La representante María Milagros Charbonier recordó que el caso del Tribunal Supremo Federal solo atiende casos cuyas sentencias no son finales y firmes. (Archivo / GFR Media)

La presidenta de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara de Representantes, María Milagros Charbonier, sostuvo este martes que se propone legislar para que el proceso para solicitar un nuevo juicio en los casos por jurado en los que no se alcanzó un veredicto de culpabilidad unánime sea uno “ordenado”.

En entrevista con El Nuevo Día, Charbonier indicó que la Cámara atenderá una medida de su autoría, ya que fue la primera radicada y recalcó que el proceso mediante el cual un convicto podrá solicitar un nuevo juicio, independientemente de si su sentencia es final y firme o no, deberá ser “ordenado”.

Por un lado, Charbonier recordó que el caso del Tribunal Supremo Federal solo atiende casos cuyas sentencias no son finales y firmes, aunque nada impide que la Legislatura vaya por un poco más allá, como lo hizo el Senado ayer.

“Lo demás no está planteado”, dijo Charbonier al referirse a la decisión del Supremo Federal. No obstante, recordó expresiones de la jueza del Supremo Federal Sonia Sotomayor, quien indicó que el Alto Foro no debe temer a una avalancha de peticiones de nuevo juicio.

Las declaraciones de la legisladora del Partido Nuevo Progresista (PNP) surgen en el marco de la aprobación en el Alto Cuerpo ayer del Proyecto del Senado 1590 que enmienda varias reglas de Procedimiento Criminal para viabilizar la decisión del Supremo federal, ya acogida por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, que ordenó que todo veredicto condenatorio será válido, en casos por jurado, solo si se alcanza la unanimidad entre los juzgadores.

La determinación ha dado paso a solicitudes nuevas de juicio por los representantes legales de convictos en casos en que la decisión fue 9-3, 10-2 o 11-1.

El proyecto senatorial fue más allá del alcance de la decisión judicial federal al consignar que el requisito de unanimidad va a aplicar también a sentencias finales y firmes, lo que permitiría que cualquier convicto en la actualidad pueda solicitar un nuevo juicio.

El Supremo de Estados Unidos decidió que el fallo solo sería retroactivo para casos cuyas sentencias no sean finales y firmes, entiéndase que están en proceso de apelación.

Con una enmienda en sala al Proyecto del Senado, se obligó también a los jueces a “ordenar” la celebración de un nuevo juicio con tan solo corroborar que el veredicto no fue unánime. En el texto original de la medida del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, que fue consultada con múltiples expertos en derecho, se les daba a los jueces la discreción de ordenar o no la celebración de un nuevo juicio.

Sin embargo, la enmienda para que la decisión aplique a todas las sentencias no ha sido acordada con la Cámara de Representantes, donde hay varias medidas ya radicadas para atender la jurisprudencia del Supremo Federal, como los proyectos de la Cámara 2476, de Charbonier, y el 2481, de los representantes penepés José Enrique Meléndez y Néstor Alonso Vega.

“Podemos legislarlo para hacer retroactivo (a sentencias finales y firmes), pero lo que digo es que debemos tener un proceso ordenado. No podemos privar a nadie de sus derechos, pero tiene que ser ordenado y verlo caso a caso y si hubo unanimidad en el veredicto o no”, dijo Charbonier, quien dio a entender que el informe que rinda, como presidenta de la Comisión de lo Jurídico sobre su proyecto incluirá ese proceso “ordenado”.


💬Ver 0 comentarios