Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los delitos cometidos contra comerciantes, como el que segó la vida del dueño de restaurante Rolando Santín González, han puesto a la defensiva a los propietarios de negocios, quienes solicitan ser incluidos en las discusiones gubernamentales en contra del crimen, mientras toman, por su cuenta, medidas para evitar ser la próxima víctima.


💬Ver 0 comentarios