En años anteriores, la agencia registraba un promedio de un escalamiento diario en las escuelas. (Suministrada)

El Departamento de Educación reportó una disminución de 97% en la cantidad de escalamientos en las escuelas públicas en lo que va del 2019 luego que entrara en funcionamiento un sistema de vigilancia y monitoreo electrónico en todos los planteles.

Aunque la instalación de cámaras, sensores de movimientos y alarmas, entre otros, se atrasó debido a un pleito legal relacionado con la selección de la empresa que se haría cargo, el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, sostuvo que el mecanismo seleccionado para proteger las instalaciones educativas ya ha rendido frutos.

El comisionado de Seguridad de Educación, César González, detalló que en octubre del año pasado, cuando inicio la instalación del equipo en las escuelas, se reportaron 30 actos de vandalismo en escuelas. En lo que va de septiembre, se ha reportado uno.

“Todas las escuelas han trabajado con sus planes de manejo de emergencias y este año académico hemos implementado un sistema de monitoreo electrónico, de ahí recopilamos datos de incidencia criminal”, sostuvo el secretario.

(La vigilancia electrónica) supone un ahorro significativo para el Departamento de Educación en comparación con tener un guardia de seguridad para impactar a cada una de las escuelas”, añadió.

Asignar guardias de seguridad a cada una de las 856 escuelas públicas para que presten vigilancia las 24 horas al día, los siete días a la semana, requeriría una inversión de $41 millones al año, precisó Hernández Pérez.

La instalación del sistema electrónico ascendió a $17.6 millones, los cuales provienen de una partida de $24 millones de fondos federales de recuperación Restart. El contrato fue otorgado a la empresa Génesis Security Services.

“Restart hace esta aportación para salvaguardar la seguridad, el bienestar de nuestros empleados y nuestros niños, pero de igual manera nos asiste enormemente en la protección de la inversión que ha hecho el Departamento de Educación tanto con fondos estatales como federales en nuestras escuelas”, indicó el secretario.

La gerente de proyecto de  Génesis, Yasel Morales, detalló que han logrado detectar e intervenir en 84 incidentes de escalamiento este año.

En años anteriores, la agencia registraba un promedio de un escalamiento diario en las escuelas, lo que se ha reducido a entre dos y tres mensuales, detalló el comisionado de Seguridad de Educación.

Las cámaras no apuntan hacia el interior de las escuelas, sino hacia el exterior y los puntos de entrada para detectar cualquier incursión no autorizada, explicó González.

Todas las imágenes se vigilan desde un centro de monitoreo, el cual recibe cualquier alerta, activa a equipos de respuesta rápida y notifica a la Policía en caso de un escalamiento, dijo el comisionado. Las escuelas cuentan, además, con un altoparlante a través del cual se emite un mensaje pregrabado para alertar a los delincuentes que están siendo observados o se habla con estos desde el centro de monitoreo, indicó González.

La vigilancia electrónica solo se activa en horario no lectivo, pues en horario de clases todas las escuelas ya cuentan  con un guardia escolar, detalló Hernández Pérez.

El comisionado de Seguridad reconoció que, hasta el momento, no se mantiene un inventario de las pérdidas que ha sufrido Educación a causa de escalamientos y vandalismo. No obstante, las directrices actuales del secretario para los directores escolares son que registren y notifiquen cada pérdida o daño de modo que se realicen las reclamaciones pertinentes a las compañías aseguradoras.

Asimismo, el contrato con Génesis contiene una disposición que permite reclamar a su compañía de seguros los daños que sufran las escuelas por actos delictivos durante el período en que esté activada la vigilancia electrónica.

“Eso era algo que nunca se hacía en el Departamento de Educación, nunca se reclamaba a ninguna aseguradora y los estudiantes se quedaban sin el equipo que necesitaban”, expresó González, quien señaló que se hizo ya la reclamación por una subestación eléctrica que delincuentes se llevaron de una escuela en Vega Baja.

Morales precisó que, en una semana, se repuso el equipo.


💬Ver 0 comentarios