Los manifestantes solicitaron a la primera ejecutiva una enmienda a la orden ejecutiva. (Teresa Canino)

Un grupo de ciudadanos reclamó este domingo a la gobernadora Wanda Vázquez Garced que apruebe un protocolo para el uso gradual y responsable de las playas en Puerto Rico, cumpliendo con las medidas de prevención del contagio de COVID-19.

Durante la manifestación pacífica en la playa de Ocean Park en San Juan, los ciudadanos solicitaron a la primera ejecutiva una enmienda a la orden ejecutiva 2020-038, que establece el toque de queda y las instrucciones en relación con los cierres preventivos y aperturas graduales, para que se permita una apertura gradual de las playas, tal cual está sucediendo en el sector económico.

“La idea es que la orden ejecutiva en su parte dispositivo separe las áreas que son abiertas y las áreas que son cerradas en un protocolo distinto, que las partes como las playas y los lugares públicos como los parques se enmiende”, sostuvo el licenciado Samuel Quiñones, experto en derechos civiles.

Como está redactada actualmente, la orden ejecutiva establece que “durante el periodo de 5:00 a.m. a 3:00 p.m. se permitirá llevar a cabo actividades físicas al aire libre, consistentes con permanecer al menos seis pies de distancia entre cada individuo, utilización de mascarillas y gel desinfectante”.

¿Qué establece la orden ejecutiva sobre las playas?

De acuerdo con la orden, las actividades físicas al aire libre se limitarán a caminar, trotar, correr bicicleta y pasear con los niños o mascotas. “No obstante, cualquier centro o facilidad donde se practiquen estas actividades físicas y/o promueva la aglomeración de personas, tales como parques, pistas atléticas, incluyendo playas, balnearios, gimnasios, entre otros, permanecerán cerrados al público”.

El abogado Richard Schell, quien también participó de la manifestación, planteó que, la manera que está redactada la orden ejecutiva actualmente, discrimina contra aquellos que practican deportes acuáticos.

“Se ha permitido el deporte terrestre, ¿por qué no el deporte acuático también?”, apuntó. “Hay que demostrarle al gobierno que somos responsables nosotros y que podemos hacer uso, responsablemente, de este recurso natural tan preciado”.

Piden un trato igual

“El problema es que no hay ningún beneficio monetario ni económico detrás de esto, entonces tenemos que lograrlo nosotros con responsabilidad”, sostuvo, por parte, la psicóloga María Victoria García, al establecer una diferencia entre la apertura gradual de comercios que aprobó el gobierno para el sector económico, versus otros espacios.

“La playa tiene un beneficio para la salud indiscutible, sobre todo para la salud mental”, planteó la psicóloga, al tiempo que indicó que se han recogido al menos 600 firmas en apoyo a la apertura de las playas. La psicóloga apoyó que se establezcan distintos horarios para el uso de estos espacios de acuerdo con el grupo poblacional. Por ejemplo, que las familias con niños puedan acudir en las mañanas. “Hay muchísimas alternativas que con creatividad se pueden lograr para que podamos compartir este espacio, ojalá lo logremos pronto”.

Desde que se estableció el toque de queda el pasado 15 de marzo, ha sido prohibido el uso de las playas. “En estos momentos hay orientaciones, se sigue orientando sobre la ordenanza 38 de la gobernadora. Fuera de ahí, cuando entra el toque de queda, que se de 7:00 p.m. a 5:00 a.m., se llega al procedimiento del arresto”, explicó la sargento Damaris Rosado, del cuartel de la Policía del precinto de la calle Loíza, quien supervisaba durante la manifestación en la playa.

Durante la protesta, el grupo de ciudadanos practicó deportes como el tenis de playa, y también se lanzaron al mar como expresión de desobediencia civil pacífica.

“El mar no es un lugar que debería ser limitado, porque en cuestiones de distanciamiento es un lugar que está abierto, es el más abierto de cualquier facilidad que sí está permitida (la apertura gradual)”, expresó Lorna Hernández, una ciudadana y artista, que sostenía una tabla de surfing que leía “el mar sana”, a modo de pancarta.

Raan Rodríguez, líder de un grupo de personas que juega paleta en la playa, hizo un llamado también a la ciudadanía, a actuar de manera responsable durante una apertura gradual de las playas, guardando las medidas de seguridad como el uso de mascarillas y desinfectante de manos, así como practicando el distanciamiento social.

“La playa es un recurso muy importante, mucha gente lo usa para su salud mental, otros lo usamos para ejercitarnos, y yo creo que ya llega el momento en que los ciudadanos, nosotros, cada uno por separado, coja su responsabilidad y demuestre que podemos ser civilizamos y hacer las cosas bien”, exhortó.

Por su parte, el psiquiatra Alan del Castillo, manifestó que “no hay que ser médico ni psicólogo para entender que la playa es un lugar importantísimo para la salud mental nuestra, que en estos momentos con el confinamiento y toda la ansiedad que estamos pasando es esencial que nos cuidemos la salud mental”.

Asimismo, defendió que se le debe permitir a las personas ir a la playa para hacer ejercicio, caminar, nadar, surfear y practicar otros deportes acuáticos. “No es complicado, lo que deben prohibirse son los toldos, las neveras de comida, gente acumulada en la arena para socializar”, sostuvo.


💬Ver 0 comentarios