El astronauta e hidrogeólogo puertorriqueño habló de diversos temas durante una charla que le ofreció a estudiantes de distintos pueblos del sur de la isla

Juana Díaz – “Hay que mantener las escuelas abiertas”. 

Este fue el planteamiento del astronauta de origen boricua, Joseph M. Acabá, tras su conversatorio con estudiantes de diversas escuelas de municipios del sur de la isla celebrada en el Centro de Bellas Artes Ada Mage

Es un asunto muy difícil. Es un asunto de dinero y de recursos… mantener programas que sean buenos y que funcionen a los estudiantes”, contestó Acabá al ser abordado por los periodistas sobre el cierre de planteles escolares del Departamento de Educación y la posibilidad de convertirlos en lugares con programas especializados de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). 

El astronauta destacó que son, precisamente, estos programas los que intenta impulsar en la isla de la mano del Instituto de Robótica de Puerto Rico (PRIOR, por sus siglas en inglés), entidad que organizó el evento junto al alcalde Ramón Hernández

“Estoy trabajando con varios grupos, como PRIOR, para traer más programas de robótica (y STEM) a los niños para que aprendan. Para ellos es como estar jugando, pero están aprendiendo. Me gustaría volver (a Puerto Rico). Siempre me gusta volver”, enfatizó. 

El hidrogeólogo estará en Puerto Rico por una semana para participar en conversatorios y ofrecer charlas a estudiantes en las que comparte su experiencia de vivir y trabajar por 168 días a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). 

El cónclave en este pueblo sureño se extendió poco más de dos horas y se basó mayormente en preguntas de los jóvenes y niños, seguidas por respuestas jocosas de “Joe”, como cariñosamente le dicen. 

“¿Puedes ver huracanes y eventos atmosféricos?”, fue una de las preguntas que resaltó durante la charla. 

El astronauta, que se encontraba en las primeras semanas de su segunda misión en la ISS cuando Puerto Rico recibió el embate del huracán María, se mostró conmovido y compungido al recordar cómo vivió esa experiencia.

“Desde el espacio el huracán es bonito, pero te sientes terrible porque no puedes ayudar a nadie. Y puedes ver lo potente que se ve sin poder hacer nada”, respondió. 

“¿Qué es lo más que extrañas cuando estás allá?”, fue otro de los cuestionamientos de un estudiante. 

“El lechón. No estás en Guavate allá cocinando”, explicó el astronauta, a la vez que presentó un vídeo sobre diferentes procesos de la vida cotidiana que se ven alterados por la microgravedad. 

“Allá no te puedes dar una ducha como acá, el ir al baño es bien diferente – no intenten hacerlo con un vacuum por favor – no lavamos ropa, la botamos. Y dormir es en un ‘sleeping bag’ mientras flotas. Es bien cool”, continuó Acabá. 

La línea de preguntas fue variada, con cuestionamientos que cubrieron desde sus experimentos cosechando lechugas en el espacio hasta cómo se sintió al reingresar en la atmósfera. 

Acabá resaltó, una y otra vez, que no se trata de ser la persona más inteligente de la clase, sino la más duro que trabaja, para llegar al espacio. “Tienes que agarrar esas oportunidades cuando se te presentan y trabajar fuertemente en tu campo", subrayó.

Por su parte, el estudiante Andrew González Pérez, de la escuela Josefina De León Zayas en Jayuya, resaltó al concluir la actividad que “es la humildad, como él mostró, que te lleva a hacer cosas grandes y a cumplir tus sueños… salí bien motivado para continuar con mis proyectos de robótica”. 

González añadió que fue “un sueño cumplido” el haber conocido a al astronauta puertorriqueño. 

De otro lado, el estudiante Carlos Ignacio, de la escuela Gloria Borrero en Guayanilla, se mostró complacido con la manera en que se llevó la actividad. 

“Fue bien organizada y él es bien gracioso. Contestó todo lo que se le preguntó y se nota que es accesible. Me gusta ver a puertorriqueños triunfar y representarnos en diferentes esferas y más cuando es desde el espacio. Eso es bien wow”, compartió Ignacio.

Esta es la primera vez que Acabá visita la isla desde que regresó a la Tierra el pasado 27 de febrero tras completar su segunda misión de larga duración fuera del planeta con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA). 

El astronauta boricua llegó al espacio el pasado 12 de septiembre y, en total, permaneció en la Estación Espacial Internacional cinco meses y 15 días.

Durante una serie de caminatas espaciales que abarcaron meses ayudó a reemplazar las manos mecánicas del gran brazo robótico de la estación y colaboró en sobre 300 experimentos que se llevan a cabo en la ISS.

El boricua, cuyos padres son de Hatillo, también realizó charlas con estudiantes desde el espacio y habló con el Papa Francisco sobre la fragilidad del planeta.  

Las expediciones 53 y 54 representaron el tercer viaje que realiza Acabá al espacio. 

Acabá, quien fue seleccionado como astronauta en el 2004 por NASA, nació en Inglewood, California, y recién cumplió 51 años. Antes de convertirse en astronauta, Acabá pasó un tiempo en las Reserva de la Marina de Guerra de los Estados Unidos y en el Cuerpo de Paz (Peace Corps). Trabajó como hidrogeólogo y enseñó en escuelas intermedias y secundarias.


💬Ver 0 comentarios