La CFSE ha cerrado varios dispensarios este cuatrienio, entre ellos Coamo, Yauco, Cayey, Utuado y San Juan. (GFR Media) (horizontal-x3)
La CFSE ha cerrado varios dispensarios este cuatrienio, entre ellos Coamo, Yauco, Cayey, Utuado y San Juan. (GFR Media)

La renuncia de dos farmacéuticos, como parte del programa gubernamental de retiro voluntario, provocó que la administración de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE) tuviera que clausurar las últimas dos semanas la farmacia de la región de Carolina, una de las que más lesionados laborales atiende en la isla.

Aun así, el administrador de la corporación pública, Jesús Rodríguez Rosa, negó tener escasez de farmacéuticos. El funcionario indicó que ordenó el traslado de personal de otro dispensario con la intención de reabrir hoy la farmacia de Carolina, después de dos semanas sin brindar servicios de medicamentos.

Esta farmacia atiende un promedio de 200 recetas médicas diarias, según los datos que manejan los técnicos de farmacia.

La instrucción por las pasadas semanas a los pacientes de la región de Carolina es que debían entregar sus recetas en el Hospital Industrial, ubicado en el Centro Médico de Río Piedras.

Los pacientes, muchos dicen que prefieren quedarse con el dolor o buscar dinero de donde no queda para comprar el medicamento porque muchos de los que vienen aquí no tienen transportación para trasladarse a otro sitio”, contó una auxiliar de farmacia, quien pidió no ser identificada por temor a represalias.

Rodríguez Rosa informó que la región atiende un promedio de 7,000 reclamaciones nuevas al año, lo que evidencia la necesidad de mantener las instalaciones abiertas dentro del plan administrativo de consolidación de dispensarios.

El administrador rechazó rotundamente contratar más farmacéuticos, pues es una de las áreas que entiende se puede privatizar.

“Estamos en el área de farmacia compitiendo con un servicio que afuera del Fondo es mucho más eficiente y rápido. En Puerto Rico, hay entre 1,000 a 1,100 farmacias. Nosotros tenemos entre 10 a 12 puntos de farmacia en la corporación, cuando podemos tener un servicio mucho más efectivo”, reaccionó Rodríguez Rosa en entrevista con El Nuevo Día.

El administrador de la corporación pública sostuvo, además, que los 18 farmacéuticos y 43 auxiliares de farmacia son suficientes para atender la necesidad de los lesionados en toda la isla.

Riesgo a los pacientes

A la CFSE, acuden pacientes con lastimaduras, quemaduras, fracturas, dolores musculares, asma y condiciones emocionales, como la ansiedad, la depresión o el insomnio a consecuencia del trabajo. Se hacen también operaciones.

Tener una sala de emergencia sin acceso a una farmacia -como ocurrió las últimas dos semanas- implica otros riesgos. Por ejemplo, si dos pacientes hubieran necesitado el mismo medicamento a la vez, el personal médico habría tenido que escoger “a cuál de los dos dárselo”, ya que no habría podido conseguir una segunda dosis ni reponer la droga en su botiquín, expuso el presidente de la Unión de Empleados de la CFSE, Francisco Reyes Márquez.

Para atender la emergencia en Carolina, Rodríguez Rosa contó que intentó trasladar a la única farmacéutica que labora en las oficinas de la CFSE en la región de Fajardo. Justificó que, en ese municipio, se atienden dos casos nuevos diariamente.

Otras 15 personas acuden diariamente a citas de seguimiento. Si se hubiese concretado la movida, la alternativa era que los fajardeños lesionados fueran enviados a la región de Humacao.

El presidente de la Unión de Empleados solicitó una reunión a la directora de Relaciones Laborales de la corporación pública, Jessica Mason Rodríguez, para discutir estos traslados, según lo estipula su convenio colectivo, pero contó que no obtuvo respuesta.

Siguen los cierres

Rodríguez Rosa señaló que seguirá adelante con su agenda de consolidación y cierre de dispensarios. Como parte de ese plan, adelantó que la oficina regional de Humacao dejará de ofrecer servicios médicos, los cuales se suplirán en la oficina de Fajardo. En Humacao, se atenderá exclusivamente el área administrativa y manejo de seguros.

Bajo la administración de Ricardo Rosselló Nevares se han cerrado los dispensarios de Coamo, Yauco, Cayey, Utuado y la región de San Juan.

“Cuando sumas la cantidad de lesionados que se atienden en Humacao y Fajardo, es menos que el dispensario más pequeño que tenemos… Si tienes un censo tan bajito, no hay otra alternativa que consolidar los servicios médicos”, explicó Rodríguez Rosa. El viernes, envió una comunicación a los empleados sobre la decisión.

En Fajardo, se atienden alrededor de 300 reclamaciones al año, según cifras oficiales. Mientras, en Humacao, se atienden cerca de 600 casos anuales.

“Todavía vislumbro que haya alguna otra consolidación”, reconoció Rodríguez Rosa.


💬Ver 0 comentarios