La central Costa Sur quedó inoperante, por lo que tuvieron que activar otras unidades que funcionan con diésel. (David Villafañe)

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) confía en que sus aseguradoras y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) reembolsarán los costos incrementales del diésel luego del terremoto y que, por lo tanto, no habrá un aumento en la factura de la luz.

No obstante, la corporación pública todavía no tiene claro cuáles son los fondos a los que podría acceder para que la agencia federal cubra estos gastos.

El administrador de reestructuración y asuntos fiscales de la AEE, Fernando Padilla, sostuvo que trabajan para determinar si a través de la declaración de emergencia que firmó el presidente Donald Trump pueden realizar la reclamación o si tendrían que esperar a la declaración de zona de desastre.

Esta última se encuentra bajo consideración del gobierno federal desde finales de la semana pasada, pero aún no se ha firmado.

“Bajo Irma y María todos estos costos incrementales fueron reembolsados por FEMA y los seguros y nosotros vamos a seguir el mismo proceso, obviamente, con la experiencia que no teníamos antes de los huracanes”, estableció.

Cuestionado sobre un posible aumento en la factura en la luz en caso de que FEMA no reembolse los gastos, el funcionario no precisó si tienen otro mecanismo para evitar un impacto en el bolsillo de los consumidores.

Padilla detalló que la compra de combustible ha incrementado luego de que la central Costa Sur quedó inoperante y se activaron otras unidades que funcionan con diésel.

“Por ejemplo, al sustituir a Costa Sur tuvimos que encender las unidades viejas y mas ineficientes, así como los generadores de emergencia que están ubicados, por ejemplo, en Cambalache y Mayagüez. Todo ese combustible es más caro que el gas natural”, estableció.

De acuerdo con Padilla, hasta el momento la autoridad está costeando la compra de combustible con su fondo operacional ordinario que, según él, asciende a $400 millones líquidos.

“Nosotros hemos respondido a esta emergencia con el fondo operaciones, nuestros empleados y los materiales de los almacenes. La expectativa es que este costo incremental del combustible va a ser absorbido por las aseguradoras y FEMA”, subrayó.

Entretanto, el funcionario indicó que también que la declaración de emergencia vigente no permite que la AEE solicite la compra de unos generadores portátiles necesarios para estabilizar el sistema, por lo que esperan por la declaración de zona de desastre.

El funcionario explicó que la autoridad no cuenta con el presupuesto para la adquisición de estos equipos que podrían costar $500 millones.

“Si los fuéramos a comprar, que no es lo que buscamos, salen en $1 millón por megavatio y necesitamos 500. Nuestra estrategia es a salir a un proceso de alquiler de operación y mantenimiento”, señaló.

Hasta este mañana la AEE generaba 1,890 megavatios para sobre 1.4 millones de clientes conectados a una semana de que el sistema saliera de servicio por el terremoto de 6.4 que estremeció al país.

Para Padilla, esta producción de energía representa que la “operación está normalizada”, pese a la vulnerabilidad de las operaciones.


💬Ver 0 comentarios