El secretario de la Vivienda, Luis Fernández Trinchet. (GFR Media)

Washington - El gobierno de Puerto Rico calcula que al cerrar este año fiscal, el 30 de junio, se habrán utilizado unos $88 millones de los primeros $3,207 millones desembolsados por medio del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR), clave en el proceso de reconstrucción tras el huracán María.

La cifra de $88 millones está incluida en el plan fiscal presentado a principios de mes por el gobierno de Puerto Rico a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), que controla las finanzas públicas de la isla.

Pero, el secretario de la Vivienda, Luis Fernández Trinchet, aunque no ha visto el documento, consideró que ese estimado está cerca de la realidad, aunque insistió en que puede llamar a engaños centrarse solo en los desembolsos y no en los fondos para proyectos ya comprometidos.

El más reciente informe del Departamento de Vivienda federal (HUD) sobre el uso de los fondos CDBG-DR, de marzo, indicó que hasta febrero se habían utilizado en la isla $20.6 millones de los primeros $1,507 millones desembolsados en febrero de 2019. HUD ya califica al gobierno de la isla como lento en el uso de estos fondos.

“El plan tiene $38 millones desembolsados”, dijo, sin embargo, Fernández Trinchet, en una entrevista telefónica este fin de semana.

El jueves, la gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció que HUD, tres meses después del gobierno de Puerto Rico firmar el acuerdo de subvención, desembolsó $1,700 millones de un segundo paquete de $8,221 millones en fondos CDBG-DR.

HUD, que impuso en enero pasado un monitor federal y duras restricciones sobre el uso de esos fondos, decidió desde principios de años que esos $8,221 millones los entregaría en cuatro bloques.

Los $3,207 millones que han sido desembolsados hasta el momento representan un16% de los cerca de $20,500 millones que fueron prometidos a la isla por medio del programa CDBG-DR tras el huracán María, que junto a los grandes proyectos de obras permanentes de FEMA - que aún no han sido acordados-, representarían gran parte del proceso de reconstrucción de Puerto Rico.

El trámite sobre el desembolso de la partida de $1,700 millones constituyó el primer proceso que requirió pasar por el filtro de un monitor financiero federal y de la JSF.

A la JSF, que controla las decisiones financieras del gobierno de Puerto Rico, le tomó 40 días autorizar el plan de uso del gobierno y una enmienda para añadir otros $277.8 millones en fondos CDBG-DR asignados por la vía administrativa en diciembre pasado.

Vázquez Garced suscribió el acuerdo de subvención de $8,221 millones el 3 de febrero. El secretario de HUD, Ben Carson, lo firmó el 21 de ese mes. Pero, entonces el proceso pasó a la evaluación de la JSF.

Fernández Trinchet insistió en que no ha sido un obstáculo tener que contar con el visto bueno de la JSF y del monitor federal, Robert Couch, que, de hecho, durante la emergencia del coronavirus ha estado trabajando desde Estados Unidos.

“El hecho de que la Junta tardara 40 días no impidió que siguiéramos con los programas”, sostuvo el secretario de la Vivienda de Puerto Rico.

Aunque Couch ha estado fuera de la isla durante la emergencia del coronavirus, Fernández Trinchet afirmó que tienen contacto casi a diario con el monitor y el equipo de trabajo que ha comenzado a formar en Puerto Rico.

“Mientras más nos supervisen mejor. Eso nos brinda una oportunidad para hacer mejor las cosas. Nos obliga a anticipar más”, sostuvo.

De acuerdo al más reciente plan fiscal presentado por el gobierno de Vázquez Garced, el uso de los fondos CDBG-DR cobrará fuerza el próximo año fiscal, que comienza en julio. El gobierno de Puerto Rico proyecta que entre julio de 2020 y junio de 2021 se utilizarán $922 millones.

Mientras, el plan fiscal propuesto por el gobierno de Vázquez Garced estima que el uso de esos fondos debe rondar los $2,022 millones anualmente entre los años fiscales puertorriqueños 2022 y 2028.

Después de casi dos meses de paralización en el sector de la construcción, Fernández Trinchet sostuvo que la liberalización de la orden ejecutiva de la gobernadora que regula la operación de negocios y actividades públicas, permitirá la puesta en marcha de proyectos como el José Gautier Benítez en Caguas, que a un costo de $135 millones desarrollará una propuesta de vivienda para ancianos y familias de ingresos bajos y moderados.

La gobernadora Vázquez Garced ha indicado que bajo el programa CDBG-DR su gobierno promoverá proyectos de vivienda, planificación, infraestructura y desarrollo económico.

Cuando dio a conocer el jueves el desembolso de los $1,700 millones, La Fortaleza indicó que el plan del gobierno de Puerto Rico busca “desarrollar zonas de oportunidad; revitalizar centros urbanos para reestablecer los negocios de la comunidad y fomentar el turismo; combinar proyectos de infraestructura regional y actividades de desarrollo económico de uso mixto que brinden oportunidades de vivienda y de negocios”.


💬Ver 0 comentarios