(semisquare-x3)
“Voy a emitir los estimados. Si luego hay que enmendarlos, pues aleluya”, Javier Carrasquillo, presidente de la Junta del CRIM. (GFR Media)

Varios de los alcaldes de los 61 municipios que, a partir del 1 de julio, tendrán reducciones en sus ingresos si no se les asigna dinero adicional reconocieron que podrían tener que recurrir a medidas como reducir las horas de trabajo, despedir empleados o remediar las carencias con fondos federales.

Entre los municipios que tendrán las mayores reducciones en sus ingresos están Toa Alta ($2.9 millones), Juana Díaz ($2.6 millones), Comerío ($2.5 millones), Orocovis ($2.3 millones), Carolina ($2.2 millones) y Villalba ($2.2 millones), según los estimados del Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM).

“Definitivamente, hay que cortar personal o reducción de jornada, lo demás son gastos estatutarios o cortar servicios. A qué nivel (será el recorte,) pues todavía lo estoy analizando”, apuntó el alcalde de Orocovis, Jesús Colón Berlingeri, cuyo municipio tiene un presupuesto de $9 millones y 280 empleados.

El ejecutivo municipal de Villalba, Luis Javier Hernández, también optaría por reducir la jornada ante un recorte de $2.2 millones en un presupuesto de $11 millones. Sería la segunda vez que el alcalde echa mano a ese mecanismo para ahorrar dinero.

La reducción de ingresos para el próximo año fiscal suma $73,096,634, debido al segundo recorte al Fondo de Equiparación, un pote que aporta dinero a los municipios cuando no alcanzan los recaudos del año previo.

Hernández recordó que es el segundo “golpe” a los municipios porque el Fondo de Equiparación recibió, en 2017, su primera reducción de $350 millones cuando el gobernador y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) determinaron eliminarlo paulatinamente para el 2021.

La Junta Directiva del CRIM discutirá hoy en una reunión extraordinaria el estimado de recaudos para el año 2019-20 que remitirá a los municipios.

“Yo lo traje a la atención (pública) para crear conciencia de lo dramático que esto resulta”, dijo el alcalde de Cidra y presidente de la Junta Directiva del CRIM, Javier Carrasquillo.

Solo 17 de los 78 municipios no experimentarán recortes en su próximo presupuesto debido a que lograron iguales o mayores recaudos a los del año pasado, según los estimados del CRIM.

Los alcaldes esperan por ese estimado para confeccionar sus respectivos presupuestos, que deben ser presentados a las legislaturas municipales para el 27 de mayo. Además, enmendarían ese estimado con la aprobación del proyecto del Senado 1258 que los eximiría de hacer una aportación al plan de salud del gobierno y alas pensiones.

La medida viabilizaríaque ese dinero sea redirigido para el Fondo de Equiparación, pero aún no ha sido aprobada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, aunque se comprometió a así hacerlo. Sin embargo, la directora de la JSF, Natalie Jaresko, advirtió que el ente no avalará una ley así a menos que se consigan los fondos, ascendentes a cerca de $400 millones.

El secretario de la Gobernación, Ricardo Llerandi, reiteró ayer que“el compromiso del gobernador para trabajar con los alcaldes continúa”.

“Reconocemos la gravedad de la situación y buscaremos todas las medidas que estén a nuestro alcance dentro de los retos fiscales y la capa de autorización que representa la Junta en asuntos fiscales”, afirmó Llerandi.

Dijo que el primer ejecutivo hará hoy un anuncio a favor de los alcaldes. Pero no quiso decir cuál será el mecanismo que usará para ayudar a los ayuntamientos.

El alcalde de Cidra se mostró confiado en que el gobernador les tienda la mano. Dijo que “hay que establecer prioridades”, y los servicios que prestan los municipios a su gente entran en esa categoría.

“No hay opción. No es para salvar la existencia de un municipio, sino para garantizar la prestación de servicios”, enfatizó Carrasquillo.

Por el momento, los alcaldes han comenzado a hacer planes basados en los recortes estimados.

En Toa Alta, 60 empleados trabajan con una jornada reducida, dijo el alcalde Clemente Agosto. Con una reducción de $2.9 millones para el próximo año -el más alto que experimentaría un ayuntamiento- el alcalde dijo que tiene un salvavidas: el préstamo para comunidades afectadas por desastres (CDL, por sus siglas en inglés) que le concedió la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

El préstamo fue de $5 millones y al municipio aún le quedan $3 millones disponibles, indicó Agosto.

De experimentar más recortes, el alcalde no dudó en decir que “entrego la llave y nos vamos, adiós, porque no es operante. No solamente yo, sino otros municipios”.

El alcalde de Comerío, José A. “Josian” Santiago, también se mantiene aferrado al CDL para sobrevivir. Dijo que quedan $2.3 millones del préstamo que pretende usar para subsanar los $2.5 millones que pierde de un presupuesto de $9 millones.

Mientras, el alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, se mantiene esperanzado en que el gobernador firme el proyecto 1258.

“La realidad es que es una situación preocupante”, dijo.


💬Ver 0 comentarios