La planta de Costa Sur

El representante de los consumidores en la junta de gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Tomás Torres Placa, indicó este jueves que la corporación pública no ha presentado “una alternativa real” para subsanar la crisis que ha ocasionado el colapso de la central Costa Sur en el suministro de energía de Puerto Rico.

“Con la central Costa Sur fuera indefinidamente, sin fecha de retorno, se requiere la gestión inmediata de generación de energía para subsanar los 840 megavatios de las unidades 5 y 6”, indicó Torres Placa.

Según Torres Placa, al momento, nadie ha presentado “una alternativa real” para subsanar “la crisis” que experimenta el sistema -en materia de generación- desde el terremoto del martes pasado y que sacó de servicio a la principal generatriz en manos de la AEE y provocando un efecto en cadena que dejó a oscuras a Puerto Rico.

Dos días después del terremoto de 6.4 grados de magnitud que afectó el sur de Puerto Rico, la AEE casi ha duplicado su capacidad generatriz, pero todavía la mayor parte de sus abonados permanece sin servicio.

Torres Placa destacó que la salida de Costa Sur, ubicada en Guayanilla, implica que la AEE ha perdido el equivalente a una tercera parte de la demanda de energía por parte de hogares, comercios e industrias en la isla.

El ingeniero sostuvo que la AEE podría subsanar el hueco que deja Costa Sur por medio de generadores de emergencia que utilicen combustible altamente eficiente como sería la generación solar renovable, al igual que facilitar la entrada al sistema de la generación renovable que se produce desde hogares y otras entidades en Puerto Rico.

En una conferencia de prensa en La Fortaleza al mediodía, el director ejecutivo de la AEE, José Ortiz, indicó que estaba en conversaciones con la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) para identificar algún mecanismo que permita instalar generadores de emergencia.

Inicialmente, Ortiz estimó que un 70% de los abonados tendrían servicio ayer, pero esa previsión no se cumplió. Ello, una vez las unidades de Aguirre, EcoEléctrica y AES no arrancaron como se esperaba.

Un recorrido de El Nuevo Día -efectuado ayer, miércoles- por las instalaciones de Costa Sur, construida a principios de la década de 1970, reveló un cuadro de destrucción considerable tanto en los edificios administrativos de la central como en la maquinaria para generar electricidad.

Según Ortiz, reconstruir Costa Sur y entrar dichas unidades en servicio podría tomar, como “mínimo”, un año.

Si bien Costa Sur no es la generatriz más grande de la flota de la AEE, sus dos unidades activas eran -hasta ahora que se realizan las conversiones en San Juan- las únicas que generaban energía con gas natural y que más carga -entre 600 y 820 megavatios- aportaban al sistema. Esto, habida cuenta que, de tiempo en tiempo, algunas unidades de Aguirre se han apagado por contención de costes y porque estas deben entrar en cumplimiento con MATS o en su lugar, ser retiradas o designarse para uso limitado, como plantea el Plan Integrado de Recursos de la AEE.

“Es imprescindible tener información precisa y transparente para mantener a todos los puertorriqueños debidamente informados sobre el plan que se adopte para atender esta crisis”, dijo Torres Placa.


💬Ver 0 comentarios