zulma Oliveras, el asesinato de Alexa sirve como recordatorio de que los miembros de la comunidad LBGTT y Trans "no pueden bajar la guardia".

Familias completas también se personaron a la vigilia, como la de Raquel Ramírez, acompañada por su esposo y sus hijos de 12 y 7 años.

"Nos solidarizamos con el dolor de la comunidad trans y entendimos que los niños deben saber que estas cosas están pasando, no enajenarlos", dijo.

"Y que sepan que los queremos y que los buenos somos más", recalcó.


💬Ver 0 comentarios