(AP)

Washington - La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ha flexibilizado las normas que obligan a Puerto Rico y otras tres jurisdicciones a buscar primero en estados de Estados Unidos productos de protección personal, como mascarillas y guantes, y suministros médicos antes de pedirlos en otros países.

“Si (los gobiernos del) Distrito de Columbia, Puerto Rico, Samoa Americana, o las Islas Vírgenes de Estados Unidos determinan que no puede adquirir suministros y equipo médico a través de fuentes domesticas debido a la falta de disponibilidad o por precios que no sean razonables, podrán trabajar para conseguirlos de fuentes extranjeras”, indicó hoy un portavoz de FEMA.

Según el portavoz, debido a las “circunstancias extraordinarias y sin precedentes” de la emergencia que crea el coronavirus, y la demanda por equipo de protección personal y artículos médicos, “FEMA cree que sería adecuado” que Washington D.C., Puerto Rico, Samoa americana y las Islas Vírgenes estadounidenses puedan utilizar la excepción que permite la ley de compras nacionales de EE.UU. (Buy American Act).

Tanto la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, como la gobernadora Wanda Vázquez dijeron haber hecho gestiones ante el administrador de FEMA, Peter Gaynor, para conseguir la dispensa en el estatuto estadounidense. La congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) también había denunciado anoche el requisito que aplica a la Isla.

La norma no le aplica a los estados de Estados Unidos.

Anoche, la comisionada González dijo que Gaynor le había notificado que los abogados de FEMA buscarían la manera de corregir esta situación, que según ella se basa en una incorporación en la ley Stafford del estatuto “Buy American Act”.

“Agradezco a FEMA por acoger nuestra petición para clarificar y autorizar que Puerto Rico pueda comprar materiales o suministros fuera de Estados Unidos y atender la emergencia del COVID-19”, indicó la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

Bajo la ley Stafford, que incorpora el estatuto Buy American Act, Puerto Rico, Washington D.C., Islas Vírgenes estadounidenses y Samoa Americana tienen que demostrar a FEMA que buscaron los productos primero en los estados antes de adquirirlos en otros países y tener un reembolso de esa agencia federal, que controla la declaración de emergencia aprobada por el presidente Donald Trump como consecuencia de la propagación del coronavirus.

FEMA indicó que trabajará con los gobiernos de esas jurisdicciones “para garantizar que su solicitud de documentos de reembolso refleja adecuadamente la razón por la que no pudieron cumplir con la ley de compra de Estados Unidos”, sostuvo la comisionada.

Políticos de oposición habían denunciado también las restricciones que aplican a la Isla.

“En momentos en que hay una crisis mundial y escasean los equipos médicos por la pandemia de COVID-19, FEMA vuelve a la carga contra los puertorriqueños y dice, que todo el mundo (en los estados) puede comprar los productos médicos donde los consiga,u recibir reembolso- todos excepto Puerto Rico. Como si la vida de los puertorriqueños valiese menos”, sostuvo la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, precandidata a gobernadora por el Partido Popular Democrático (PPD).

“Una vez más, beneficios críticos para la supervivencia de los puertorriqueños se supeditan a excepciones negociadas a través de procesos altamente burocráticos. Medidas que excluyen a Puerto Rico de beneficios otorgados a los 50 estados constituyen una muestra crasa del discrimen en contra de los ciudadanos americanos que residen en Puerto Rico. Si nuestros trabajadores de la salud no tienen acceso inmediato a equipo de protección personal (PPE por sus siglas en inglés) la guerra que libramos en Puerto Rico contra lo que el propio presidente (Donald) Trump ha llamado el “enemigo invisible” indudablemente resultará en muertes de puertorriqueños”, señaló, por su parte, la profesora Zayira Jordán Conde, candidata del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) a comisionada residente en Washington.

La comisionada González dijo que también ha pedido al Congreso incluir lenguaje en el proyecto de estímulo económico que ahora está bajo negociación, para eliminar ese requisito que impone la ley Stafford, a base del estatuto Buy American Act, y así el gobierno de Puerto Rico tener la opción de comprar primero el producto fuera de Estados Unidos sin afectar el reembolso de FEMA.


💬Ver 0 comentarios