Según un estudio presentado ayer, Puerto Rico tiene en la actualidad 70 galleras licenciadas en 45 municipios. (semisquare-x3)
Según un estudio presentado ayer, Puerto Rico tiene en la actualidad 70 galleras licenciadas en 45 municipios. (Ramón “Tonito” Zayas)

La industria gallística inyecta anualmente $65 millones a la economía puertorriqueña, por lo que su eliminación representará un golpe mortal, según un estudio comisionado por el Club Gallístico de Puerto Rico y realizado por la firma Advantage Consulting.

“Convertir las peleas de gallos en una actividad ilegal y clandestina generaría una vorágine de consecuencias negativas”, advirtió el presidente de la Junta del Club Gallístico de Puerto Rico, Orlando Vargas, ante la Comisión cameral de Recreación y Deportes, presidida por el representante José “Che” Pérez.

El análisis determinó también que las peleas de gallos generan 3,447 empleos directos, incluyendo las cabinas y las granjas de reproducción. Otros 3,827 empleos indirectos se mantienen gracias a la compra de bienes y servicios relacionados con empresas locales.

Esta es una decisión unilateral y arbitraria en menoscabo a nuestra cultura”, aseveró Vargas.

La comisión legislativa investiga el efecto de la prohibición federal -a través del Farm Bill 2018- que eliminará las peleas de gallos en los estados y territorios a partir del año que viene.

Tanto Vargas como Mario Emmanuelli, presidente del Movimiento Gallístico y Cultural de Puerto Rico, enfatizaron que el golpe no será solo al sector agrícola, sino también a las arcas del gobierno, que perderían fondos por el pago de licencias, permisos e impuestos por construcción.

“Hay que reconocer que, detrás de esta actividad gallística, se mueve un inmenso grupo de trabajadores, empresas, industrias, agricultores, comerciantes y otros que sobreviven con la actividad económica que genera este deporte”, expuso Emmanuelli.

Actualmente, Puerto Rico tiene 70 galleras licenciadas en 45 municipios. Entre 2016-2017, en la isla se celebraron 88,299 peleas de gallos, pero el número se redujo drásticamente tras el huracán María.

En cuanto a los visitantes, durante el 2016-2017, las galleras recibieron cerca de 330,000.

“Si nosotros no tenemos los datos, y no estamos preparados, simplemente haremos expresiones que los congresistas decidirán si le dan importancia o no”, expuso Pérez.


💬Ver 0 comentarios