Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las estaciones de bomba  permiten que las comunidades más elevadas y remotas tengan servicio de agua. (GFR Media) (semisquare-x3)
Las estaciones de bomba permiten que las comunidades más elevadas y remotas tengan servicio de agua. (GFR Media)

A poco más de nueve meses del paso del huracán María, al menos 248 instalaciones críticas a lo largo y ancho de la isla aún operan con generadores eléctricos, lo que supone un consumo de 30,000 galones de combustible y un costo de $2.1 millones al día.

Ese era el cuadro de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) hasta el pasado viernes.

Ante el lento restablecimiento del servicio eléctrico por los destrozos causados por el huracán, la dependencia creó una “misión temporal de energía” mediante la que provee generadores a instalaciones críticas identificadas por el Estado. La portavoz de FEMA en Puerto Rico, Delyris Aquino, indicó que dicha misión se extenderá hasta diciembre.

“Si bien algunos de los generadores forman microrredes, que sirven energía a un área geográfica completa para uso residencial y comercial, la mayoría está en sitios o instalaciones específicas”, dijo Aquino.

La lista de esas instalaciones la encabezan estaciones de bomba de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y torres de telecomunicaciones.

Además, FEMA también mantiene generadores en hospitales, clínicas y égidas, así como en centros de despacho del Sistema de Emergencias 9-1-1, cuarteles y estaciones de bomberos.

Aquino señaló que los $2.1 millones diarios que cuesta la misión temporal incluyen tanto la compra de los 30,000 galones de combustible como el mantenimiento de los generadores.

Acueductos

En entrevista con El Nuevo Día, el presidente ejecutivo de la AAA, Elí Díaz Atienza, indicó que el 90% de las instalaciones de la corporación pública “están conectadas” a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

“Eso significa que, de la cantidad de energía que necesitamos, el 96% está provista por la AEE y el 4% está supliéndose por generadores. Tenemos 165 generadores y casi todos están en estaciones de bomba”, dijo Díaz Atienza.

“Estas estaciones de bomba están ubicadas en los sitios más altos de la isla o en sitios donde los problemas eléctricos son un poco más serios. Hay otros lugares donde quizás ya se ha restablecido el servicio eléctrico, pero el voltaje está variando y esas variaciones pueden dañar las bombas, lo que sería más difícil y costoso para nosotros”, añadió.

De los 165 generadores, solo 54 son de la AAA. Los restantes 111 son de FEMA, y esa dependencia asume los costos de combustible y mantenimiento.

En términos de distribución geográfica, Díaz Atienza precisó que las regiones con más generadores son la este y la norte, con 74 y 53, respectivamente.

“La región este toma en consideración todos los pueblos por los que entró el huracán, que todavía tienen problemas eléctricos, y la región norte incluye los pueblos de la montaña, en los que también se ha demorado el restablecimiento del servicio”, expuso.

Agregó que en las regiones sur, metro y oeste hay 16, 13 y nueve instalaciones operando con generadores, respectivamente.

Díaz Atienza detalló que los 54 generadores que la AAA opera les cuestan $170,000 al mes. Dicho costo toma en cuenta los gastos de combustible, mantenimiento y seguridad en las instalaciones.

“Todo gasto que salga a través de este proceso se le reclamará a FEMA como reembolso, pues todavía está directamente atado a la emergencia”, afirmó.

Telecomunicaciones

Mientras, la presidenta de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones, Sandra Torres, detalló que, hasta el viernes, 121 torres aún operaban con generadores eléctricos.

En la isla hay 2,659 torres de telecomunicaciones. Ninguna es propiedad de la Junta Reglamentadora, sino de entes privados que se las alquilan a las compañías de telecomunicaciones para que ubiquen sus antenas.

“Estas 121 torres que aún no están energizadas están distribuidas por toda la isla. Pero claro, tenemos varios municipios en el centro de la isla que siguen siendo un reto”, dijo Torres.

“En la medida que estemos bajo estas condiciones, de tener torres con generadores, no vamos a tener un sistema robusto ni de llamadas ni de mensajes de texto. Tendremos un sistema vulnerable; no es un sistema como quisiéramos que todo el mundo lo tuviera”, puntualizó, al resaltar que hay torres con más de un generador.

Torres explicó que, a diferencia de la AAA y otras dependencias gubernamentales, las compañías de telecomunicaciones no pueden reclamarle a FEMA sus gastos por la operación de los generadores. Indicó que las empresas deben hacer dicho trámite a través de sus aseguradoras.

Al cierre de esta edición, T-Mobile fue la única compañía que dio información sobre instalaciones suyas que aún no están conectadas a la red de la AEE.

“Aproximadamente un 6% de la totalidad de sites permanecen energizados mediante generadores, muchos de ellos las 24 horas del día, los siete días a la semana”, indicó la empresa en una comunicación escrita.

T-Mobile agregó que el costo mensual de esa operación sobrepasa los $350,000.

Torres, entretanto, recordó que, inmediatamente después de María, las compañías de telecomunicaciones gastaban $2,500, cada dos días, en compra de combustible para sus generadores. Estimó que un costo similar pudiera mantenerse en estos días.

Servicios adicionales

Por otro lado, la AEE informó que no tiene instalaciones conectadas u operando con generadores eléctricos.

En el caso de las islas municipio de Vieques y Culebra, así como la comunidad Charco Hondo de Arecibo, indicó que tienen servicio gracias a generadores, combustible y mantenimiento provistos por FEMA.

“(Los generadores) estarán en esas áreas hasta que se restablezca el servicio eléctrico, de acuerdo al plan de restauración y energización”, señaló la corporación pública por escrito. Ningún funcionario de la AEE estuvo disponible para entrevista.

Mientras, la pasada presidenta de la Junta de Directores de la Asociación de Hospitales, Marta Rivera, comentó que, “hasta lo que sabemos”, todos los hospitales tienen servicio eléctrico. Eso contrasta con lo dicho por FEMA, que informó que aún hay hospitales que “cuentan con apoyo temporal” (generadores).

Alba Rivera, presidenta de la Asociación de Laboratorios Críticos, expresó, por su parte, que “la mayoría” de los laboratorios están conectados a la AEE.

“Pero hemos encontrado la dificultad de las interrupciones de luz por períodos cortos de tiempo”, resaltó, y dijo que los laboratorios mitigan esos apagones con generadores, a fin de que los servicios que prestan se afecten lo menos posible.

Al cierre de esta edición, ningún funcionario del Departamento de Salud estuvo disponible para entrevista. Maricela Díaz, portavoz de la agencia, se comprometió a ofrecer hoy información sobre las instalaciones médicas que aún no tienen electricidad.

Preparativos

Para esta temporada de huracanes –que inició el 1 de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre–, FEMA cuenta con un inventario de 600 generadores, que están reservados para asegurar la continuidad del servicio eléctrico en las instalaciones que son parte de la misión temporal.

Aquino indicó que esos generadores están almacenados en “ubicaciones estratégicas” para protegerlos de daños.

En el caso de la AAA, Díaz Atienza informó que están en proceso de reemplazar 224 generadores propios que se dañaron durante los pasados nueve meses, y de reparar otros 130 que sufrieron averías menores.

“Le estoy preparando un plan a FEMA con las instalaciones críticas para las que necesitamos asegurar suplido de agua, como escuelas, hospitales, cascos urbanos y centros de envejecientes. Hacen falta 400 generadores adicionales a los 224 que estamos reparando para cumplir con el suplido a esas instalaciones”, dijo.

La compra de esos 400 generadores adicionales supone una inversión millonaria, y Díaz Atienza admitió que la AAA no cuenta con ese dinero ni está contemplado en el plan fiscal de la corporación pública. Por eso, cifró sus esperanzas en que FEMA otorgue los fondos.

Mientras, Torres señaló que las compañías de telecomunicaciones ya tienen, en conjunto, 1,800 generadores para utilizar en caso de emergencia, y se han instalado 6,000 postes nuevos.

“Lo más importante es que se han enterrado 1,077 millas de fibra óptica, y eso es bien importante porque no dependemos ya de los postes de la AEE para poner cables. Es algo que se está haciendo en toda la isla”, destacó.

Agregó que esperan que la Comisión Federal de Comunicaciones otorgue $411 millones a Puerto Rico, que se destinarían a fortalecer la infraestructura de telefonía celular y adelantar el despliegue de banda ancha.

La reportera Sharon Minelli Pérez colaboró en esta historia.


💬Ver 0 comentarios