El alcalde de Guánica, Santos Seda, indicó que en un recorrido que hizo de madrugada vio gente en balcones o patios después del temblor de 4.8. (GFR Media)

"Hemos revivido lo que fue el terremoto del 7 de enero".

De esta manera, el alcalde de Guánica, Santos "Papichy" Seda, describió el ambiente que dejó el temblor de 4.8 que se registró esta madrugada en la punta sureste de su municipio.

Aunque al momento no se han reportado daños estructurales nuevos, Seda expresó que el sismo reactivó temores que se han mantenido latentes desde los terremotos de 5.8 del 6 de enero y 6.4 del 7 de enero de este año y que causaron graves daños a miles de estructuras mayormente en el suroeste de Puerto Rico.

"Se sentía como un 'chipping hammer' golpeando en las paredes", manifestó Seda a El Nuevo Día.

De acuerdo con la Red Sísmica, el sismo de magnitud de 4.8 se sintió esta madrugada con intensidad de 5 en Guánica.

"No hay daños estructurales nuevos, pero la gente está demasiado nerviosa y me incluyo. Ha sido muy fuerte", expuso Seda.

Agregó que "aunque no ha dejado de temblar en Guánica, porque periódicamente se sienten (temblores), el (evento) de hoy ha sido un caso parecido a los del 6 o 7 de enero".

Relató que "cuando pasan estas cosas por la madrugada me paralizo. Mi esposa me haló y salimos".

"En un recorrido que hicimos en la madrugada, vi gente en los balcones, patios... Es bien desesperante al ver a la gente con sentido de impotencia, asustados, llorando... es bien duro", explicó. "Es bien duro. No sé qué va a pasar".

Según Seda, en Guánica quedan dos familias en algún tipo de refugio o albergue temporero. Una está en un módulo de madera en el parque de la laguna de Guánica y otro en la cancha de la comunidad Siberia.

Aunque sus hogares han sido sometidos a reparaciones, el alcalde dijo que esas familias no confían y se sienten más seguros en los módulos.

Mientras, estos temblores llegan en momentos en que en Guánica miles de casas están en vías de comenzar a ser demolidas o reparadas.

Seda detalló que 536 casas serán demolidas completamente, mientras que 1,275 tendrán demoliciones parciales o serán sometidas a algún tipo de reparación.

"Estamos en el proceso de permisología para demoliciones de las casas. Los fondos todavía no están en la caja del Municipio, pero están en acuerdo para ser depositados y aprobado por FEMA y el gobierno", dijo Seda.

"Ahora se necesita que nuestra gente entregue en la Oficina de Recuperación de Guánica los documentos que se necesitan para demoler esas casas", añadió. "No es cuestión de que llegue una máquina a demoler. Es que hay tener toda la documentación al día para cumplir con estos fondos federales".

En cuanto a estructuras municipales, dijo que esta semana o la próxima espera tener una contestación final del seguro del Municipio para saber si se demolerá toda o parte de la alcaldía de Guánica.

"También estamos pendientes al malecón, porque su terreno se ha hundido siete pulgadas", comentó. "También hay que demoler el parque de pelota "Roberto Alberdeston" y varios centros comunales.

En cuanto a estructuras estatales, Seda informó que ya está en proceso la demolición de la escuela pública Agripina Seda, que colapsó con el terremoto del 7 de enero. Según le indicaron los contratistas, el proceso tomará 80 días.

El alcalde dijo que luego se demolerá la escuela Áurea Quiles. También indicó que está en proceso de subasta para demolición el edificio del Centro de Gobierno, que está a pasos de la comunidad Esperanza, donde se registraron los colapsos de las primeras casas el 6 de enero.

"Lo que pasó hoy es un recordatorio de que no se puede bajar la guardia. Lo dejamos en manos de papa Dios, y nosotros nos ocupamos de preparar nuestro plan familiar y de comunicación con familiares. Hay que seguir en alerta", afirmó Seda.


💬Ver 0 comentarios