El plan fiscal 2020 mantienen los aumentos en los costos de matrícula para los estudiantes de la UPR y la consolidación de funciones administrativas entre recintos, entre otras medidas. (GFR Media)

El plan fiscal revisado que presentó el gobierno este fin de semana mantiene la directriz de reducir las asignaciones que recibe la Universidad de Puerto Rico (UPR) directamente del Fondo General, pero asigna más dinero para infraestructura y flexibiliza los usos que la institución puede dar a ciertas partidas como medidas para paliar los golpes a su presupuesto.

El documento entregado a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) publicado por la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) establece que se mantienen las reducciones en el presupuesto de la UPR que están contenidas en los planes fiscales de 2017 y 2019, los cuales indican que la universidad de Estado enfrentará un recorte de $71 millones para el próximo año fiscal.

Pero se indica que el gobierno le dará a la UPR “flexibilidad adicional” para el manejo de ciertas asignaciones, como $20 millones anuales que se le asigna para ofrecer adiestramientos y seminarios. De estos, la UPR factura unos $5 millones.

“El gobierno central continuará proveyendo esta asignación, pero le permitirá a la UPR usar la asignación para otras necesidades operacionales”, indica el plan.

Del mismo modo, se detalla que la UPR recibirá fondos adicionales para cubrir mejoras capitales.

Mediante un comunicado de prensa, la administración universitaria sostuvo que recibirá $145 millones para renovar la infraestructura. Con esta asignación, los fondos que el sistema universitario ha destinado para mejoras dentro de su presupuesto podrán usarse para cubrir otras necesidades.

“Estas son excelentes noticias para la Universidad de Puerto Rico. Estas partidas millonarias tienen un efecto significativo en el presupuesto, ya que, considerando los ingresos nuevos y los ahorros que estamos generando, mitigan la reducción presupuestaria proyectada y nos brindan mayor flexibilidad para agilizar las prioridades y la transformación del sistema universitario. Una vez aprobado, estaremos haciendo el análisis correspondiente y la redistribución del presupuesto”, manifestó el presidente de la UPR, Jorge Haddock Acevedo.

En octubre, el presidente de la UPR manifestó públicamente que la universidad del Estado no podría cumplir con sus obligaciones financieras de este año fiscal y hacer frente al recorte de $71 millones del próximo año sin hacer cambios drásticos en la operación de la institución. Desde entonces, sostuvo reuniones con funcionarios del gobierno central, el gobierno federal y legisladores para lograr cambios en el plan fiscal del sistema universitario.

Por su parte, el presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Walter Alomar, destacó que estas asignaciones representan un reconocimiento del gobierno sobre la necesidades de invertir más en la infraestructura del sistema universitario.

El plan fiscal 2020 mantienen los aumentos en los costos de matrícula para los estudiantes, la consolidación de funciones administrativas entre recintos, reducir las plazas de empleados de confianza y reducir los costos de plan médico a empleados. A diferencia de documentos anteriores, el plan fiscal revisado de 2020 no ofrece detalles sobre las proyecciones de ingresos o reducciones.

“Estos esfuerzos para mejorar las operaciones de la UPR, a su vez, permitirá a la Universidad renovar su modelo de operación para proveer los mejores resultados para sus estudiantes”, lee el plan fiscal.


💬Ver 0 comentarios