Después de parar en Puerto Rico, el gobierno de Antigua y Barbuda impidió que el crucero entrara a sus puertos. (Suministrada)

La Guardia Costera confirmó que investiga la información provista por el crucero Costa Luminosa sobre la paciente de quien se sospechosa podría estar contagiada con el coronavirus, y que fue transportada a un hospital en San Juan el domingo pasado.

En momentos en que la embarcación fue rechazada por la isla de Antigua por deficiencias al ofrecer información, la agencia federal indaga si la administración del crucero cumplió con las regulaciones vigentes que se han adoptado ante la propagación del virus a nivel mundial.

"Estamos indagando en la situación, incluyendo qué información fue provista y en qué circunstancias, en cuanto a los requisitos de las regulaciones", indicó Hansel Pintos, portavoz del Séptimo Distrito de la Guardia Costera, bajo la cual está Puerto Rico, en declaraciones escritas.

Pintos proveyó a El Nuevo Día copia del boletín que emitió en relación a las regulaciones del COVID-19.

Indica que "la enfermedad de una persona abordo de la embarcación que pueda afectar adversamente la seguridad de la embarcación o de una instalación portuaria es una condición peligrosa... y debe ser reportada inmediatamente al Capitán de Puerto de la Guardia Costera de Estados Unidos..."

"Casos de personas que muestran síntomas consistentes con el 2019-nCoV deben ser reportados al Capitán de Puerto", plantea la regulación.

También plantea que las embarcaciones que vayan a un puerto estadounidense "se les requiere reportar al CDC cualquier pasajero o tripulante enfermo o muerto durante los 15 días previos a la llegada al puerto".

La turista italiana y su esposo fueron llevados al hospital Ashford en Condado, San Juan, con fiebre y complicaciones respiratorias, entre otros criterios que llevaron a los médicos a hacer la prueba de la nueva cepa del coronavirus. Actualmente esperan por los resultados enviados al CDC de Atlanta.

Durante una conferencia de prensa el domingo pasado, el gobierno de Puerto Rico indicó que la paciente fue transportada sin que se supiera que era un caso sospechoso de COVID-19 debido a que el barco informó que la turista italiana estaba siendo tratada con antibióticos, como un caso de enfermedad bacteriana, y no viral.

Ante ese escenario, el gobierno anunció que establecerán controles más estrictos para el acceso de cruceros a Puerto Rico.

Por su parte, la Guardia Costera indicó que el capitán de puerto puede "establecer criterios internos para evaluación y comunicación para embarcaciones entrantes", así como puede ordenar la restricción de movimiento hasta que "se determine el mejor curso de acción".

En relación a la investigación, sin embargo, la Guardia Costera nocontestó a la pregunta sobre si tiene información de que haya más personas enfermas en el crucero Costa Luminosa.

Después de dejar a la turista italiana y su esposo en San Juan, el crucero continuó con su itinerario, pero no pudo entrar a su próximo destino, que era St. John, capital de la isla caribeña de Antigua y Barbuda.

De acuerdo con informes de prensa local, el gobierno de Antigua y Barbuda había recibido información del caso sospechoso en Puerto Rico.

La isla negó la entrada después de percatarse que en la Declaración Marítima de Salud estaba "incompleta e inconsistente en su anejo".

"El Ministerio (de Salud) ha notado que la declaración no incluyó una notificación a tiempo de un pasajero que había estado abordo con síntomas de una enfermedad contagiosa", reportó el medio local Antigua Newsroom.

El crucero continuó hacia Europa, como parte de su itinerario trasatlántico. Su próxima parada será el 16 de marzo en las Islas Canarias, España, donde medios locales indican que hay 17 casos de COVID-19. También irá a la ciudad española de Málaga.

Después se supone que el crucero llegue a Marsella, Francia, que será su último destino, después de que se cancelaran sus llegadas subsiguientes a Italia y Croacia, que originalmente iba a ser su parada final.

Antes de llegar a Puerto Rico, la administración del barco fue la que tomó esa decisión de eliminar las visitas en las ciudades italianas de Venecia, Savona y Nápoles, así como en Dubrovnik, Croacia, para evitar exponer a los pasajeros, ante los casos reportados en Italia.


💬Ver 0 comentarios