Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Miembros de Una Sola Voz, trabajando en oficina de Espacios Abiertos. (André Kang)

En una sociedad ideal, los ciudadanos conocen plenamente sus derechos y sus deberes y lo que deben hacer para reclamar justicia, los gobiernos están comprometidos con la transparencia en todas sus acciones y toma de decisiones, y todas las movidas gubernamentales están dirigidas a impulsar la seguridad económica del colectivo.

 A esto es lo que se debe aspirar en Puerto Rico, razón por la cual un puñado de organizaciones se unieron para crear el año pasado la entidad Espacios Abiertos, que busca servir de puente para lograr una mejor relación entre la ciudadanía y el Gobierno, señaló la directora ejecutiva de la entidad, Nuria Ortiz Vargas.

 En primer lugar, Espacios Abiertos aspira a que los ciudadanos tengan una mayor participación en los procesos gubernamentales, lo que ayudaría a que las acciones del Gobierno respondan mejor a las necesidades del Pueblo, explicó Ortiz Vargas.

 Es así como desde el inicio, se definieron las que serían las tres áreas en las que se enfocarían los trabajos de esta organización sin fines de lucro: transparencia, seguridad económica y acceso a la justicia.

 “Para mejorar la capacidad de los individuos y las organizaciones de incidir en las políticas públicas se necesita  aumentar la transparencia, el acceso a la justicia y la seguridad económica del país”, expresó Ortiz Vargas.

Con sus nortes definidos, desde entonces Espacios Abiertos se ha dedicado a crear una red de colaboradores que le permiten acercarse a otras organizaciones que tienen misiones similares, pero que usualmente trabajan por separado. En el proceso, se han dado cuenta que es mucha la gente -si no la mayoría del país- los que aspiran a vivir en un lugar donde las tres metas se cumplan a cabalidad, aseguró Ortiz Vargas.

“Todos los individuos de nuestro país quieren mejorar a Puerto Rico. La mayoría sabe que hay ciertos problemas que no podemos seguir evitando, o seguir haciéndonos de la vista larga. Pero todos tenemos nuestros trabajos, todos tenemos nuestros hijos, otras responsabilidades,  y no hemos sabido, como país, canalizar todos esos esfuerzos para lograr mejorar. Una de las cosas que quiere Espacios Abiertos es cómo podemos ayudar a que eso ocurra”, indicó la directora ejecutiva.

Trabajo de muchos

  Espacios Abiertos comenzó a trabajar en febrero del año pasado a través de una propuesta de Open Society Foundations y con el apoyo del Centro para una Nueva Economía (CNE), el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), el capítulo local de la Unión Americana de Libertades Civiles y la Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Aunque está enfocada en generar cambios que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, la visión de los fundadores de Espacios Abiertos no fue crear una nueva organización que dé tal o cual servicio, sino que aspiran a dar recursos para que entidades existentes e individuos cumplan con sus propósitos, explicó el exdecano de la Escuela de Derecho de la UPR y miembro de la junta de directores del CPI, Efrén Rivera Ramos.

“Desde el principio lo concebimos como un trabajo colaborativo, nos concebimos como un espacio en el cual generar dinámicas de colaboración con otros grupos y colaboraciones. No nos concebimos como una organización que va a suplantar lo que hacen otras, si no a ayudar a potenciar a otras”, destacó Rivera Ramos.

Es así como una tarde la semana pasada, las oficinas de Espacios Abiertos estaban ocupadas por miembros de decenas de organizaciones sin fines de lucro que componen el Movimiento Una Sola Voz. Este grupo se creó recientemente para luchar en contra de los recortes que propone el gobierno a los donativos que otorga a entidades no gubernamentales, fondos que requieren para brindar servicios educativos, deportivos, legales y de salud, entre otros, a poblaciones desaventajadas. Desde sus oficinas en el Viejo San Juan, Espacios Abiertos no tan solo les ofrece un lugar donde reunirse, sino que les provee acceso a su red de expertos, entre ellos economistas, abogados y comunicadores, para que lleven sus reclamos, explicó Ortiz Vargas.

“Aquí tenemos líderes de importantes organizaciones sin fines de lucro que llevan años trabajando, pero que quizás no se conocían entre ellos. Además de los recursos y los procesos, no nos podemos olvidar de las interacciones humanas que son tan importantes”, señaló la cronista de Espacios Abiertos, Diana Soto de Jesús.

A corto y largo plazo

Los esfuerzos de Espacios Abiertos se mueven en dos niveles, explicó la directora de la Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de la UPR, Mariluz Jiménez. Por un lado, desarrollan iniciativas a largo plazo para adelantar las tres metas principales de la entidad. A la vez, crean proyectos concretos que  tendrán un impacto en los ciudadanos, como el portal Ayuda Legal PR o la serie de vídeos informativos “Derechos: Son tuyos, defiéndelos”.

“Aunque tenemos varias áreas de trabajo, desde el principio las tres áreas se concibieron para que en conjunto produzcan un efecto mayor, que es el desarrollo de la capacidad cívica de grupos, personas y organizaciones en Puerto Rico. El trabajo en todas estas áreas puede facilitar que, al final, en Puerto Rico haya una mayor capacidad de actuación independiente y autónoma para incidir en la gestión gubernamental y en los procesos de cambio”, señaló Rivera Ramos.

Asimismo, los proyectos para adelantar el acceso a la justicia de los ciudadanos van más allá del mundo estrictamente judicial y están fuertemente atados a iniciativas educativas que permitan que las personas conozcan sus derechos humanos, sus derechos constitucionales y cómo reclamar cuando se dan alguna violación, explicó la abogada Ariadna Godreau.

“La idea de EspaciosAbiertos es proveer, añadir a las capacidades de la sociedad civil para generar cambios sustantivos, cambios en la legislación, en la política pública.  Pero además queremos ayudar a la sociedad civil para que  actúe de forma continua para lograr los cambios, porque el patrón ha sido movilización, una marcha, una causa y al otro día se va todo el mundo para su casa... El trabajo tiene que seguir después que se logre el cambio”, expresó la directora de capacidad cívica de Espacios Abiertos, Lucilla Fuller-Marvel.


💬Ver 0 comentarios