Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El uso y abuso de opioides en Estados Unidos llevó al Centro de Servicios Medicare y Medicaid a anunciar que tomará controles más estrictos en el despacho de este narcótico recetado para aliviar el dolor. (horizontal-x3)
El uso y abuso de opioides en Estados Unidos llevó al Centro de Servicios Medicare y Medicaid a anunciar que tomará controles más estrictos en el despacho de este narcótico recetado para aliviar el dolor. (Archivo/ GFR Media)

Ante la cantidad de personas que están abusando del uso de opioides o medicamentos para aliviar el dolor, tratamiento que en algunos casos termina en dependencia y adicción, el Centro de Servicios Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés) advirtió esta semana que tomará medidas más estrictas para intentar controlar su despacho.

La estrategia del CMS, ante la epidemia del  uso de opioides en Estados Unidos, atenderá particularmente el abuso de estos fuertes analgésicos recetados entre asegurados de la parte D de Medicare, que se refiere a la cobertura de medicamentos prescritos.

Los directivos del CMS advirtieron que implementarán un Sistema de Monitoreo de Sobreutilización para identificar y proveer manejo de casos en personas que puedan estar sobreutilizando los opioides. Además, informaron que estarán más vigilantes a las dosificaciones despachadas para identificar personas que usen estos narcóticos más de lo recomendado.

Los datos del CMS de enero de este año reflejan que la población de Medicare tiene las tasas más altas y de mayor crecimiento de trastorno por uso de opioides. Esta tasa se estima actualmente en seis de cada 1,000 asegurados de Medicare.

Según datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), todos los días 46 personas mueren en Estados Unidos por una sobredosis de analgésicos recetados. El CDC califica el término de “analgésicos recetados” como analgésicos opioides o narcóticos, como Vicodin (hidrocodona y acetaminofeno o paracetamol), OxiContin (oxicodona), Opana (oximorfina) y metadona.

“En los últimos cuatro o cinco años en los Estados Unidos se han multiplicado las muertes por sobredosis debido al uso de opiáceos”, indicó Juan Torres Gluck, administrador auxiliar de Tratamiento en la Administración de Servicios de Salud Mental y contra la Adicción (Assmca).

Y, aunque en Puerto Rico aún no se ha notado un aumento notable en el uso de estos  medicamentos, el funcionario advirtió que el gobierno se mantiene vigilante para que la epidemia nacional de este narcótico no llegue al País, como ha ocurrido con otras sustancias, como el “crack”, droga derivada de la cocaína.

Torres Gluck reconoció que el CMS ya ha emitido cartas circulares a los proveedores advirtiéndoles que tomen las provisiones adecuadas en la prescripción de opioides ya que muchas sobredosis son prevenibles pues son el resultado de abuso de estos medicamentos.

El objetivo del gobierno federal, reconoció Torres Gluck, es mejorar los controles de tratamiento para tratar de bajar la cantidad de muertes por sobredosis de estos narcóticos.

“En Puerto Rico no se ha notado esa crisis, aunque eso no quiere decir que no pueda ocurrir”, señaló el abogado, quien desde el  2005 dirigió el Programa de Tratamiento de Opioides de la Assmca.

Según el experto en este tema, ni los datos del Centro de Envenenamiento de Puerto Rico ni del Instituto de Ciencias Forenses han levantado bandera sobre un abuso local de estos narcóticos.

Sin embargo, admitió que, hace escasamente un mes, personal de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, inglés) les informó que había incautado este año un cargamento de Fentanilo, un tipo de opioide.

“Eso, para mí, es causa de alarma. Esa epidemia (de opioides) se pudiera ver aquí fácilmente”, manifestó.

No obstante,  comentó que, contrario a los Estados Unidos, aquí el dolor crónico se trata de forma distinta, ya que los médicos en la Isla tienden a ser “más conservadores” en recetar opioides para tratar el dolor.

Según el CDC, en el 2012, se prescribieron 250 millones de recetas de analgésicos, una cantidad suficiente para que cada adulto en Estados Unidos tuviera un frasco de medicamentos.


💬Ver 0 comentarios