La excavación realizada por un contratista dejó múltiples pedazos de vasijas y otros utensilios regados en la zona de trabajo. (Ramón “Tonito” Zayas)

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, (Usace, en inglés), contrató a la firma Southeastern Archaeological Research, Inc (SEARCH) para realizar estudios arqueológicos en un área identificada dentro de los límites de construcción del proyecto de control de inundaciones del río La Plata en Dorado.

La metodología y procedimientos propuestos por la firma, para todas las actividades, fue aprobada por la Usace y consultada con la Oficina de Preservación Histórica de Puerto Rico (SHPO), según requerido por la sección 106 de la Ley Nacional de Preservación Histórica, informó la Usace mediante comunicación escrita.

Sin embargo, el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) multó el pasado miércoles a Usace por $10,000 por presunto manejo inadecuado del yacimiento arqueológico, según reveló El Nuevo Día.

La multa contra el Usace se fundamenta en que no obtuvo el permiso (autorización) del Consejo para la Protección del Patrimonio Arqueológico Terrestre de Puerto Rico para trabajar el yacimiento, en violación a la Sección 10 de la Ley 112-1988. El Consejo está adscrito al ICP.

Los materiales arqueológicos recuperados en las excavaciones del Rio La Plata incluyen cerámica, líticos y osamentas.

"Para nosotros cada hallazgo arqueológico es especial, y los hallazgos en Puerto Rico no son la excepción. Los datos recolectados en este yacimiento son muy valiosos ya que pocos yacimientos de finales de periodos prehistóricos han sido sistemáticamente excavados y catalogados en Puerto Rico", dijo la arqueóloga principal para el distrito de Jacksonville Meredith Moreno.

"Una vez que se hayan analizado los artefactos, este yacimiento contará una historia importante sobre la vida cotidiana y las costumbres de los ancestros indígenas de las islas del Caribe", recalcó.

La Usace entiende, agregaron, la "envergadura del yacimiento arqueológico en cuestión y la importancia de implementar técnicas de mitigación para salvaguardar la integridad de los hallazgos arqueológicos, especialmente por el yacimiento estar ubicado dentro de los límites de construcción del proyecto de canalización del Rio de La Plata".

"Nuestro objetivo es, primero tratar de evitar o minimizar los impactos de proyectos federales en yacimientos arqueológicos. Nos esforzamos continuamente para poder preservar nuestro patrimonio mientras completamos nuestra misión de proporcionar protección contra inundaciones a nuestras comunidades," dijo Moreno.

"Cuando no hay otras opciones, y el proyecto tiene algún impacto en el lugar, mitigaremos la pérdida a través de la recopilación de datos", manifestó.

Como parte del proceso de mitigación, Usace y SHPO suscribieron un acuerdo en el 2019 para establecer los procedimientos y técnicas de mitigación a utilizarse para la colección de datos de campo y extracción de artefactos arqueológicos.

El acuerdo establecido mediante un memorando oficial también fue coordinado con el Consejo Asesor sobre Preservación Histórica.

Los materiales se extrajeron siguiendo las técnicas acordadas en el memorando y luego fueron lavadas y llevadas al laboratorio de SEARCH en Puerto Rico para analizar las piezas, fotografiarlas y documentar el hallazgo.

Estos materiales también están siendo clasificados y preparados para curación permanente.

"Hay mucho que aprender de cada objeto encontrado lo cual aporta mucho a la vasta historia y cultura de Puerto Rico, es por eso que estamos trabajando junto con nuestro patrocinador local, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), y con el Museo de Historia, Antropología y Arte de Puerto Rico para la curación permanente de los artefactos, así como en estrecha coordinación con la Oficina de Preservación Histórica del Estado de Puerto Rico", indicó.

El yacimiento se identificó inicialmente en 1985.

El área fue estudiada por arqueólogos en el 1992 y el 2008; como resultado de estos estudios se determinó que había presencia de materiales arqueológicos que datan de finales del período prehistórico hasta el período moderno.

Los hallazgos arqueológicos prehistóricos se encontraron en condición intacta y son considerados significativos.

Sin embargo, los hallazgos históricos posteriores (no prehistóricos) se encontraron en condiciones deterioradas, posiblemente relacionadas a las prácticas agrícolas realizadas en esta área a través de los años.

Los materiales no prehistóricos (históricos) y modernos que se encontraron en condición deteriorada aún permanecen en el área del proyecto y han sido clasificados por los expertos como escombros.

El arqueólogo Federico Freytes, de la Fundación Educativa Caribe Arqueológico, acompañó a El Nuevo Día el 19 de diciembre en un recorrido por el área, que describió como “un escenario dantesco”.

Según Freytes, el yacimiento, de unos 100 metros de largo por 75 de ancho, es de tipo multicomponente, pues contiene piezas prehistóricas e históricas. Las primeras corresponderían a un períodotardío, es decir, entre los años 1000 y 1500, y las segundas, a los siglos posteriores a la colonización española.

“A todas luces, aquí hubo una operación limpieza. Parece una operación quirúrgica, donde extirparon el yacimiento a las millas, de manera inadecuada y sin avisar a las autoridades locales. Nadie sabe nada. Sacaron los enterramientos y dejaron montañas de materiales sin cernir”, dijo.


💬Ver 0 comentarios