FEMA pidió que se incorpore nuevos requerimientos de seguridad. (GFR Media)

Washington - La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) divulgó esta tarde guías para asistir a los gobiernos locales a programar una respuesta a un huracán u otro desastre natural en medio de la pandemia del coronavirus.

Aunque mantuvo que las bases de las normas de respuestas siguen vigentes, las recomendaciones piden a los gobiernos locales incorporar nuevos requerimientos de seguridad, como el distanciamiento social en los refugios, vehículos de transporte y en los espacios de trabajo.

Las guías de FEMA piden a los gobiernos estatales y locales examinar los modos de transportación masiva que se requieren para poder movilizar personas a los refugios a la misma vez que se cumple con el distanciamiento físico de seis pies y el uso de mascarillas que han recomendado los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Necesitamos más espacio” en los refugios e incluso en autobuses que puedan utilizarse para desalojar ciudadanos, reconoció a principios de mes el administrador de FEMA, Peter Gaynor, cuando anunció que publicarían nuevas guías para responder a emergencias en medio de la pandemia.

Gaynor ha acentuado que pueden requerirse hoteles para un refugio más seguro de las personas desalojadas de zonas en riesgo.

En ese sentido, las recomendaciones FEMA piden a los gobiernos locales preparar refugios que permiten el aislamiento de pacientes de COVID-19 y el funcionamiento de centros de cuidado médico.

También sugiere que los gobiernos locales se pregunten si han considerado “el tiempo extra que puede tomar desalojar” a las personas de áreas inundables o en peligro, el incremento en personal que pueden requerir y si tiene un enlace de alto nivel con un alto funcionario de salud pública de su jurisdicción.

“¿Ha implementado las estrategias de los CDC para optimizar el suministro de equipos de protección personal? ¿Ha comprado y almacenado equipos de protección personal como los que utilizan funcionarios médicos para aquellos que lo necesitan de acuerdo con los CDC? ¿Tienen los hospitales en las zonas de desalojo un plan no solo para desalojar pacientes, sino además ventiladores, máquinas de diálisis y los suministros de equipos de protección personal?”, son otras preguntas que lanza FEMA a los gobiernos locales, como los de Puerto Rico.

También exhorta a los gobiernos locales a preguntarse si tienen un plan para lidiar con centros para adultos mayores y personas discapacitadas, además de un sistema de recopilación de datos que permita tomar decisiones que ayuden a salvar vidas.

Con respecto a la fuerza laboral, las guías de FEMA recomiendan – además del distanciamiento físico y las mascarillas-, implantar procedimientos de detección de temperatura antes de la entrada a las instalaciones de emergencia, y la continua limpieza y desinfección de áreas de “alto contacto”, como la computadora teléfonos, baños, manijas de puertas, entre otras cosas.

Advierten, a su vez, que una buena parte de la administración de la respuesta puede hacerse de forma virtual, a través de la red de Internet, no necesariamente en las oficinas tradicionales de FEMA o los sistemas de emergencia locales.

“FEMA solo realizará inspecciones remotas en hogares donde los ocupantes han indicado un cierto grado de daño al registrarse. Para los solicitantes que informan daños menores y pueden permanecer en el hogar, FEMA determinará si una inspección es necesario, lo que permite a FEMA enfocar sus recursos limitados en aquellos con la mayor necesidad”, indican las guías de FEMA.

El Negociado de Manejo de Emergencias y Asistencia por Desastres (Nmead) de Puerto Rico aseguró que tendrá lista su propia estrategia para responder a un huracán bajo la amenaza de los recientes terremotos y la emergencia que causa la pandemia del coronavirus.

“Tenemos que prepararnos para huracanes, temblores y una pandemia a la misma vez”, indicó José Burgos, comisionado de Nmead, en una entrevista la semana pasada con El Nuevo Día.

Burgos dijo que tienen una hoja informativa que distribuyen a los jefes de emergencia locales y con la cual persiguen asistir a los gobiernos municipales, que son la primera respuesta a un desastre natural.

Burgos sostuvo que a los equipos de emergencia que pudieran llevar en una mochila hay que añadir mascarillas, guantes y desinfectantes.

Debido a los daños causados por los terremotos de este año, hay escuelas que no estarán disponibles o será recomendable su uso, y deberá optarse por instalaciones más abiertas, como las canchas.

“Donde antes había espacio para 100 personas debemos pensar en una capacidad de 50”, sostuvo Burgos.

Según el comisionado de Nmead, le tocará a los municipios – que suelen proveer la transportación en casos de desalojos-, tener los autobuses necesarios para que las personas puedan mantener una distancia física de seis pies en ese vehículo.


💬Ver 0 comentarios