El director regional de Mayagüez, Ismael Aponte (centro), destacó cómo las regiones LEA permitirán que se atiendan las necesidades particulares de la escuelas. (horizontal-x3)
El director regional de Mayagüez, Ismael Aponte (centro), destacó cómo las regiones LEA permitirán que se atiendan las necesidades particulares de la escuelas. (Ramón Tonito Zayas)

En el sistema público de enseñanza de Puerto Rico, es común que los problemas más simples requieran  soluciones  complejas. Es así como la falta de papel de baño en una escuela tiene que ser resuelta por el o la secretaria de turno, la contratación anual de empleados transitorios tarda meses y cortar la grama en un plantel puede involucrar varias agencias, empresa privada y hasta una corporación pública.

“Uno tiene que ir de un lado para otro buscando quien resuelva. En el distrito te decían que no te podían resolver  ahí, en la región tampoco”, describió el director de la escuela Emilio R. Delgado de Corozal, Gilberto Trinidad.

 Ante esto, la estructura de siete regiones educativas y 28 distritos escolares, que operan como entes administrativos entre el nivel central de la agencia y las 1,113 escuelas, será eliminada en los próximos meses, con el objetivo de crear un sistema más ágil, que provea lo que necesitan los estudiantes.

El Departamento de Educación ha operado como un sistema unitario durante décadas, lo que significa que todas las escuelas responden directamente al titular de la agencia. La reglamentación federal permite que dentro de cada estado y territorio existan distritos escolares que operan como agencias educativas locales (LEA, por sus siglas en inglés), que operan como organismos autónomos, que pueden competir y recibir fondos federales directamente.

Por primera vez y desde marzo, el sistema trabaja para transformar sus siete regiones educativas en regiones LEA. Este es uno de los planes que la secretaria de Educación, Julia Keleher, adelantó cuando llegó al cargo. 

Esto representará un cambio completo en la forma en que se toman  las decisiones en la agencia, pues cada región LEA será responsable de manejar las escuelas en su área geográfica. Ya las escuelas no serán responsabilidad del nivel central, sino de cada región, señaló el director de la  región de Mayagüez, Ismael Aponte.

“Las regiones están más cerca de las escuelas. El nivel central no conoce las necesidades de las escuelas como puedo conocerlas yo. En este proceso, he ido a todas las escuelas, las visitamos, tenemos reuniones”, sostuvo Aponte, en una mesa redonda organizada por Educación para discutir los cambios que enfrentará la agencia como parte de este nuevo plan de transformación.

La premisa detrás del cambio es que darles mayor atención a las escuelas e identificar con precisión los retos de los estudiantes y las necesidades de los maestros permitirá mejorar el aprovechamiento académico de los estudiantes, destacó Trinidad. 

 Al momento, las primeras regiones LEA serán Caguas y Mayagüez. En las próximas semanas, la región de Humacao comenzará el proceso. Además de los cambios internos en el Departamento de Educación, la transformación a regiones LEA también requiere que la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) avale modificaciones en los puestos que ocupan losempleados tanto en las actuales regiones educativas como en los distritos escolares, explicó la ayudante especial para la subsecretaria de Asuntos Académicos, Zamara Jiménez Echeandía.  

Además, se trabaja en la creación de una octava región que manejaría solo escuelas rurales.

Las regiones han dado sus primeros pasos hacia la autonomía tras el embate del huracán María, luego que la secretaria de Educación ordenara que las regiones dirigieran los procesos para determinar qué escuelas públicas reanudarían las clases y cómo repondrán el tiempo perdido, destacó la secretaria auxiliar de Transformación, Planificación y Rendimiento de la agencia, Yanira Raíces.

Aunque el currículo académico continuará siendo el mismo para todo el sistema educativo, el cambio de modelo administrativo permitiría que las regiones autoricen que las escuelas dejen a un lado la rigurosidad del calendario académico para atender las necesidades particulares de los estudiantes, apuntó el director regional de Mayagüez.

“Nosotros tenemos que seguir un currículo y un calendario que dice que tenemos que trabajar equis destreza para equis tiempo. Pues con las regiones LEA, yo puedo salirme de esa línea de tiempo si necesito atender de manera individual una clase, si los estudiantes necesitan más tiempo para aprender una destreza, y después puedo reincorporarme. La región LEA nos da esa flexibilidad”, sostuvo Aponte.  

Cambios estructurales

Este nuevo modelo de operación requiere romper la organización actual de la agencia. Las regiones educativas serán rediseñadas y operarán prácticamente como pequeños Departamentos de Educación. Los distritos escolares serán absorbidos por las regiones. Cada región LEA tendrá oficinas encargadas de asuntos académicos, administración y asuntos federales, entre otros, señaló Jiménez Echeandía.

Los entrevistados coincidieron en que esto no creará burocracia adicional, sino que la reducirá.

“Realmente, lo que había no funcionaba, así que hay que hacer cosas diferentes”, expresó la maestra de administración de empresas de la escuela José Santos Alegría de Dorado, Carmen Feliciano.

En marzo, cuando comenzó el proceso de transformación hacia las nuevas regiones LEA, esa primera etapa no se enfocó en procesos ni en estructuras, sino en las personas, un proyecto denominado Academia de Liderazgo.

Entre los “egresados” de la academia se escogen a los líderes de las nuevas regiones, así como los funcionarios que estarán a cargo de las nuevas oficinas que se vayan creando. Pero la mayoría continuará en las escuelas, asistiendo en los nuevos procesos y tratando de convertir a los padres en aliados de los esfuerzos, sostuvo Feliciano.

El éxito de las nuevas regiones LEA dependerá de  la “gerencia escolar”, sostuvo la directora de la región de Humacao, Sol Ortiz Bruno.

El Departamento de Educación ha enfrentado múltiples “transformaciones” y “reformas” en los últimos 20 años, siempre con la intención de convertirla en una agencia más eficiente y que respondiera realmente a las necesidades de las escuelas. Pero, a la vez, Educación se convirtió en la agencia más grande de gobierno, en parte, por la cantidad de personal afín al partido en el poder que se nombraba con cada cambio de gobierno.

Durante años, los principales problemas de Educación se han  atribuido a los problemas administrativos de una agencia cuyos millonarios recursos no llegan a las escuelas sino que se quedan atrapados en mantener viva una madeja burocrática que no responde a fines educativos, o en financiar esquemas de corrupción que se han trazado tanto desde las entrañas de la instrumentalidad como por intereses externos.

“La región LEA va a romper el estereotipo de que hay muchos funcionarios nombrados por política porque tiene que haber resultados. En la LEA todo el mundo tiene que responder, se sabe quién es el responsable por algo y quién tiene que actuar”, indicó Ortiz Bruno.

La estructura actual de la agencia está contenida en la Ley Orgánica del Departamento de Educación, la Ley 149 de 1999, por lo cual la legislación tendría que ser enmendada.

Plan ESSA

La transformación de las regiones irá a la par con los cambios en las escuelas que implementará la agencia local como parte del plan que ya entregó al Departamento de Educación federal para cumplir con las disposiciones de la nueva ley  Every Student Succeeds (ESSA, por sus siglas en inglés), aseguró Yanira Raíces,   secretaria auxiliar de Transformación, Planificación y Rendimiento.

El llamado Plan ESSA establecerá, entre otros elementos, un nuevo mecanismo para medir el desempeño escolar de las escuelas. En vez de enfocarse en una meta de aprovechamiento académico que todos los estudiantes deben alcanzar, la nueva legislación se enfoca en que los alumnos evidencien un aumento en su aprovechamiento académico año tras año, explicó Raíces.

La agencia federal aún no ha dado a conocer si aceptó el plan presentado por la agencia local. Unas 30 jurisdicciones cumplieron con la entrega de los documentos a mediados de septiembre.

“Lo que está en el plan ESSA está completamente a tono con la transformación que estamos trabajando en el Departamento. El norte es el mismo, mejorar el aprovechamiento académico de nuestros estudiantes”, señaló Jiménez Echeandía.


💬Ver 0 comentarios