El director de generación de la AEE, Daniel Hernández, admitió, durante las vistas evidenciarias sobre el Plan Integrado de Recursos, que la corporación opera actualmente con un déficit energético. (Teresa Canino )

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) tiene cifradas sus esperanzas en que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) le ayudará para hacer frente al saldo de los terremotos del mes pasado.

Así quedó evidenciado ayer durante el primer día de vistas ante el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR), para discutir el Plan Integrado de Recursos (PIR), documento que se requiere a la AEE por la Ley de Reforma Energética y que traza la ruta que seguirá la corporación pública para proveer electricidad a hogares y negocios en Puerto Rico por los próximos 20 años.

Durante la vista, el director de Generación de la AEE, Daniel Hernández, y su homólogo en Planificación y Protección Ambiental, Efraín Paredes Sepúlveda, así como el gerente de Operaciones, Gary Soto, explicaron que, a corto plazo, la AEE le apuesta a FEMA para mitigar los daños provocados por la actividad sísmica.

Luego que Costa Sur quedara fuera de servicio como resultado del terremoto del pasado 7 de enero, la AEE opera con una deficiencia de unos 1,000 megavatios con relación a la demanda eléctrica de la isla, admitió Hernández ante el NEPR.

Las conversaciones con FEMA buscan que la agencia federal provea, en apenas tres meses, unos 500 megavatios de generación temporal para que la AEE acumule las reservas de energía adecuadas de cara a la temporada pico de demanda eléctrica, que se produce en el verano.

Partiendo de las expresiones de Hernández, la solicitud de la AEE a FEMA, todavía en ciernes, supone una inyección capital en sí misma. Ello, sin que a la fecha, la AEE tenga una idea de la cuantía de los daños en Costa Sur y dos unidades en Mayagüez o los gastos imprevistos de tener que reactivar unidades apagadas.

El análisis de los daños en Costa Sur tomará unos dos meses, se indicó.

Según Hernández, la AEE conversa con FEMA para que la agencia repita el apoyo que dio a Puerto Rico hace dos años. Entonces, el huracán María dejó a oscuras a Puerto Rico y FEMA -a través del Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos- aportó unos 75 megavatios de energía con generadores temporales. Ello supuso una inversión de unos $200 millones, aparte de la inversión en la restauración del sistema de transmisión y generación.

Ahora, el pedido de la AEE para hacer contrapeso a la pérdida de Costa Sur -por el terremoto- representa casi siete veces la capacidad generatriz que FEMA aportó después del huracán María.

“Hay parte de la cubierta de seguros que cubre los gastos extra. Estamos en conversaciones”, dijo Hernández al agregar que la AEE cuenta con unos $300 millones en cubierta y otros $250 millones en exceso. Sin embargo, para que se active tal apoyo, los daños al sistema eléctrico tendrían que superar el deducible de la póliza, que rondaría unos $50 millones, según Hernández.

“La intención es que sea transparente todo lo que está pasando y no ocurra un aumento en costos energéticos”, agregó el ingeniero.

Para cubrir la capacidad que aportaba Costa Sur, la AEE puso en servicio varias unidades de su flota que generan electricidad con diésel, una materia más contaminante, pero también más cara.

Como resultado, reconoció Hernández, ello podría reflejarse en la factura de los clientes de la AEE cuando el NEPR revise la estructura de costes de la utilidad.

Al presente, la factura de la luz ronda 22 centavos el kilovatio hora (kvh). Pero tras los terremotos, según los informes de generación de la AEE de ayer, activar unidades generatrices como las de Aguirre suponen un costo eléctrico que fluctúa entre 24 y 28 centavos kvh.

“Haremos todo el esfuerzo para evitar un aumento”, dijo Hernández.

Un pedido de información a FEMA sobre las conversaciones con la AEE no tuvo respuesta.

Siemens

Mientras la AEE depende de FEMA para salir de su atolladero inmediato, a mediano y largo plazo, el curso futuro de la AEE parece en penumbras.

Por segunda vez y luego de un primer rechazo por parte del NEPR, la consultora Siemens trabajó el PIR de la AEE. Por ello, el consultor de esa firma, Nelson Bacalao, contestó -en nombre de la AEE- las preguntas técnicas en torno al documento.

Pero a medida que avanzaban las preguntas de organizaciones ambientales y otros interventores como el Instituto de Competitividad y Sostenibilidad Energética (ICSE) y los generadores privados EcoEléctrica y AES, entre otros, salió a relucir que Siemens también se hizo disponible a la AEE para proveerle los generadores de emergencia que necesita.

En el interrogatorio, Hernández y Paredes Sepúlveda admitieron además que la AEE no tiene planes que incorporen el riesgo de un terremoto o un aumento en el nivel del mar en su infraestructura.


💬Ver 0 comentarios