(semisquare-x3)
José Tirado, presidente del SIndicato de Bomberos. (Neidy Rosado)

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) dejó en manos del gobierno la identificación de los fondos dentro del presupuesto existente para costear la contratación de 45 bomberos cuyo salario se costeaba con fondos federales que expiraron.

Ese fue el mensaje que recibió el Sindicato de Bomberos después de una reunión con personal de la JSF hoy en Hato Rey.

“Ellos dijeron que cuando el gobernador le envíe el documento, identificando los fondos, no va a haber ningún problema, porque entienden que los 45 bomberos son necesarios para la seguridad pública”, dijo José Tirado, presidente del Sindicato de Bomberos.

Según Tirado, la JSF también dejó en manos del gobierno identificar dentro del presupuesto vigente el dinero para pagar la nómina después del 30 de abril, lo que se había puesto en duda.

“Están alegando que el presupuesto que se aprobó para el DSP (Departamento de Seguridad Pública) de más de un billón de dólares, que el gobernador lo manejó de acuerdo a la necesidad que tenían y que las prioridades quien las hizo fue el gobierno”, relató Tirado.

Agregó que, según la JSF, “debemos exigirle al gobernador que diga cómo hicieron la distribución dejando a Bomberos, Emergencias Médicas y otros negociados del DSP sin los recursos”.

“Dicen que hicieron una asignación al DSP cónsono con lo que el gobernador pidió para el plan fiscal”, abundó.

En los pasados días, el gobierno ha indicado que le está solicitando más dinero a la JSF, pero Tirado dijo que hoy la entidad les reiteró que no habrá cambios en los recortes que han hecho para sacar dinero para el pago a acreedores.

“Ellos están buscando el dinero para pagarle a los bonistas y no quieren soltar ni una peseta a los recortes que hicieron en el plan fiscal”, señaló Tirado.

Más aún, de acuerdo con el líder sindical, de la JSF les llegaron a sugerir hoy que tenían la opción de pedir la eliminación del bono de Navidad y una reducción en la aportación al plan médico para que hubiera más dinero disponible para sus reclamos.

Tirado dijo que eso les cayó “muy mal. Le dijimos que nos estaban usando”.

“Nosotros les dijimos que es injusto porque los empleados públicos no ganan lo mismo”, expresó.

“En el caso de los bomberos, la aportación del plan médico es de $200, pero el sueldo es mínimo, y al quitar esa aportación, los haces más pobres”, añadió.

El subsidio federal de tres años para esos 45 bomberos de la zona metropolitana terminó el 31 de octubre, cuando se hubieran quedado sin empleo, pero el gobierno anunció que extendieron su contratación hasta el 15 de diciembre después de que identificaran cómo “reprogramar” $173,000.


💬Ver 0 comentarios