El médico panameño asistió al Día Nacional de la Zalsa. (Juan Luis Martínez Pérez)

El médico que arrojó positivo a la prueba del coronavirus (COVID-19) en Panamá después de haber visitado a Puerto Rico pudiera haber contagiado a un máximo de hasta decenas de personas en la isla.

Así lo estimó la ex epidemióloga del Estado Ángeles Rodríguez, quien urgió a todos los que tuvieron contacto con él a que sigan la recomendación de mantenerse aislados monitoreando su salud por al menos 14 días.

"Evidentemente la persona comenzó a mostrar síntomas aquí en Puerto Rico, por ende, cuando más infeccioso estaba", sostuvo Rodríguez.

"La posibilidad de que haya infectado a personas es bien real y la cantidad de personas que haya infectado dependerá de cuál haya sido la transmisibilidad del paciente. Si es un 'super spreader', serían hasta 40 personas por día", agregó.

El concepto del "super spreader" se refiere a la capacidad de una persona de contacto con una gran cantidad de personas y aludió al caso que dio paso al brote en Corea del Sur.

"Pero la tasa de reproducibildiad regular es de que una persona contagia a tres, y esos tres a otros tres más... y así sigue...", agregó.

El gobierno solicitó que todas las personas que estuvieron en las filas filas K, L, M, N y O de la sección VIP del Día Nacional de la Zalsa en el estadio Hiram Bithorn se mantengan aislados moniroteando su salud.

Rodríguez, por su parte, consideró que toda persona que haya asistido al evento monitoree su salud pendiente a si surgen los síntomas de fiebre, tos y dificultad respiratoria, propia del coronavirus.

Lo mismo aplicó a los que hayan estado en el bailable de la noche anterior en el hotel Sheraton del Centro de Convenciones, donde el médico panameño estuvo.

Por su parte, la actual epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, dijo hoy en conferencia de prensa que la persona más expuesta en el hotel fue la mujer con la que compartió la noche del bailable y no así los demás que estaban en la actividad.

Tanto la mujer, como el hombre que le alquiló el apartamento en Isla Verde, están bajo el monitoreo del Departamento de Salud.

Para el infectólogo Lemuel Martínez, es suficiente por el momento que se identificaran las áreas donde el panameño estuvo para que las personas que saben que estuvieron en el área tomen las medidas, pues fue donde más tiempo estuvo el hombre manifestando los síntomas.

"Cuando le pasas por el lado a una persona, eso no es riesgo. El riesgo es cercanía y exposición prolongada", explicó Martínez.

Agregó que "por eso se hace el llamado público para que esas personas, las próximas dos semanas, a quedarse en su casa para monitorear síntomas de tos, fiebre y malestar general", afirmó. "Una buena práctica es contactar a su médico primario para identificarse y establecer contacto de comunicación".

"No es que esas personas vayan al doctor o a la sala de emergencia. Es que llamen ahora que están bien para empezar a monitorear. Si desarrollan alguno de esos síntomas, entonces llamen y se coordina la atención que necesiten", afirmó.


💬Ver 0 comentarios