(semisquare-x3)
La Secretaría Auxiliar de Educación Montessori fue creada por ley hace un mes. (Luis Alcalá del Olmo)

La creación de una estructura, mediante legislación, para supervisar e impulsar la educación Montessori en el sistema público de enseñanza colocó a Puerto Rico en la delantera en cuanto al desarrollo de esta corriente educativa.

La existencia de política pública dirigida a fomentar la educación Montessori en las escuelas públicas es poca, si alguna, en la mayoría de las jurisdicciones estadounidenses, señaló el director ejecutivo de la Sociedad Americana de Montessori (AMS, por sus siglas en inglés), Timothy Purnell.

“Necesitamos más esfuerzos como los que tienen aquí”, expresó Purnell. “Puerto Rico es ahora el modelo a seguir”, indicó.

La Secretaría Auxiliar de Educación Montessori fue creada por ley hace un mes. No obstante, la secretaría auxiliar existe desde 2015, cuando el exsecretario de Educación Rafael Román la creó mediante una carta circular.

Desde entonces, aumentó la cantidad de escuelas públicas que han adoptado la filosofía creada por la educadora italiana María Montessori. Actualmente, hay 44 escuelas Montessori en la isla, apoyadas por el Instituto Nueva Escuela (INE). No obstante, hace dos años que no se autoriza la transición de escuelas adicionales interesadas en adoptar esta metodología.

Entre los miembros de la AMS hay unas 1,200 escuelas. La mayoría de estas son escuelas privadas o escuelas públicas chárter administradas por entes privados, explicó Purnell.

“Cada estado tiene diferentes protocolos y procedimientos para establecer escuelas Montessori. En Ohio, son menos restrictivos; en (la ciudad de) Cincinnati, hay varias escuelas públicas Montessori; pero en lugares como Nueva Jersey es más difícil, casi imposible, establecer escuelas públicas Montessori”, señaló el educador, quien antes de llegar a la jefatura de AMS en 2017, laboró durante nueve años como superintendente escolar del distrito de Somerville, en Nueva Jersey.

Purnell señaló que son pocas las regiones estadounidenses que tienen una concentración tan alta de escuelas Montessori como en Puerto Rico. De hecho, dos de las zonas con la mayor cantidad entre las jurisdicciones en las que la AMS ha plantado bandera ni siquiera están en Estados Unidos, sino en China, específicamente las ciudades de Pekín y Shanghái.

El estatuto que fortalece la existencia de la Secretaría Auxiliar de Educación Montessori –la Ley 277 de 2018 firmada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares el 28 de diciembre– establece que será el ente dentro de la estructura del Departamento de Educación que tendrá la responsabilidad de orientar y evaluar a las escuelas interesadas “en adoptar la metodología Montessori”, apoyar a los planteles en los proceso de evaluación y dar seguimiento al aprovechamientoacadémico de los estudiantes.

“Estas escuelas han logrado avances significativos en cuanto a la reducción de violencia y deserción escolar, y han mejorado el aprovechamiento académico de los estudiantes. Esto es de suma importancia para el Estado”, lee el estatuto.

De acuerdo con la ley, las escuelas Montessori requieren un presupuesto de unos $400 millones anuales, una cifra menor a la que se invierte en programas remediativos para atender los rezagos académicos de los alumnos.

La secretaria auxiliar, Rosa Recondo, indicó que actualmente se evalúa el impacto de la nueva ley en los planes de trabajo del organismo. Los cambios, si algunos, se observarán una vez se apruebe el presupuesto con el que contará para el próximo año fiscal.

Se amplía el acceso

Purnell llegó, el lunes 28 de enero, a su primera visita como director ejecutivo de AMS a Puerto Rico, para ver por sí mismo el avance que ha tenido la educación Montessori en la isla.

En la escuela elemental Luis Lloréns Torres, en San Juan, coincidió con los educadores Michael y D’Neil Duffy. El matrimonio administró su propia escuela privada Montessori por más de 20 años y, tras su retiro, ahora se dedican a adiestrar a maestros.

Los Duffy han trabajado con las escuelas puertorriqueñas hace más de 15 años, cuando comenzaron a laborar con un grupo de maestros que viajó hasta Nueva York para adiestrarse con ellos.

Michael Duffy destacó que las llamadas “escuelas hermanas” de la isla han regresado a la raíz de lo que es la educación Montessori.

“En Puerto Rico, todo el mundo tiene acceso a las escuelas Montessori”, sostuvo el periodista que se convirtió en maestro gracias a la pasión de su esposa por educar. “Tras el renacimiento de la educación Montessori en Estados Unidos, en la década de los 60, se abrieron escuelas especializadas para atraer a la clase media a que no abandonara el sistema público. Después se crearon escuelas privadas. La educación Montessori es para las clases más pudientes, para los que la pueden pagar. Pero lo que María Montessori hizo fue llevar su metodología a los niños más pobres, los desventajados, y eso es lo que están haciendo aquí”, expresó.

El respaldo a esta metodología escolar proviene mayormente de padres que buscan opciones escolares diferentes para sus hijos, señaló D’Neil Duffy.

Tanto ella como su esposo destacaron el rol que jugaron los padres de estudiantes el año pasado en la isla, cuando se manifestaron en contra de las sugerencias del Departamento de Educación para impulsar que los planteles Montessori se convirtieran en escuelas chárter.

“Las escuelas chárter a veces terminan siendo controladas por corporaciones y no responden al mejor bienestar de los estudiantes”, sostuvo Michael.

La Ley 85 de Reforma Educativa de 2018 –estatuto que viabilizó la creación de escuelas chárter en la isla– establece que solo organizaciones sin fines de lucro pueden administrar planteles públicos.

Parte central de la filosofía Montessori es que en ella se fomenta y se requiere la participación de las familias en los procesos de aprendizaje de los menores.

“La familia es el principal educador de los niños, no la escuela. Por eso los traemos (a los padres o encargados) a la escuela, los necesitamos”, indicó Michael Duffy.

La educación Montessori es una corriente educativa que gira en torno a la noción de que los niños están ávidos de aprender y pueden iniciar y hacerse cargo de su propio aprendizaje en un ambiente adecuado.

El aprendizaje en el ambiente Montessori no es puramente académico, sino que además se enfoca en el desarrollo físico, social, emocional y cognitivo del menor. Los programas Montessori se caracterizan por grupos compuestos por niños de diferentes edades que fomentan el aprendizaje entre pares.

Efectos positivos

Tanto los Duffy como Purnell destacaron la labor que ha realizado el INE en la expansión de la educación Montessori en la isla.

La organización sin fines de lucro acaba de celebrar sus primeros 10 años de existencia, pero sus raíces están atadas a la primera escuela pública Montessori del país, la escuela elemental Juan Ponce de León en Guaynabo, que nació en 1990.

El INE está afiliado a la AMS y acreditado por el Consejo de Acreditación Montessori para la Educación de Maestros (Macte, por sus siglas en inglés), alianzas que garantizan que los programas que ofrecen para adiestrar maestros siguen los criterios más altos de esta corriente educativa, señaló la directora de programas académicos de la organización educativa, Annabel Martínez.

En Puerto Rico, los estudiantes de escuelas Montessori presentan un aprovechamiento académico por encima del promedio registrado en todo el sistema escolar.

En las materias de Español, Matemáticas, Ciencias e Inglés, el 70% de los estudiantes de nivel elemental de las escuelas Montessori demostró dominio de todas las destrezas que se midieron en las pruebas estandarizadas de Medición y Evaluación para la Transformación Académica (META) administradas el año pasado. En promedio, el 52% de todas las escuelas públicas, en la isla, de tercero a sexto grado, pasó las pruebas.

“En Montessori, no educamos para una prueba, no es solo para alcanzar metas académicas. Preparamos a los niños para la vida, para que se desarrollen como seres humanos completos, felices. Producto de eso, se dan los logros académicos”, expresó D’Neil Duffy.


💬Ver 0 comentarios