La legislación fue presentada por el representante Jorge Navarro. (GFR Media)

El Senado aprobó en su sesión de ayer un proyecto de ley con el que se busca definir el concepto de la enajenación parental y establecerlo como causal que podrá ser invocada por un juez para la revocación de la custodia de un menor.

El Proyecto de la Cámara 2168, del representante Jorge Navarro, fue presentado en junio del año pasado durante una conferencia de prensa en su oficina acompañado por tres hombres y una mujer, todos no custodios, que alegan haber sido víctimas de esta práctica.

Al ser aprobado con enmiendas, la pieza legislativa regresa a la Cámara de Representantes.

El proyecto define el concepto de enajenación parental como la obstaculización -de forma repetida y no aislada- por parte de uno de los progenitores o miembros del núcleo familiar a las relaciones paterno filiales de los menores con el otro progenitor.

La medida tipifica esta conducta de varias maneras: rehusar pasar llamadas o intentar dirigir su contenido, organizar actividades en el período en el que el no custodio tiene derechos de visita, interceptar cartas, mensajes o paquetes, desvalorizar o insultar al no custodio delante de los hijos, no informar al no custodio actividades de los hijos, hablar de manera descortés del nuevo cónyuge del no custodio, impedir - de manera repetitiva- el derecho de visitas y tomar decisiones que no sean de emergencia sin consultar con el no custodio.

Además, también se considera obstaculizar cuando el progenitor custodio impide el acceso a expedientes escolares o médicos, irse de vacaciones sin los hijos y dejarlos con otra persona a pesar de que el no custodio está disponible, desprestigiar regalos del no custodio y amenazar con castigos a los hijos si se atreven a llamar, escribir o contactar al no custodio.

A preguntas de la prensa cuando se radicó la medida, Navarro reconoció que el estado de derecho actual permite a un juez tomar en consideración este tipo de conducta al momento de adjudicar custodia o modificarla. Sin embargo, insistió en que entiende necesario “elevarlo a rango de ley”.

De hecho, el proyecto dispone que si el tribunal entra en conocimiento de que el custodio enajena a su hijo del otro progenitor mientras ambos tienen un acuerdo de custodia compartida, el tribunal podrá entregar el menor a este último.

El proyecto establece que, si el tribunal es notificado de la alegada conducta, podrá ordenar una evaluación a ser realizada por la Unidad Social de Relaciones de Familia, un trabajador social o un psicólogo y se tendrá que entregar un informe con sus hallazgos y recomendaciones al juez.

“Cuando se haya encontrado evidencia de que uno de los progenitores ha cometido alienación parental, y este tiene custodia de los menores, el tribunal evaluará la remoción de la custodia u otras medidas cautelares a discreción del juzgador”, lee el proyecto.

La pieza legislativa no contempla castigos de índole criminal, contrario a una versión original del proyecto presentado por Navarro más temprano en el cuatrienio.


💬Ver 0 comentarios