Mira cómo sorprendieron y emocionaron a víctimas del terremoto con manicuras y arreglos de cabello.

Peñuelas - “Al mejorarles la imagen, su estado de ánimo cambia”.

Ese fue el mantra que guio a un grupo de estudiantes y profesores del Instituto Educativo Premier, que llegó hoy con clínicas de belleza al refugio para los damnificados por los temblores, en Peñuelas.

“Nos estamos solidarizando con el pueblo. Somos una institución que siempre hace estas clínicas como parte de nuestro servicio a la comunidad, y en esta ocasión no es la diferencia”, afirmó Jared Rodríguez, profesor del instituto, que tiene su sede en Ponce.

Poco después, Rodríguez dejó acicalado a Eliezer Avilés, de 70 años y quien está en el refugio desde el pasado 7 de enero, cuando el terremoto de magnitud 6.4 lo obligó a desalojar su casa en el barrio Tallaboa Encarnación.

“Vine a que me hicieran un recortito para ponerme en forma”, dijo Avilés.

“(Este tipo de iniciativa) me ayuda en grande, porque me quita el estrés y puedo vivir más tranquilo”, agregó el hombre, quien ya solicitó asistencia al gobierno para reparar su vivienda o conseguir una nueva.

Otra que agradeció la visita del Instituto Educativo Premier fue Delitza Rivera, de 35 años, quien aprovechó para hacerse una manicura.

“Llevo como 11 o 12 días aquí y las uñas estaban horribles. Mi nena vio que estaban haciendo manicuras y me lo dijo. Me tiré sin pensarlo dos veces”, dijo Rivera, a quien también le acompañan en el refugio su abuelo, de 93 años y encamado, y su madre, de 65.

La profesora Ellen Del Valle fue quien atendió a Rivera. “Mientras uno se ve bien, se siente bien. Estos servicios de belleza son necesarios, porque la gente también los aprovecha para hablar sobre lo que les está pasando y desahogarse. Estamos aquí para llevarle al pueblo lo que sabemos hacer: poner a la gente bonita”, declaró.

Varios empleados municipales, que llevan dos semanas bajo extensas jornadas de trabajo, también aprovecharon para recortarse, peinarse o hacerse las uñas.

Tal fue el caso de Carmen Quirindongo, de 62 años y vecina del sector Juncos. “Como la alcaldía la movieron para la pista, estoy trabajando aquí. Aproveché para hacerme un recortito”, dijo la mujer, mientras la estudiante Yanis Mejías le hacía un corte de puntas y pollina.

También hubo peñolanos que no se están quedando en el refugio y llegaron a las clínicas de belleza.

“Bajé para el refugio a ver si conseguía alguna ayudita y aquí están levantándome los ánimos… recortándome”, expresó Maritza Fornés, de 57 años y residente en Alturas de Peñuelas I.

“No tuve daños en mi casa, pero comoquiera estoy durmiendo fuera (a la intemperie). Es algo emocional. Los nervios no me dejan dormir bajo techo”, agregó Fornés, quien fue atendida por la estudiante Joshly Ann Santana.

Jeffrey Sánchez, director de Admisiones del Instituto Educativo Premier, informó que, como parte de las clínicas, ya visitaron el “refugio oficial” habilitado por la Guardia Nacional en Ponce, y la intención es ir esta semana a los de Guayanilla, Yauco y Guánica.

“Visitaremos los refugios oficiales, pero también los no oficiales, porque en esos hay necesidad. Vamos a llegar a todos cuanto podamos”, sostuvo Sánchez.


💬Ver 0 comentarios