Algunos países han tenido problemas con las áreas de cuidado intensivo para atender los casos complicados del COVID-19. (Vanessa Serra Díaz)

Puerto Rico cuenta con más de 9,000 camas hospitalarias para atender todas las situaciones relacionadas con el COVID-19, además del resto de las condiciones de salud que necesiten un tratamiento hospitalario.

La información fue provista ayer por Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales, quien dijo desconocer cuál era la capacidad de espacio en las áreas de cuidado intensivo disponibles en la isla. Ese elemento ha sido crítico en países donde el sistema hospitalario ha demostrado no tener la habilidad para atender una alta cantidad de casos complicados que urjan de un cuidado intensivo.

“Tenemos el potencial de unos 380 cuartos de aislamiento, aunque el CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) ahora dice que no necesariamente estos casos van a necesitar estar en cuartos de aislamiento, sino que podrían estar en cuartos (hospitalarios) regulares, con la puerta cerrada”, dijo Plá.

Agregó que los casos que se ubiquen en cuartos de aislamiento se manejan prácticamente como si estuvieran en un área de intensivo. Comentó, mientras tanto, que la mayoría de los contagios que surjan no necesitarán un tratamiento hospitalario, sino ambulatorio.

Por su parte, Jéssica Cabrera, directora de la Oficina de Bioseguridad del Departamento de Salud, dijo desconocer cuál es la capacidad máxima que el sistema de salud del país puede manejar.

Explicó que, cuando un hospital alcanza su límite para atender pacientes, recurre a una serie de estrategias. Entre estas, mencionó el habilitar pisos hospitalarios en desuso, instalar hospitales portátiles o coordinar otras opciones hospitalarias disponibles entre instalaciones de la región de salud a la que pertenezca.

Por su parte, el administrador de servicios de salud y hospitales, Ramón Alejandro Pabón, explicó que la mayoría de los hospitales del país son de nivel terciario, lo que significa que tienen la capacidad para ofrecer tratamientos más específicos y complejos, incluyendo unidades de cuidado intensivo.

Los hospitales públicos y privados (del país) tienen la capacidad para atender esta emergencia. Los pacientes que son admitidos a cuidados intensivos son aquellos que cumplen con unos criterios médicos, ya sea por una condición grave de salud que pone en riesgo su vida y amerita una supervisión clínica constante o un monitoreo constante de sus signos vitales y otros parámetros, como el control de líquidos”, sostuvo.

Explicó que los Centros de Diagnóstico y Tratamiento y Centros de Salud Primario o 330 no tienen unidades de intensivo.

Keila López Alicea colaboró en esta historia.


💬Ver 0 comentarios