Familiares y amigos piden al sospechoso a que se entregue

Trujillo Alto“Que mire el dolor que causó. Que se entregue para por lo menos dar un poquito de paz en todo esto”.

Este es el reclamo que hizo esta mañana Giselle Ruiz, portavoz de la familia, a José Carlos Aponte Ramos, el individuo acusado en ausencia el martes por presuntamente quitarle la vida a cuatro integrantes de una familia en el camino Los Ramos, de Trujillo Alto, en la madrugada del 1 de enero.

El hombre sigue prófugo.

En medio de estrictas medidas de seguridad, incluyendo la presencia de uniformados cargando armas largas, esta mañana se les dio sepultura a los gemelos de nueve años Erick y Jorge y a sus padres, Edwin Ramos y Dorothy Wickland, en el Cementerio Municipal de Trujillo Alto.

Aponte Ramos, con expediente criminal previo, fue identificado como primo de Edwin.

Antes de que la comitiva fúnebre saliera esta mañana del Coliseo Rubén Zayas Montañez, donde los cuerpos fueron velados desde ayer en la tarde, Ruiz indicó a El Nuevo Día que la familia, al referirse tanto al lado Ramos como el de Wickland, no había “procesado” todo lo ocurrido.

“Estamos todavía… tenemos esa esperanza de que esto es un embuste, que es un mal sueño”, dijo la mujer.

Ya en el cementerio, y con los ataúdes colocados en la fosa, la perspectiva fue cambiando y se observaron dramáticas escenas de dolor.

“He sido la que he hablado, pero uno es humano y llega el momento en que uno piensa que es una pesadilla, que vas a despertar y que esto no pasó. Pero uno llega aquí y te das cuenta de que es la realidad y que hay que decirle adiós”, contó Ruiz, quien recalcó en que querían organizar un sepelio “por todo lo alto” en honor a la familia.

El alcalde de Trujillo Alto, José Luis Cruz Cruz, dio unas palabras en medio de la ceremonia, cuando dijo que Dios “no quería que esto pasara”.

“Pero pasó y está con ustedes”, sostuvo.

En entrevista con El Nuevo Día, Cruz Cruz aseguró que hay una estrategia que, por razones de seguridad, no pudo detallar, entre la Policía Municipal y la estatal para darle seguridad a ambas familias. De hecho, nadie del lado de la familia Ramos ha querido hacer expresiones públicas en torno a la investigación policiaca, al menos con sus nombres publicados.

“No te la puedo detallar, pero es en esa área y las zonas circundantes”, sostuvo el alcalde al referirse al plan policiaco. “Pero recomiendo a la comunidad que se cuiden, que no salgan solos. Hay mucho pánico por la persona que están buscando y esperamos que no pase nada”, añadió. Indicó que ciertos uniformados de la Policía Municipal están trabajando en turnos de 12 horas “en lo que pasa esto”.

Informó también que se ha comunicado por mensaje de texto con el comisionado de la Policía, Henry Escalera, quien le aseguró que hay un plan establecido para capturar a Aponte Ramos.

De hecho, un individuo que no quiso identificarse, le indicó a El Nuevo Día que Aponte Ramos ha sido visto por Trujillo Alto en los pasados días.

Este diario también conversó con un integrante de la familia Ramos que no quiso identificarse.

La persona señaló que en algún momento entre la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero, Aponte Ramos llegó a decirle a familiares que “yo voy a matar a estos puercos”. Supuestamente Aponte Ramos había amenazado en el pasado a varios familiares, incluyendo a Edwin, pero luego llegaron a colaborar en trabajos de pintura ya que ambos se dedicaban a eso.

“Yo creo que él no debió haber hecho eso. Él (Aponte Ramos) tiene dos hijos también”, dijo el familiar. “Lo estoy llamando al teléfono porque él me respetaba”.

El pariente anónimo indicó que la pareja de Aponte Ramos tampoco ha aparecido desde la madrugada del 1 de enero.

“Ella es cómplice y sabe dónde están las armas”, dijo el pariente.

Esta no es la primera vez que la tragedia visita a la familia Ramos. En junio, otro integrante de la familia, Boris Alexis Berríos Rosario, fue asesinado mientras manejaba una guagua en Trujillo Alto, y el caso no ha sido esclarecido. Hace cerca de 20 años otro integrante de la familia, un adolescente de 16 años, fue secuestrado de una escuela y también fue asesinado. Los restos de ese adolescente fueron removidos de la fosa del cementerio para colocar los cuatro ataúdes esta mañana.


💬Ver 0 comentarios