El sindicato de los guardias correccionales informó que los cinco oficiales tenían historial de viaje o habían asistido al Día Nacional de la Zalsa. (GFR Media)

Aunque ninguno ha arrojado positivo a coronavirus ni ni tiene síntomas, cinco oficiales correccionales fueron enviados a sus casas por dos semanas porque habían estado de viaje o asistieron al Día Nacional de la Zalsa.

Jessica Martínez, presidenta del gremio de oficiales de custodia, Alianza Correccional Unida (ACU), indicó que se trató de una medida preventiva adoptada por el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR).

"Se está evitando por todos los medios que llegue alguien positivo (al coronavirus COVID-19) a las instituciones (carcelarias)", dijo Martínez a El Nuevo Día.

Agregó que "en este momento, ningún oficial ha arrojado positivo. Solamente se tomó la medida de cautelar porque algunos estuvieron en el festival de la salsa. Y todo empleado que llegue de viaje, no se le va a permitir entrar. Lo mandan a sus casas por 14 días, igual con todo aquel que tenga congestión o tos".

"Se está montireando a esos cinco compañeros y ninguno tiene síntomas", abundó la líder sindical, quien comentó que a la entrada de las instituciones del DCR se le toma diariamente la temperatura a todo empleado que vaya a entrar.

El Nuevo Día solicitó al DCR que confirmara la información ofrecida por el sindicato.

Por su parte, Martínez señaló que dentro de la población penal tampoco ha surgido algún caso positivo, pero que de forma preventiva han separado a algunos, "pues también anda por ahí la influenza y el micoplasma".

El Nuevo Día publicó la semana pasada que el DCR había activado un plan de aislamiento que duraría del 12 hasta el 24 de marzo en uno de los edificios del Complejo Correccional de Bayamón.

En el caso de los reos de nuevo ingreso o sumariados, Martínez señaló que están siendo llevados a una institución, donde son sometidos a un protocolo, que incluye estudio de si tiene historial de viajes, entre otros aspectos.

"Si hay algún indicio, se tiene que llevar a que obtenga una certificación médica de que no está contagiado", explicó Martínez.

Por el momento la visitas de familias se mantienen canceladas en las instituciones penales.

Martínez indicó que los familiares habían solicitado que al menos se les permitiera enviar unos artículos de aseo a los reos, pero el gremio logró acordar con el DCR de que no se hiciera, para evitar que algún artículo llegara contaminado.

No obstante, Martínez dijo que la misma agencia compró esos artículos y los está distribuyendo entre la población penal.

"Estamos llevando el mensaje a las familias de que entiendan de que se está haciendo todo lo posible para evitar que algún confiando se contagie. Eso sería un daño bien grande, para ellos (los confinados) y para los empleados", manifestó Martínez.

"Si eso (un contagio) ocurriera, y un oficial se enfermara, el ausentismo va a ser fuerte y entonces sí vamos a tener una verdadera emergencia dentro de las instituciones", añadió. "Somos los únicos que pueden prestar este servicio adentro de las cárceles. No lo puede hacer ningún policía, bombero ni soldado de la Guardia Nacional".

Martínez, quien es guardia correccional, aseguró que en general los confinados están cooperando con el aseo de sus áreas y que al momento los puestos de seguridad cuentan con materiales de higiene.

Sí dijo que guardias le han expresado que ha habido escasez de mascarillas y los guantes - que siempre usan en los registros - pero comentó que en los próximos días se estarán distribuyendo.

"Hay de esas cosas, pero en pocas cantidades, según el patrono (DCR). El presupuesto está, pero el artículo está difícil de conseguir", afirmó.


💬Ver 0 comentarios