La inspección se realizó por el secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, tras las más de 3,800 quejas que han recibido por los trabajos que realiza el programa

Caguas - “Somos tantos, que yo me conformo con lo que me dan”, señaló esta mañana Frances Huertas, una de las miles de beneficiarias del programa Tu Hogar Renace.

Sin embargo, la casa de esta anciana y su esposo Luis Huertas, paciente de Alzheimer, está deteriorada. Ellos llevan 45 años residiendo en Villa Nueva, en Caguas, y la estructura muestra los signos de la edad. Las varillas están expuestas y pedazos del empañetado se desprenden.

Aunque esos trabajos no son asistidos por Tu Hogar Renace, pues no están relacionados al paso del huracán María, la mujer dijo estar conforme porque le hayan sellado el techo para evitar filtraciones, así como que le hayan reparado algunas bombillas, receptáculos y ventanas.

“Estoy satisfecha con la ayuda que me han dado, porque FEMA (Agencia federal para el Manejo de Emergencias) no me dio nada”, comentó.

La anciana hizo las expresiones durante un operativo de inspección que realizó hoy el secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, tras las 3,884 quejas que han recibido por los trabajos de reparación temporeras que realiza el programa.

Huertas, de hecho, tuvo problemas con el primer sellado de techo que le realizaron, porque se le seguía filtrando el agua. Pero, dijo que se quejó con el contratista, Caribe Tech, y a los “dos o tres días” volvieron a darle un tratamiento al techo.

Gil Enseñat orientó a la familia para que soliciten ayuda a FEMA para mejoras permanentes o a Vivienda, a través del programa de CDBG (Community Development Block Grant).

El secretario también visitó a María Rosario, quien reside en el barrio Beatriz de Caguas.

La mujer se mostró sorprendida por la llegada de personal de la agencia, pero no tuvo ninguna queja por el servicio que recibió. En cambio, se mostró contenta porque le obsequiaron una pequeña nevera. También le sellaron el techo de su hogar y le repararon los receptáculos.  

“Aquí todo está perfecto, todo ha sido un trato excelente”, soltó la mujer cuando Gil Enseñat le explicó el motivo de su visita. “Yo soy de los que agradecen. Han hecho un buen trabajo”.

La mujer, sin embargo, recomendó que en un futuro el programa incluya otros servicios. Es que, según contó, el huracán le llevó la verja y le afectó el área del balcón.

“Yo tenía la casa en buenas condiciones y el huracán me dejó así. Hasta las cosas del vivero de mi madre vinieron a parar al balcón”, señaló Rosario, al mostrar cómo las rejas se le desprendieron del cemento.

Estas historias salieron a relucir mientras el secretario de la Vivienda y personal del programa hacía las inspecciones finales para poder emitir los pagos a los siete contratistas que laboran en este programa a través de la isla.

Pese a las quejas que han recibido, Gil Enseñat dijo estar complacido con el saldo total del programa, el cual ya ha impactado 66,193 hogares.

“Cuando tu llevas esto a los números que nosotros estamos haciendo, la calidad, en el sentido de que solamente tenemos un 6% de quejas del total de casas que se ha hecho, entonces 94% de las personas que están de acuerdo, por lo tanto, sí estoy complacido. Fíjate, mensualmente, nosotros estamos haciendo el mismo número de hogares con la misma cantidad de contratistas que lo hizo Luisiana en un año”, sentenció Gil Enseñat, al afirmar que reparan alrededor de 14,000 viviendas mensuales.

Vivienda invierte entre $9,000 a $10,000 por residencia para hacer reparaciones temporeras o proveerle equipo necesario para que la persona pueda continuar residiendo en su hogar tras la devastación causada por el huracán María. Entre otras cosas, los siete contratistas que tiene la agencia, con unos 11,500 trabajadores, realizan servicios eléctricos; reparaciones de techos, paredes y ventanas; remoción de escombros y entrega de equipo doméstico, como neveras y microondas.

Al final del proyecto, el cual concluirá el 2 de octubre, Gil Enseñat espera haber impactado alrededor de 1117,000 familias.

Por otro lado, el secretario explicó que, si el contratista tiene que volver a hacer un trabajo, como en la casa de los Huertas en que se selló el techo en dos ocasiones, la agencia solo paga por un trabajo.

“Se paga en base a la inspección inicial, a lo que se delimitó el trabajo. La garantía corre hacia el contratista. No se puede procesar un doble pago”, precisó.


💬Ver 0 comentarios