Flores indicó que las herramientas de la agencia facultarán a Agricultura para prevenir periodos de sequía o lluvias extremas. (GFR Media) (horizontal-x3)
Flores indicó que las herramientas de la agencia facultarán a Agricultura para prevenir periodos de sequía o lluvias extremas. (GFR Media)

El secretario de Agricultura de Puerto Rico, Carlos Flores, concretó hoy, jueves, un acuerdo de colaboración con el Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en inglés) con el fin emplear las herramientas y experiencia geo-climatológica que posee la agencia federal, en relación con el comportamiento climatológico de la isla en el presente y sus proyecciones de cara al futuro.

Flores indicó en un comunicado que la suma de estos recursos tecnológicos facultará al Departamento de Agricultura (DA) de Puerto Rico para prevenir periodos de sequía o lluvias extremas, además de arrojar información precisa sobre los efectos de inundaciones y huracanes en cada sector agrícola, que facilitarán la implementación de medidas preventivas o correctivas en beneficio de los agricultores.

“Con esto confirmamos y complementamos a los datos del DA a través de su División de Estadísticas para que tengan mayor sentido de uso a la hora establecer políticas públicas y de tomar decisiones de gran efecto sobre nuestra agricultura”, dijo Flores sobre la colaboración con la agencia federal que impactará el comportamiento de la agricultura local a corto y largo plazo.

Explicó, además, que, de ahora en adelante, el Servicio Forestal federal intercambiará con la agencia local sus sistemas de información geográfica y plataformas para la creación de mapas digitales con datos actualizados y sus proyecciones, en relación con el impacto del clima en los sistemas agrícolas de la Isla.

“El Centro Climático del Caribe, que opera bajo el US Forest Service (Servicio Forestal), tiene la capacidad para analizar información científica con bases de datos que son útiles para el Departamento, porque provienen de los agricultores y las investigaciones que conducimos cada temporada”, sostuvo el director del Centro Climático del Caribe, William Gould.

“También tenemos estudios sobre las proyecciones del clima que pueden servir para planificar mejor sobre lo que podemos enfrentar en el futuro y para aprender de lo que funciona y lo que no funcionó en eventos del pasado. Esto en sectores específicos como el de la apicultura o el café, por ejemplo. Lo que queremos es promover soluciones que funcionen”, agregó.

En compañía de Gould, el secretario resaltó que el acuerdo concretará ejercicios de colaboración entre empleados del Servicio Forestal federal y el DA, en favor de desarrollar herramientas y productos que faciliten la sincronización de los datos que poseen las agencias, para la distribución de la información más actualizada y completa sobre la producción, pérdidas y efectos de clima en el comportamiento agrícola de Puerto Rico.

Otros esfuerzos de ambas agencias, sostuvo Flores, se concentrarán en favor de generar campañas educativas para escuelas, universidades, agricultores, propietarios de terrenos, agrónomos y público general, entorno a los cambios climáticos.

El acuerdo surgió a solo días de que el DA anunciara la implementación de drones en las evaluaciones de campo que a diario realiza la agencia local y que ahora también serán empleadas para intercambiar datos de investigación con el Servicio Forestal federal sobre los efectos de la sequía en la isla y otros eventos como inundaciones, tormentas o huracanes.

Adelantó el titular de Agricultura, que el resultado de los esfuerzos informáticos de las agencias en torno al efecto del clima sobre la agricultura local y las soluciones a los retos que ello representa será un recurso tecnológico y científico de impacto histórico para la agencia local, que tendrá ahora a su disposición, una base de datos capaz de emitir información específica sobre los agricultores, sus cultivos y los efectos del clima sobre ellos.

Explicó de otra parte que las relaciones colaborativas con el USDA se fortalecieron desde el paso del huracán María en 2017 y se convirtieron en un vínculo sin precedentes para la agricultura de Puerto Rico y Estados Unidos. 


💬Ver 0 comentarios