La línea PAS funciona las 24 horas del día. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

----

La línea gubernamental de Primera Ayuda Psicosocial (PAS) registró ayer, martes, 2,099 contactos con personas que presentaban, principalmente, signos de ansiedad por la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19.

Así lo confirmó la directora de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca), Suzanne Roig, quien dijo que este número “ciertamente es bien elevado”.

Explicó que, aunque al principio de la emergencia la mayoría de las llamadas y mensajes al chat de la línea tenían relación con el temor y la incertidumbre por el futuro, durante las últimas semanas la principal razón de los contactos es la economía del país que se mantiene paralizada por las medidas de distanciamiento físico.

“También ahora hemos visto llamadas de personas en aislamiento en cuarentena, no de personas positivas al virus solamente, sino de padres y madres con necesidades especiales que tienen una tarea complicada en su hogar”, estableció.

De acuerdo con Roig, antes de la emergencia por la pandemia el promedio de llamadas era de 1,400 a 1,500 diarias, pero ahora incrementó hasta las 1,800.

La funcionaria explicó que los contactos aumentaron antes de que iniciaron los contagios por COVID-19, en gran medida por los terremotos de enero que afectaron a toda la isla, pero específicamente a varios municipios de la zona suroeste.

Por ejemplo, tan solo el 30 de enero la línea registró 2,025 contactos con ciudadanos.

Ante eso, Roig dijo que el país está manejando dos emergencias a la vez, por lo que, desde el punto de vista de salud mental, “estamos en una fase de supervivencia”.

Sostuvo, por otro lado, que las hospitalizaciones por salud mental están relativamente bajas, pero adelantó que eso cambiará más adelante.

“En esta etapa las personas no le dan mucha importancia a su salud emocional, sus mentes están ocupadas en sobrevivir y no les afectan las cosas que cotidianamente sí les afectan. Nosotros sabemos que una vez se flexibilice el aislamiento cambiamos a una etapa de readaptación social completa que tendrá sus consecuencias”, detalló.

En cuanto a los suicidios, Roig comentó que se mantienen en descenso, pero subrayó que los factores de riesgo siguen latentes en Puerto Rico, específicamente por la economía.

Según la Policía, en lo que va de año se han reportado 60 suicidios, 15 menos que los 75 registrados en 2019 a esta misma fecha.

“El descenso se ha sostenido, pero volvemos, estamos en dos emergencias al mismo tiempo. Sí me puedo alegrar que esto está ocurriendo, pero muy precavida, porque no salimos de una emergencia para entrar en otra. Sabemos que cuando empiecen a bajar los niveles de riesgo de la salud, ese factor económico va a continuar existiendo. Por lo tanto, será un factor de mucho más riesgo”, especificó.

Roig exhortó a los ciudadanos a buscar ayuda cuando lo necesiten y mantener una actitud positiva ante la emergencia.

“La actitud es una decisión, la actitud no es un sentimiento necesariamente, es una forma de ver las formas. Tener una actitud positiva nos ayuda a pensar de forma más coherente, nos ayuda también a mantener el control de lo que estamos viviendo”, acotó.

La Línea PAS (1-800-981-0023) es una red de teléfonos que opera las 24 horas del día, los siete días de la semana, operado por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud. Cernimiento preliminar a nivel psicosocial, sesión de desahogo, consejería en crisis y apoyo emocional, coordinación de evaluación psiquiátrica y psicológica, tele-enlace y referidos son algunos de los servicios que ofrece de manera gratuita.


💬Ver 0 comentarios