Keleher dijo que además de los $44 millones a invertirse, la agencia destinará otros $43 millones en fondos federales en las categorías de “desarrollo profesional”, “liderazgo docente” y “plataforma”. (semisquare-x3)
Keleher dijo que además de los $44 millones a invertirse, la agencia destinará otros $43 millones en fondos federales en las categorías de “desarrollo profesional”, “liderazgo docente” y “plataforma”. (Ramón “Tonito” Zayas)

La secretaria del Departamento de Educación, Julia Keleher, anunció hoy la inversión de $44 millones en fondos federales para el desarrollo profesional de la clase magisterial -que asciende a unos 29 mil educadores- durante este próximo año escolar.

Las capacitaciones -que permitirán la certificación profesional de educadores en áreas de difícil reclutamiento- inician en junio y se extenderán a través de todo el nuevo año escolar para un total de nueve días de talleres, explicó Keleher.

“No tenemos maestros certificados en algunas prácticas que son las innovadoras y que se deberían estar implementando”, señaló la funcionaria en una conferencia de prensa, donde estuvo acompañada por varios directores de áreas.

Además de la capacitación en áreas de necesidad, los talleres tienen la meta de preparar maestros líderes y mentores que -en un futuro- puedan ser quienes tengan a cargo el ofrecimiento de parte de estos seminarios. Las áreas de difícil reclutamiento siguen siendo ciencia, inglés elemental y matemática.

Entre los temas a abordar para los maestros de kínder a cuarto año, están las bellas artes, las ciencias de la información, educación temprana, redacción de ítems, tecnología educativa y la filosofía Montessori, entre otros. Entre los educadores de vocacional se abordará el civismo, la exploración ocupacional, ciencia de cómputos, ciencias de la información y la enseñanza de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

En “Servicios al Estudiante” se detallarán destrezas sobre aprendizaje socioemocional, family engagement, growth mindset, mindfulness y prevención del acoso escolar y la violencia. Los maestros de educación especial tendrán la oportunidad de adiestrarse en las áreas de Respuesta a la Intervención (RTI) y enseñanza por materia.

“Es buscar cómo podemos crear relaciones positivas y un ambiente más profesional entre todos los maestros”, señaló

La estrategia, dijo Keleher, tiene la intención, además, de mejorar la relación maestro-estudiante, medir más efectivamente el desempeño de los maestros, atraer talento diverso y cualificado y retener maestros de alta calidad. Solo en el 2018, la agencia perdió 2,829 maestros, aunque la mayoría salió a través del Programa de Transición Voluntaria (PTV), alegó Keleher. En el 2017, perdieron 1,579 educadores y en el 2016 otros 1,797.

“La posición del Departamento es que vamos siempre a atemperar lo que son nuestras herramientas y mecanismos de medir la efectividad con lo que son nuevas prácticas y prácticas efectivas y las necesidades dentro del sistema”, puntualizó Keleher.

La actual herramienta de evaluación del desempeño de los maestros reflejó que el 88.6% de los educadores tuvieron un nivel de ejecución “ejemplar”. Mientras, un 8.2% adicional fue cualificado como “competente”. 

“Aunque me hace muy feliz y orgullosa, entiendo que una herramienta efectiva te permite distinguir entre 29,000 maestros, porque es un poco difícil para mi creer que en casi en el 95% de los maestros no haya necesidad de desarrollo profesional. Por lo tanto, entiendo que la herramienta no está siendo efectiva como mecanismo de indicarme dónde debería estar invirtiendo en desarrollo profesional”, señaló.

Keleher sostuvo que, aunque en el pasado sí se ofrecieron capacitaciones, los fondos destinados a esta partida no eran utilizados en su totalidad ni se le daba seguimiento a la implementación de las destrezas adquiridas en el salón de clases.  Tampoco eran herramientas que se ofrecían de forma consistente, denunció.

“Se proveía por vendedores y no se medía ni la implementación ni la efectividad”, dijo. 

Las certificaciones profesionales, explicó, estarán alineadas con las prioridades estratégicas de la agencia o a la oferta de cursos básicos de la agencia. Mientras, las certificaciones alternativas preparan a aquellos docentes que no cuentan con preparación pedagógica. 

Actualmente, la agencia cuenta con 829, maestros que no tienen certificación en la materia que imparten. Otros 1,712 no poseen certificación alguna. Estos últimos, en su mayoría, son maestros que están bajo la categoría de transitorios.

A los maestros que provean el desarrollo profesional recibirán una bonificación de $2,000. “Tenemos mucha gente muy capacitada y con mucho para portar, porqué no invertimos en los nuestros”, señaló.

Además de los $44 millones a invertirse, la agencia destinará otros $43 millones en fondos federales en las categorías de “desarrollo profesional”, “liderazgo docente” y “plataforma”.


💬Ver 0 comentarios