Brigadas del municipio de Santa Isabel trabajan con algunos escombros que trajo el oleaje del mar a la costa. (Suministrada)

A pesar de los aguaceros registrados durante la madrugada por el paso de la tormenta tropical Karen, hoy los municipios de la zona sur intentaban regresar a la normalidad.  

En Ponce, se reportaron varias carreteras intransitables debido a la basura que se acumuló en el sistema de alcantarillado y ocasionó nuevamente el cierre parcial de la avenida Roosevelt en el sector Baldorioty, así como en la avenida Muñoz Rivera y el Ponce By Pass.

Dos de los ciudadanos albergados en el refugio médico de la escuela Lila Mayoral regresaron a sus hogares al entender que ya estaban fuera de peligro.

René Rivera, residente del sector Las Batatas en El Tuque, dijo que se refugió porque su casita queda en una cuesta empinada que no le ofrece seguridad.

“He venido otras veces. Estoy solo y no me gusta estar solo ahí; yo vivo en la cuesta empinada pa’ bajo y la casa mía está floja, la buena me la tumbó María. Es una casita que hizo la hija mía porque la mía se cayó”, relató don René antes de montarse en su carro”, sostuvo el hombre al asegurar que “me trataron bien”.

Mientras que Lourdes Castro Cárdenas tuvo que dejar la égida donde reside, pues su apartamento queda en el piso 14 y como no había electricidad, se le dificultaba manejar sus condiciones de salud.

“Llamé al 911, entonces me comunicaron con Manejo de Emergencias porque tengo múltiples condiciones, no para ir a la sala de emergencias sino para solicitar ir a un refugio. Me fueron a buscar (paramédicos) porque no había luz, no había agua y el único ascensor tampoco funcionaba y tuvimos que bajar 14 pisos por la escalera ayer por la tarde”, confesó la mujer de 65 años.

“Fui a uno (refugio) pero era en la Mayor Cantera, pero tampoco había luz y yo tengo problemas respiratorios, cardiacos y eso y después me trajeron acá. (Me trataron) muy bien, ese señor me recibió con los brazos abiertos, han dado lo mejor, me han tratado muy bien. No tengo quejas”, aseguró Castro Cárdenas quien quiso asegurarse que el lugar donde reside tenía los servicios básicos.

En Peñuelas no hubo refugiados, según el alcalde Gregory Gonsález Souchet, el cual mencionó que se reportó “un pequeño derrumbe en el área del Barreal y un árbol caído”.

“Sin embargo ya las brigadas se encuentran atendiendo la situación, así que durante tempranas horas de la tarde no se reportó ninguna inundación, ningún incidente qué lamentar. Más temprano en la mañana y a consecuencia del temblor sí se reportó un derrumbe en el área del Barreal, afortunadamente nada qué lamentar con ninguna familia”, recalcó Gonsález Souchet.

El alcalde de Peñuelas manifestó que la situación de deslizamientos en esa zona es producto de los daños que causó el huracán María, que hasta ahora no se han corregido.

“El área del Barreal fue una de las áreas impactadas por el huracán, cuando colapsaron algunas carreteras que, entre estas una de las principales que conecta este del barrio, pero es básicamente la carretera estatal donde ocurren estos deslizamientos”, indicó el ejecutivo municipal.

“Nosotros ya le hemos solicitado al Departamento de Transportación y Obras Públicas que nos permitan instalar unas mallas en ese pedazo de monte donde ocurren estos deslizamientos y si ellos pueden colaborar, pero no hemos recibido respuesta. Ahora voy a enviarle una comunicación al senador Luis Berdiel que se mostró comprometido en atender situaciones como esta y de igual forma, a Carreteras y a DTOP para que atiendan la situación lo antes posible”, reiteró.

Mientras que, en Villalba, el alcalde estaba sorprendido “porque la verdad, para otros eventos de lluvia, en Villalba no hubo grandes complicaciones. Es la primera vez que no tengo que salir por la noche a abrir brechas, cortar palos, limpiar carreteras, gracias a Dios, no”.

“Las brigadas estuvieron desde temprano limpiando áreas que nosotros entendíamos que estaban peligrosas, pero, afortunadamente, aunque llovió mucho por la noche, estoy inspeccionando con el director de Obras Públicas y no hay deslizamientos mayores”, dijo por su parte el ejecutivo municipal de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz.

“Solo uno que otro deslizamiento menor que se limpió con el ‘digger’ pero no requirió grandes esfuerzos de equipo pesado, por el momento, porque sabemos que va a seguir lloviendo durante el día. Esto fue en el sector Apeadero que hay un deslizamiento bien feo, es el área que yo siempre he dicho que el Gobierno Estatal todavía no ha hecho nada ahí, de las comunidades más incomunicadas después del huracán María. Ahora mismo hay paso, aunque con un poquito de dificultad, hay paso”, afirmó.

No obstante, Hernández Ortiz arremetió contra la Administración de Vivienda Pública que aún no ha completado el convenio con el ayuntamiento.

“Solo tuvimos un refugiado y es un señor que estaba nervioso, lo atendimos. La única situación crítica es que tuvimos que administrar el refugio porque todavía el asunto de los contratos o los convenios con Vivienda no se ha completado. Hice esta administración de buena fe y no vamos a recibir un centavo, pero la compañía privada sí lo hacía”, argumentó.

“Tampoco se ha completado el contrato para abrir brecha en las carreteras estatales, eso es un compromiso que había hecho el secretario con nosotros. Estas emergencias las corremos con dinero del municipio”, explicó.

En tanto, Juana Díaz tampoco reportó situaciones especiales, sino deslizamientos menores.

“El refugio se mantuvo abierto de manera preventiva, solo llegó una persona”, resaltó el alcalde Ramón Hernández Torres.

En Santa Isabel no hubo refugiados y el Gobierno Municipal amaneció limpiando las áreas que dan hacia el mar.

Esto ya que “las marejadas llenan las desembocaduras de arena y piedra y de inmediato, las brigadas se movilizan para abrirlas. No hubo refugiados, aunque el Municipio estuvo listo con un refugio regular y otro para asistencia especializada en el CDT, per no llegó nadie”, dijo la oficial de prensa del Municipio de Santa Isabel.


💬Ver 0 comentarios