La directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal, Natalie Jaresko. (GFR Media)

La directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko, rechazó hoy, domingo, que hayan detenido el uso de fondos públicos para atender la emergencia que atraviesan los municipios del suroeste de la isla tras los sismos registrados en la zona desde el 28 de diciembre.

“Desde el comienzo de los terremotos en el suroeste de la isla, la Junta de Supervisión Fiscal ha apoyado a la gente de Puerto Rico que sufre de este desastre natural”, sostuvo Jaresko en una carta enviada a Omar Marrero, el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico (Aafaf).

En la misiva, Jaresko establece que después del terremoto del 7 de enero el organismo federal autorizó el uso de $260 millones depositados en la Reserva correspondientes a los años fiscales 2019 y 2020. El gobierno podría utilizar esa cantidad de dinero sin autorización adicional del organismo fiscal solo para cubrir gastos asociados a la emergencia hasta el próximo 31 de enero.

No obstante, después de ese período inicial que finalizó el 31 de enero, la JSF ajustó el proceso para la autorización del uso de fondos y determinó que cada desembolso estuviera avalado por el organismo federal. “Le aseguramos que las reservas no gastadas permanecieron disponibles para necesidades razonables relacionadas con terremotos, pero con la debida una solicitud de liberación. La situación en el suroeste sigue siendo grave, no hay duda”, agrega la misiva.

Rechazó, igualmente, expresiones de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, quien el sábado alegó en conferencia de prensa que la JSF no había pasado revista sobre más de 50 peticiones que ha hecho la Rama Ejecutiva para la compra de suministros y la contratación de servicios para los damnificados. Negó, además, que alguna de esas solicitudes fuera para la adquisición de inodoros portátiles o agua, como alegó la directora de OGP, Iris E. Santos.

Dijo que solo han recibido diez solicitudes desde que se alertó al gobierno sobre el cambio en los procedimientos. Según la JSF, los gastos pendientes, aunque siguen siendo “críticos”, son planificables. Jaresko mencionó, por ejemplo, que en este renglón cae la compra de repelentes y fondos para la reubicación de las aulas de clases. “Las acusaciones de que la Junta de Supervisión ha introducido demasiada burocracia en un momento crítico son simplemente falsas”, subrayó Jaresko.

“Todas las solicitudes fueron procesadas dentro de las horas posteriores a la recepción… La Junta de Supervisión es plenamente consciente de las circunstancias increíblemente difíciles de los residentes en la región suroeste que continúa sintiendo temblores decenas de veces por día. Nosotros estamos enfocados en brindar un apoyo eficiente y transparente a través de los fondos de reserva para los gastos necesarios y razonables”, señaló.

Tras el rechazo de la JSF de extender de manera temporal el acceso a los fondos sin su intervención, Vázquez instruyó a la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) a continuar con el proceso de uso del fondo de emergencia, aunque no tengan el aval del ente federal.

A la misiva, de la cual se envió copia a Vázquez Garced, se adjuntó una tabla que describe las solicitudes recibidas, así como el momento en que se recibió y aprobó la petición.

Marrero informó ayer que el viernes sometieron una carta de reconsideración ante la JSF, dejándole saber “la urgencia de obtener este acceso a los fondos para seguir trabajando con la emergencia y acelerar la recuperación de nuestra isla”. Esta tarde, la JSF denegó la petición.

“La gobernadora Wanda Vázquez Garced y todos los componentes de su gobierno estamos trabajando para atender la emergencia, que no ha terminado y la gente no puede esperar. No dejaremos a nuestras comunidades desprovistas y realizaremos las gestiones que sean necesarias para obtener estos fondos de emergencia”, señaló Marrero.


💬Ver 0 comentarios