El alcalde de Vega Baja, Marcos Cruz Molina, instó al DRNA a considerar una moratoria a todo tipo de construcción en las costas. (Xavier J. Araújo Berríos)

El Municipio de Vega Baja prevé demoler 20 residencias en su litoral, algunas de ellas habitadas, porque están en riesgo de colapsar debido a la erosión costera, informó ayer el alcalde Marcos Cruz Molina.

En entrevista con El Nuevo Día, Cruz Molina explicó que el proyecto de demolición se haría a través de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura, pero se sufragaría con fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

“Ya hemos hablado con los residentes, porque algunos de ellos interesaban reconstruir tras verse impactados por los huracanes Irma y María y las marejadas de marzo de 2018. Se haría un proceso de expropiación forzosa a través de AFI, y los residentes recibirían su justa compensación”, dijo, al precisar que las casas a demoler ubican en el malecón, el sector El Lido y el área este del balneario.

Por otro lado, el alcalde indicó que sometió “recientemente” a FEMA una carta de intención para desarrollar un proyecto de control de erosión costera y disipación de energía. La intención del ayuntamiento es conseguir $20 millones a través de la Sección 404 de Mitigación de Riesgos del Programa de Asistencia Pública.

El proyecto, precisó Cruz Molina, se trabajaría por fases, y la primera de ellas sería un estudio científico del que saldría un plan de acción.

“Las otras fases serían el fortalecimiento del área del mar y la costa mediante la siembra de arrecifes de coral y la restauración de dunas, respectivamente, la demolición de estructuras y la remoción de escombros”, dijo el ejecutivo municipal.

“Nos hemos mantenido en comunicación constante con FEMA y ellos lo ven (el proyecto) con buenos ojos al momento. Pero, como todo esto se está sometiendo ahora, esperamos tener la contestación (de FEMA) en menos de un año”, agregó.


💬Ver 0 comentarios