Julia Keleher, exsecretaria del Departamento de Educación. (GFR Media) (semisquare-x3)
Julia Keleher, exsecretaria del Departamento de Educación. (GFR Media)

Mientras en Puerto Rico se discute una presunta investigación federal en contra de la exsecretaria del Departamento de Educación (DE) Julia Keleher, así como irregularidades en la otorgación de contratos, la renunciante jefa de esa dependencia participó hoy como oradora principal en la Conferencia de Liderazgo Educativo de la Escuela de Administración de la Universidad de Yale.

Según la descripción de la agenda del evento que se lleva a cabo en New Haven, Connecticut, “Julia es conocida por su notable capacidad para poner en práctica iniciativas estratégicas y traducir ideas en nuevas prácticas. Ha diseñado e implementado varias iniciativas de cambio a gran escala a lo largo de sus 20 años de carrera. Se destaca por ayudar a las organizaciones a encontrar nuevas formas de optimizar su rendimiento”.

La Conferencia de Liderazgo de Educación busca crear un foro para líderes en reforma educativa y un diálogo constructivo sobre cómo las habilidades de liderazgo aplicadas al sector educativo se pueden utilizar para resolver los desafíos más apremiantes y complejos en la educación pública, de acuerdo a la información.

Durante su participación, Keleher habló sobre los cambios que implementó en la agencia y de los retos que enfrentó, como el desastre tras el paso del huracán María, el que devastó a Puerto Rico como un ciclón categoría 4 el 20 de septiembre de 2017.

Entre las cosas que destacó fue, a su llegada al DE, no había supervisión y que unos 1,296 directores de escuela se reportaban directamente a ella.

"Que alguien me diga que eso no es un mal diseño. Que alguien me diga que alguien pensó que eso era una buena manera de proveer supervisión y apoyo", destacó Keleher, quien también habló los supuestos problemas con el sistema de tomar asistencia, el que solo registraba a 5,000 empleados.

"No sé dónde estás, no sé de qué niño eres responsable y te estoy pagando sin saber si viniste a trabajar. Y así es como ha sido siempre. Así que pueden ver como alguien como yo puede crear un poco de animosidad al llegar y decir que no lo haremos más así", añadió cuando destacó los cambios que implementó.

Sin embargo, señaló que tuvo ayuda en el camino y que son esas personas las que deben recibir el crédito, mientras que ella debe tomar los golpes. "Si vas a liderar, debes estar listo a pararte ahí frente, sin importar lo duro o lo asustado que estés, tienes que proteger a tu gente".

Sobre el cierre de escuelas, Keleher manifestó que "eran necesarios. Fue bien difícil. Deseo que no hubiese tenido que hacerlo. Lamento el dolor que esto le costó a las comunidades, pero alguien tenía que ser el adulto en el cuarto, así tenían que hacer lo que no se hizo en una década para poder llevarnos a donde estamos hoy día".

Keleher es descrita en la agenda como exsecretaria de Educación en Puerto Rico, lo que sugiere que la información fue editada recientemente, dada la dimisión al cargo anunciada por la exfuncionaria el lunes, seguida de la renuncia al contrato que mantenía con la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), que se confirmó ayer.

Su salida del gobierno surge en momentos en que la funcionaria ha sido señalada públicamente como una figura asociada al presunto otorgamiento de contratos de manera irregular en Educación. Del mismo modo, en los últimos días ha trascendido información sobre una investigación federal contra la funcionaria por actos cometidos en la administración del Departamento de Educación.

Asimismo, la Oficina del Inspector General del Departamento de Educación de Estados Unidos y el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) tienen ante su consideración una petición de parte de un licitador del DE para que se investigue la compra de computadoras -por un valor de $160 millones- bajo la administración de Keleher, publicó hoy El Nuevo Día.

Uno de los presentes en la conferencia le preguntó sobre la investigación y el porqué de su salida de la agencia. Keleher indicó que no haría comentarios sobre la investigación, pero sostuvo que renunció porque parecía el momento apropiado ´para que alguien tomara el liderato para implementar los pilares que ella estableció.

De acuerdo a la descripción de la conferencia, la actividad representa una oportunidad de conectar con otros “agentes de cambio y líderes de opinión de la educación”.

La presentación en Yale, no es la única actividad en la que Keleher debía tomar parte como oradora esta semana, pues los días 3 y 4 de abril era una de las invitadas al “2019 National Forum on K-12 Philanthropy” en Denver, Colorado. En este foro, la exjefa de Educación tenía previsto hablar sobre cómolevantó el sistema de Educación de Puerto Rico tras el paso del huracán María en septiembre de 2017.

Este medio publicó ayer que luego de dimitir a su cargo como secretaria, Keleher hizo un llamado a organizaciones sin fines de lucro para que por la vía de donaciones privadas se financien programas de apoyo de diversos tipos para la agencia gubernamental.

En una publicación con su firma en la revista digital filantrópica EducationWeek, especializada en temas de educación, la extitular afirmó que “necesitamos la ayuda de educadores del continente y otros profesionales dispuestos a venir a Puerto Rico, trabajar junto con los maestros en nuestras escuelas y brindar capacitación sobre nuevas habilidades y mejores prácticas”.

“Y necesitamos apoyo filantrópico para financiar este tipo de programas”, sostuvo en la publicación, que pertenece a Editorial Projects in Education (EPE, en inglés), una organización sin fines de lucro.

Del escrito se desprende que, tras su salida de la silla de secretaria, Keleher estaría realizando tareas parecidas a las que hace un cabildero. Dijo que su energía estaría concentrada en el desarrollo de capacidades, el desarrollo del liderazgo y la obtención de fondos, capacitación y asistencia, “y talento del continente para reestructurar y apoyar una enseñanza y un aprendizaje más sólidos en todo nuestro sistema educativo”.

Carta de una estudiante

Mientras, la estudiante de la clase 2020 de Yale, Adriana Colón Adorno, escribió una carta dirigida a Keleher y a la Escuela de Adminsitración de Yale en la que dijo estar decepcionada con la invitación a Keleher.

En la misiva, la joven indicó que “la ‘reforma’ de Keleher al sistema público de educación no sirve para solucionar ninguno de sus problemas, sino que mutila para beneficiar a todos menos a los puertorriqueños que dependen de escuelas públicas de alta calidad”.

Colón Adorno denunció el cierre de más de 400 planteles escolares y la promoción de la privatización del sistema de educación pública. “En lugar de supervisar planes que pondrían el sistema escolar público en un camino de genuina recuperación y crecimiento, impulsó la creación de escuelas chárter”, denunció la joven.

La estudiante de Ciencias Ambientales también defendió las uniones magisteriales afirmando que han sido fundamentales en la preservación de la cultura puertorriqueña, pues eran activos en las luchas en contra de los intentos de implementar educación solo en inglés en la década de 1900 y preservan la historia de la isla en sus currículos.

Las escuelas chárteres, argumentó, perjudicarían a los maestros porque los maestros y los miembros de la junta escolar elegidos localmente quedan en gran parte fuera de su proceso de toma de decisiones.

“Estas escuelas chárteres que usted explica con orgullo que son escuelas que utilizan fondos del gobierno pero que se ejecutan de manera privada (o, en otras palabras, no se ejecutan de manera democrática) exponen más a fondo las prácticas del gobierno colonial ya presentes en las relaciones públicas, que usted sostiene”, expresó Colón Adorno.

La joven consideró que las escuelas chárteres “excluyen a los estudiantes con necesidades de educación especial, que representan más del 40% de todos los estudiantes puertorriqueños”.

Opinó, además, que los fondos designados para la educación pública deberían ser utilizados para reparar los planteles escolares existentes y que la reforma educativa de Keleher dificulta que las familias que emigraron tras el paso del huracán María en 2017 regresen a la isla.

“Aunque ser puertorriqueño no se trata solo de donde uno vive y la diáspora es una parte integral de la comunidad, una parte fundamental de la identidad puertorriqueña es una profunda historia compartida de lucha y resistencia, de la que nunca podrá ser parte”, expresó la joven al concluir la carta.

A través de su página de Facebook, Colón Adorno afirmó que fue escoltada fuera del edificio por repartir copias de la carta.

Lee la carta aquí.


💬Ver 0 comentarios