El Departamento de Educación mantendrá su énfasis en que los estudiantes pongan en práctica las destrezas que aprenden en clase, aunque dará mayor flexibilidad sobre los proyectos. (Xavier J. Araújo Berríos)

Los maestros de escuelas públicas tendrán este año académico más flexibilidad para escoger y desarrollar los proyectos que llevarán a cabo con sus estudiantes, luego que el Departamento de Educación determinara eliminar como requisito la implementación del aprendizaje basado en proyectos (PBL, por sus siglas en inglés).

“Como parte de los cambios que hemos estado evaluando, estaremos implementando en las escuelas lo que son proyectos educativos de innovación. En años anteriores, los maestros tenían que hacer PBL. Este año académico, llevarán a cabo distintos tipos de proyectos, proveyéndole a cada uno (cada maestro) la flexibilidad de poder ajustarlos a su contexto”, indicó el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez.

El PBL se implementó en el sistema educativo tras el paso del huracán María, como un método de enseñanza para recuperar el tiempo lectivo perdido a causa de las interrupciones en las clases, explicó en ese entonces la exsecretaria Julia Keleher.

El pasado año escolar fue el primero que contó con esta estrategia educativa como una herramienta adicional para medir el desempeño de los estudiantes.

Esta herramienta se basa en que los alumnos desarrollen proyectos con las destrezas aprendidas en el salón de clases para solucionar problemas que impacten sus familias o su comunidad.

La subsecretaria de Asuntos Académicos, Aixamar González, sostuvo que se pueden desarrollar proyectos innovadores enfocados en temas como el cambio climático, educación financiera, emprendimiento, reciclaje, o ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas (STEAM, por sus siglas en inglés).

Los maestros pueden hacer trabajos solo con sus estudiantes o desarrollar proyectos colaborativos entre varios docentes o a nivel escolar, precisó González. Un proyecto se puede extender por un semestre o el año académico completo, añadió el secretario.

“El objetivo principal es que los maestros elaboren acciones que ayuden a los estudiantes a utilizar el conocimiento que se imparte en la sala de clases, que desarrollen las destrezas y habilidades, que trabajen en equipo, y que sea un proyecto práctico”, señaló Hernández Pérez.

Por ejemplo, el secretario de Educación detalló que maestros de Artes Visuales trabajan en un proyecto enfocado en el cambio climático que parte de los incendios forestales que se reportaron en la Amazonia, en Brasil. Mientras, maestros de Salud han propuesto diseñar proyectos a nivel de toda la escuela para divulgar -a través de concursos de carteles, entre otras iniciativas- las campañas de prevención que lanzará cada mes la agencia, como la prevención de los suicidios o de la violencia en el noviazgo.

La información sobre el cambio de estrategia fue divulgada el mes pasado en las escuelas, detalló González, y aplicará en todas, incluidas las especializadas, Montessori y ocupacionales, y en todos los niveles educativos.

Aunque todavía se podrán desarrollar los PBL, el secretario de Educación reconoció que estos llegaron a convertirse en cargas excesivas para estudiantes y maestros al tener que desarrollar múltiples proyectos a la vez para diferentes cursos.

“El PBL va dirigido a un fin, tiene una meta. Los proyectos educativos de innovación brindan mayores opciones y mayor flexibilidad para hacer ajustes que el PBL”, indicó Hernández Pérez. “Aquellos maestros que deseen continuar con sus proyectos de PBL, enriquecerlos, lo pueden hacer. Pero los que quieran identificar otros tipos de proyectos tendrán esa oportunidad. No van a estar encajonados”, añadió.

González detalló que pretenden fomentar las destrezas de investigación, autogestión y comunicación en los alumnos, al igual que motivar a los menores y lograr que pongan en práctica lo que aprenden en el salón de clases con los proyectos de innovación.

Los alumnos recibirán nota por estos trabajos, y se determinarán a base de las rúbricas que desarrollan los maestros, indicó el secretario.

Hernández Pérez explicó que el desarrollo de estos proyectos además se usará para otorgar una bonificación a los maestros en su evaluación anual.

La agencia estableció una cuenta de correo electrónico ([email protected]) a través de la cual los educadores pueden enviar sus dudas o comentarios, precisó la subsecretaria de Asuntos Académicos.

González adelantó que estos cambios darán paso a una revisión curricular que iniciará la agencia en las próximas semanas. Aunque esto no significa que se crearán nuevos currículos, sí se buscará uniformar todos los documentos que utilizan los educadores para guiar sus clases.

“Son muchos los indicadores que tenemos que ver. Ni siquiera hay un reglamento de revisión curricular, eso lo vamos a trabajar. Antes se revisaban los mapas curriculares y salían en un año, después en otro salía el perfil, después en otro el marco curricular... Ahora, haremos una revisión de todo completo y, aunque no necesariamente se van a hacer todos nuevos, sí estarán alineados y saldrán el mismo año”, expresó González.


💬Ver 0 comentarios