Las mujeres son parte de un grupo de refugiados de ese municipio que fueron llevados a la hospedería Caribe Hotel para pernoctar allí mientras se resuelve la situación con sus viviendas.

Ponce - Liz Cruz pasó ya su primera noche en la hospedería Caribe Hotel, tras ser reubicada a causa del terremoto de magnitud 5.4 que el sábado en la mañana la dejó atrapada en su apartamento. Al llegar al hotel, desinfectó la habitación pues quería asegurarse de llegar a un lugar seguro en medio de la pandemia de COVID-19, tanto para ella como para su pequeña de 6 años.

“Cuando llegamos, tuve temor por el coronavirus porque no solo fue el temblor y que hayamos perdido el apartamento, sino salir de casa y que el virus esté por ahí. Pero nos proveyeron mascarillas, guantes, aparte del que nosotros tenemos”, relató Cruz, de 34 años.

“Traje una botella de ‘hand sanitizer’ y desinfecté la alfombra y todo lo que vi, televisor, todo, porque tengo una nena. (Estoy) pidiéndole mucho a Dios que nos ayude, porque es fuerte. Logré descansar algo, pero con lo que pasó ayer tuve una pesadilla y madrugué. Soñé que había temblado otra vez… agarré a mi niña, fuerte”, expresó la ponceña.

Cruz es una de los 53 residentes del residencial Silver Valley, de Ponce, que fueron reubicados en un hotel a raíz de los daños que sufrió el complejo a causa de los terremotos del sábado. A diferencia de emergencias anteriores, en esta ocasión los desplazados no podían ser ubicados en los tradicionales refugios administrados por el gobierno por el temor a contagios con el coronavirus.

De acuerdo con el administrador de Vivienda Pública, William Rodríguez, estas 53 personas corresponden a 13 familias de un total de 50 que fueron afectadas por el sismo. Aunque todas recibieron la opción de moverse a un hotel, Rodríguez indicó que la mayoría de las familias decidió alojarse con amigos y familiares.

Cruz detalló que en su apartamento observó daños en las paredes de un cuarto y el baño, así como en los marcos de las puertas interiores, y en áreas del balcón y un pasillo.

“Me quedé pillada en casa, no podía salir, empecé a gritar ¡auxilio! Pero cuando miré por la ventana no había nadie. Mi vecino me sacó con la nena porque empujaron la puerta varias veces hasta que abrió… Pero esto me ocasionó un ataque de pánico que empecé a gritar”, narró.

Las familias fueron reubicadas en el hotel pasadas las 9:00 p.m. del sábado, cuando recibieron una llamada de personal de la Oficina de Manejo de Emergencias del Municipio de Ponce y la Administración de Vivienda Pública.

Previo a salir del residencial, Cruz indicó que empleados del Municipio de Ponce tomaron la temperatura a todos los vecinos, para identificar si alguno tenía síntomas que pudieran estar asociados al COVID-19. Una vez en el hotel, recibieron equipo de protección, como mascarillas y guantes.

“El traslado fue rápido, porque dentro de la situación éramos muchas personas que nos estaban entrevistando y todavía estábamos nerviosas porque no fue fácil lo que vivimos allí. Esto fue más fuerte que los terremotos de enero”, lamentó.

Jane González Rodríguez, otra de las vecinas de Silver Valley desplazadas, indicó que el estado emocional de sus hijas de 6 a 11 años se alivió cuando entraron al hotel, pues según dijo, estas no quieren regresar a la casa.

“Llegar aquí su reacción fue espectacular, no quieren irse, durmieron toda la noche. Incluso me dicen, ‘mami, ahora nos quedamos sin hogar. ¿Qué vamos a hacer?’”, relató al mencionar que espera por la aprobación del subsidio del Programa federal Sección 8 para buscar un techo seguro.

El director regional de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, José Alberto Reyes Feliciano, señaló que la agencia se encargó de identificar los hoteles disponibles para albergar a los damnificados, a quienes se les proveerá desayuno, almuerzo y comida. Esto, hasta que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) entre en acción.

“Tan pronto llegan, el hotel tiene su protocolo médico que debe seguir, se le hace la prueba de temperatura cuando se le hace el registro, se le suple de mascarillas, guantes para que los utilicen en el transcurso de la semana y se les proveerá desayuno, almuerzo y cena hasta que ellos estén aquí”, manifestó.

“Se les está dando servicio de la prueba del COVID-,19; está el Municipio, Ponce Health Sciences University, Departamento de Salud, servicios a través de ASSMCA y el Departamento de la Familia para ayudarlos en el proceso y aquellos que tengan necesidad en el aspecto emocional”, subrayó.

Reyes Feliciano destacó que las autoridades continuarán evaluando otras estructuras afectadas por el sismo y eventualmente serán trasladados tanto a ese hotel como otros endosados por la Compañía de Turismo, entre estos, Holiday Inn, Meliá, Fox y Solace by the Seas.


💬Ver 0 comentarios