La marcha contó con la participación de sobre 1,700 miembros de la Guardia Nacional que recorrieron las principales calles del Viejo San Juan. (Suministrada) (semisquare-x3)
La marcha contó con la participación de sobre 1,700 miembros de la Guardia Nacional que recorrieron las principales calles del Viejo San Juan. (Suministrada)

Como parte de su compromiso  con la comunidad, efectivos de la Guardia Nacional y miembros de la comunidad civil se lanzaron hoy a  la calle para llevar un mensaje de prevención en contra de la agresión y el hostigamiento sexual.

Según datos recopilados por el Centro de Ayuda a Víctimas de Violación (CAVV) del Departamento de Salud, una de cada tres mujeres y uno de cada seis hombre son agredidos sexualmente alguna vez en su vida.

Para nosotros es bien importante que las personas recuperen esa confianza y se atrevan a hablar para que nosotros podamos brindarles ese servicio y ayudarle a sanar el trauma”, indicó Vanessa Colón, directora del Programa de Prevención y Respuesta de Hostigamiento Sexual (SHARP, por sus siglas en inglés) de la Guardia Nacional.

La marcha -en su octava edición- contó con la participación de sobre 1,700 miembros de la Guardia Nacional que recorrieron las principales calles del Viejo San Juan repartiendo material informativo.

“La Guardia Nacional de Puerto Rico es una institución de valores que se ha distinguido por dar igualdad de participación a todos los géneros.  La conducta de acoso y la violencia sexual está en contra de todos los valores que nos distinguen como organización y no es tolerada de ninguna forma”, dijo el ayudante general de Puerto Rico, el general José J. Reyes.

“A través de esta demostración queremos decirles a las víctimas que no tienen por qué guardar silencio y le garantizamos a los agresores que no vamos a tolerar sus acciones”, agregó Reyes. 

Colón explicó que, actualmente, la SHARP investiga seis denuncias de agresión y acoso sexual dentro de la Guardia Nacional. “Son seis personas que se atrevieron y confiaron en nuestra organización para buscar ayuda”, dijo Colón.

“Si no hubieran casos reportados  sería una bandera para  nosotros porque eso significa que es que no se atreven a hablar,  no que no haya ningún caso. Por cada uno que reporta hay más de diez que callan. Eso no es tan solo en la Guardia Nacional sino a nivel de país”, expresó Colón.

Señaló que la organización trabaja mano a mano con las agencias estatales y federales en la educación sobre prevención de abuso y hostigamiento sexual. También son parte del Comité para la Prevención Primaria de la Violencia Sexual (COPPAS).

Colón indicó en entrevista con El Nuevo Día que los militares reciben anualmente adiestramientos de prevención de agresión y hostigamiento sexual. A través del mismo se les explica las diferentes de qué manera deben reaccionar a ambientes hostiles de trabajos.

En ocasiones, dijo, se personalizan los adiestramientos de acuerdo a las necesidades de los comandos.

A la iniciativa de ayer se unieron varias entidades gubernamentales y privadas, como la Policía, la Universidad Carlos Albizu, el Centro de la Administración de Veteranos, la Guardia Costanera, la Reserva de la Marina y del Ejército, entre otras.

Nosotros nos indignamos ante el problema que representa el abuso y el acoso sexual y estamos en un frente unido dando la voz de alerta por medio de esta demostración.  La agresión y el hostigamiento sexual son prácticas nefastas que destruyen la dignidad de las personas mientras crean un ambiente de hostilidad”, abundó Reyes.


💬Ver 0 comentarios