(GFR Media)

Los empleados de las Unidades de Investigaciones Especiales (UIE) del Departamentode la Familia (DF) denunciaron este domingo que dicha agencia los ha mantenido laborando de manera regular, sin instrucciones precisas sobre medidas de prevención ni protocolos ante la emergencia por el coronavirus (COVID-19).

A través del sindicato Servidores Públicos Unidos (SPU) el personal de estas oficinas, un servicio esencial que atiende situaciones como denuncias de maltrato a un menor o explotación a ancianos, aseguró que esperan desde el pasado domingo –cuando la gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció las medidas de cierre y toque de queda– por instrucciones claras respecto a sus planes de trabajo aplicando las medidas para prevenir contagios del virus.

“Lo más que nos preocupa de los miembros que nosotros representamos en el Departamento de la Familia es que se les esté dando instrucciones y órdenes que los puedan poner a ellos en un riesgo innecesario de contagiarse”, afirmó Benjamín Borges, síndico de SPU. “Ya sea porque estén aglutinados trabajando con más personal del que pudiera ser necesario en un lugar cerrado y que no se les esté dando el equipo personal de protección para cuando tengan que ir a hacer una intervención”, explicó.

Borges indicó que a través de la isla hay alrededor de diez oficinas de la UIE de Familia, y que durante la pasada semana dichas oficinas se mantuvieron trabajando con hasta 14 miembros de personal, aun cuando pudieran realizar su jornada a distancia o de manera “on call”, debido a que se activarían ante emergencias, sostuvo.

El síndico cursó una carta el pasado miércoles dirigida al secretario interino de Familia, Eddie A. García Fuentes, en la que explicaba la situación y solicitaba las instrucciones oficiales respecto a las medidas preventivas. En una respuesta, aseguró el síndico, la agencia le respondió que en las oficinas de Humacao, Ponce, Arecibo y Mayagüez mantenían solo a cinco empleados trabajando, pero no se incluyó una copia de alguna instrucción oficial.

En esa carta, Borges enfatizó en que un Resumen Ejecutivo emitido por la gobernadora el 17 de marzo en relación a la orden que firmó sobre medidas preventivas, establece que –en relación a los servicios esenciales del gobierno que continúan labores– los jefes de cada entidad deberán “tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar escenarios que promuevan el contagio y que puedan comprometer la salud de nuestros servidores públicos (por ejemplo, el aglutinamiento de empleados, etc.)”.

“Nosotros hemos intentado en todo momento que el Departamento de la Familia nos dé copia de cuáles son las instrucciones que están dando para hacer los planes de trabajo”, manifestó el síndico.

“La primera vez que los confrontamos con esa información que recibíamos de parte de las unidades nos dijeron que no, que eso no estaba pasando, que estaban dando instrucciones de tener entre dos a cinco empelados en las oficinas, pero eso contrastaba con la información que nos estaban dando en las unidades”, aseguró.

Borges también denunció que la pasada semana los empleados recibieron equipo preventivo, como desinfectante y guantes, que alcanzaba solamente para un día de trabajo, y que tampoco tenían certeza de que en –en efecto- ese material fuera para los empleados, porque luego supieron que a esas oficinas llegaría equipo para que el personal entregara a las personas sin hogar.

“Nos encontramos con información confusa y contradictoria sobre para quiénes es ese equipo que están llevando a las unidades”, apuntó el síndico.


💬Ver 0 comentarios