El ingeniero Carlos Pesquera evalúa los espacios de la Ciudad Señorial como asesor de la gobernadora por los sismos en Puerto Rico.

Ponce - Expertos inspeccionarán hoy estructuras del casco urbano de Ponce para determinar cuáles vías se pueden reabrir al público y así comenzar a aliviar el impacto económico que ha tenido en esta ciudad las consecuencias del terremoto de la semana pasada.

La inspección está a cargo del ingeniero Carlos Pesquera, con un equipo de otros peritos, que visitarán el área, que incluye edificios antiguos.

"Vamos al casco urbano de Ponce, no solo por la cantidad de personas que viven allí y el comercio, sino lo que representa", sostuvo Pesquera.

Agregó que "se tomaron unas medidas cautelares. En un momento dado, fue razonable que hicieran esto. Ahora vamos a refinar esas medidas de seguridad para ver de qué forma podemos darle más acceso al casco urbano".

Una vez determinen la seguridad de las áreas, reforzarán la rotulación de los espacios y las vías que no se pueden utilizar, para que no quede duda en los ciudadanos cuáles espacios representan un riesgo a la seguridad.

En particular, presta especial atención la seguridad de los peatones.

"Es para que tengan confianza de que pueden reutilizar (el área) de una forma segura con las limitaciones que tengamos que imponer", expuso Pesquera.

La alcaldesa de Ponce, María "Mayita" Meléndez, espera que el análisis "minimice el impacto y que toda área no afectada, se pueda abrir el paso".

Según la funcionaria, el municipio ha sufrido cerca de $200 millones en pérdidas, mientras todavía se siguen contabilizando los efectos del impacto económico.

A una semana del sismo 6.6 que afectó la zona sur de Puerto Rico y que provocó daños en muchas estructuras de la Ciudad Señorial, produjo que los residentes de los condominios Torre Plaza del Sur, El Sureño y Ponciana ya no pueden regresar a sus hogares al ser clausurados y certificados como no aptos para vivir.

El edificio Torre Plaza del Sur se ubica en la urbanización Perla del Sur, tiene 16 pisos, 60 unidades y 58 de ellas son residenciales, dos comerciales. El Sureño es un edificio de 10 pisos y la mayoría de ellos son estudiantes. El edificio Ponciana es un condominio de 12 pisos y los primeros tres ocupan espacios comerciales”, detalló Meléndez en comunicado de prensa.

Según explicara la Oficina para el Manejo de Emergencia Municipal (OMME), tal parece que otros ocho pudieran correr la misma suerte, si es que son certificados por los ingenieros quelos revisan.

Algunos de estos edificios son: Parque Abolición, un edificio de siete pisos y cuatro apartamentos residenciales por piso; el Darlington; Gianna Laura; El Señorial; El Mirador; y el edificio Torruellas. Otros, como La Caleza y San Jorge han sido referidos por residentes individuales los que han llamado para solicitar evaluaciones a la estructura.

“En Ponce estamos derribados pero no destruidos. Tenemos áreas gravemente afectadas con daños que superan los $200 millones, además de las pérdidas que están teniendo los negocios que se han visto obligados a cerrar. Pero la pérdida más grande es la paz mental de nuestra gente. La angustia que viven ante la incertidumbre es indescriptible”, manifestó.

Indicó que lo que se le hace difícil entender al que no está viviendo esta situación, son los remezones y las réplicas constantemente.

En entrevista con El Nuevo Día, Meléndez destacó que en la escuela Bernardino Cordero hay 958 refugiados. A parte de estos, miles siguen en campamentos levantados por ciudadanos en diferentes parques y áreas abiertas del municipio.

Comentó que a estas personas la organización World Central Kitchen, encabezada por el chef José Andrés, les está llevando comidas.

"Ayer hablé con José Andrés y me dijo que si tengo que repartir 75,000 comidas, lo hago. Así que la ayuda que ha dado, es respaldo para nosotros y nos da mucha más seguridad", expuso Meléndez.

Asimismo resaltó la asistencia de otros alcaldes. Desde ayer recibió la visita de la primera mandataria de Canóvanas, Lornah Soto, quien llegó con brigadas del municipio, comerciantes, iglesias y médicos para repartir artículos y servicios de primera necesidad.


💬Ver 0 comentarios