Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Dos meses después de iniciada, la impresión generalizada es que Mi Salud aún pisa y no arranca con una serie de complicaciones que han entorpecido su puesta en marcha.

Mientras los hospitales todavía no han firmado contratos que definan como será su relación con las aseguradoras y muchas farmacias tampoco han firmado acuerdos, y hay problemas que se han perpetuado, como el que a los beneficiarios se les siga exigiendo el visto verde de sus médicos primarios para poder accesar especialistas.

Esto, a pesar de que el gobierno había anunciado que este era uno de los nuevos puntos que traía el Modelo Integrado: acceso directo a especialistas sin un referido.

“Eso de la famosa red preferida no es así porque el paciente ha tenido que seguir pidiendo su referido”, comentó Alicia Feliberti, presidenta del Colegio Médico.

Sin embargo, la especialista en emergencias recalcó que, a su juicio, es importante que el médico primario continúe actuando como guardián de los servicios de su paciente.

“Entiendo que tiene que ser así para que el médico sepa lo que está pasando con sus pacientes”, sostuvo.

Por otra parte, señaló que muchos médicos aún no han firmado contrato con las aseguradoras contratadas para correr Mi Salud. A MCS y Humana se le adjudicó la cubierta de salud física y a APS la de salud mental.

“El contrato de MCS tiene como 47 páginas y no es firme en sus condiciones ni con el médico ni con el paciente”, dijo antes de comentar que el Colegio está evaluándolo.

Agregó que, según su opinión, la Administración de Seguros de Salud (Ases) le otorgó demasiada libertad a las aseguradoras.

“Por ejemplo, Ases dice que ellos no tienen nada ver en cuestión de servicios y medicamentos pero para que a un paciente le den un visto bueno a veces puede tardar tres o cuatro días y hay pacientes que no pueden esperar. Eso hay que arreglarlo y definirlo mejor”, sugirió la doctora.

Frank Díaz Ginés, quien entrará en funciones como el nuevo director de Ases a partir del 15 de diciembre, ha anunciado que, entre sus retos, figura velar porque se ofrezcan los servicios y fiscalizar más a las aseguradoras.

Uno de los sectores que más han denunciado escollos con Mi Salud han sido los laboratorios.

“Muchos (laboratorios) tienen que decirle a sus pacientes (beneficiarios del PSG) que no pueden darle el servicio, como es mi caso, porque los grupos médicos están contratando directamente a los laboratorios en redes preferidas y muchos se han quedado fuera”, denunció David Velázquez, presidente de la Asociación de Laboratorios Clínicos, entidad que agrupa a unos 125 laboratorios.

Agregó que los pacientes también han sufrido.

“Muchos de los laboratorios que han entrado (a la red) quedan distantes de donde viven los pacientes, mientras las redes preferidas son un problema porque dirigen al paciente a un laboratorio en específico. Y a pesar de que el gobierno dice que el pacientetiene el derecho a un referido (para ir al laboratorio de su preferencia), eso no sucede así porque el grupo médico no se los da, mientras muchos pacientes, por no cuestionarle al médico, se dejan llevar por lo que él les diga”, opinó Velázquez.

QUEJAS DE LOS LABORATORIOS

Lamentó que a los laboratorios no se les haya concedido el beneficio de la libre selección del cual gozan, por ejemplo, los dentistas. Esto es, que el paciente pueda acudir al dentista de su preferencia, uno que acepte el PSG.

“Eso es una falla para los pacientes porque el servicio que dan los laboratorios es primordial”, deploró.

Como ejemplo mencionó que hace unos días un beneficiario de Mi Salud pagó por un laboratorio para su hijo enfermo por que la oficina de su pediatra estaba llena.

María Isabel Vicente, directora de la Asociación de Farmacias de la Comunidad, lamentó que grupos médicos, al igual que con los laboratorios, dirijan sus recetas a farmacias que ubican en los IPA donde trabajan.

“Seguimos sin entender porque el riesgo de los medicamentos no está en su capitación, sino que es un riesgo completo que se le pasó a las aseguradoras”, indicó.

Comentó que aún enfrentan problemas de elegibilidad con algunos beneficiarios que no aparecen en las listas de los asegurados del PSG. Esta situación se acentuó, particularmente, al inicio de Mi Salud.

Por otra parte, indicó que le preocupa el cambio de mando que pueda haber cuando se seleccione la compañía que corra el PBM (beneficios de farmacias), cuyas solicitudes de propuestas saldrán próximamente. Actualmente hay tres compañías (MC-21, PICA y Caremark).

“Esperamos que el PBM que se escoja no haya cometido ningún fraude federal, que tenga oficinas en Puerto Rico y suficiente personal”, dijo.

Julie Hurtado, presidenta del Colegio de Farmacéuticos, coincidió en que podría haber un “caos” cuando arranque el PBM seleccionado, especialmente si es nuevo.

Por otra parte, comentó que aún las aseguradoras no les han hecho acercamientos a un gran número de farmacias para estipular convenios.

“Básicamente hemos seguido operando como antes, extendiendo los contratos, pero me inclino a pensar que en las redes que se formaron van a haber farmacias que van a quedar fuera”, sostuvo, aunque reconoció que, en general, el despacho de recetas ha “corrido normal”.

Hurtado elogió algunos de los puntos nuevos que trae Mi Salud, como que el paciente no tenga que buscar la contrafirma de su médico primario en las recetas.

Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales, reconoció que ningún hospital ha firmado contrato con las aseguradoras que corren Mi Salud.

“Algunos han firmado acuerdos, pero ninguno ha firmado un contrato formal”, recalcó.

Agregó que se han estado reuniendo con el secretario de Salud, Lorenzo González y con personal de Ases para que se les excluya del concepto de redes preferidas.

Por otra partecomentó que, a su juicio, los grupos IPA no deben formar parte de los contratos entre los planes médicos y los hospitales.

Reconoció que algunos hospitales aún enfrentan problemas en la transferencia de pacientes en las regiones en las que hubo cambio de aseguradoras, mientras muchos proveedores aún no han firmado contrato.

“Todo esto causa mucha incertidumbre”, indicó.

Sugirió que tanto Ases como Salud deben estar más vigilantes en la contratación de las redes.

“Hay que sentarse a evaluar esto y delinear si realmente hay ventajas para el paciente, que es lo más importante”, sugirió, por su parte, Feliberti, quien lamentó que Mi Salud no se haya implantado primero como plan piloto.


💬Ver 0 comentarios