Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

La adopción de una nueva política pública dejó atrás la posibilidad de que pasaran a manos de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) las diez hidroeléctricas propiedad de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), una iniciativa que era impulsada por la administración de Luis Fortuño.

Pero, según aclaró el presidente ejecutivo de la AAA, Alberto Lázaro, la presente administración de gobierno optó por sustituir el traspaso de las hidroeléctricas por la tarifa preferencial que fue aprobada el año pasado.

La iniciativa de pasar las diez hidroeléctricas de la AEE a la AAA buscaba ayudar a la AAA con el gasto energético. Las hidroeléctricas le hubiesen ahorrado en luz a la AAA entre $25 millones y $30 millones al año, tomando en consideración que las hidroeléctricas representarían 100 megavatios de energía renovable. La AAA planificaba consumir 60 megavatios de los 100 para sus estructuras. El resto (40 megavatios) regresaría a la AEE. Esa energía sirve para suplir a 20,000 residencias aproximadamente

“Pero con el cambio de administración pública, los proyectos de hidroeléctrica quedaron ahí y por, el momento, la política pública es que permanezcan en la AEE, que sea la AEE la que las mejore y las utilice”, explicó Lázaro.

Sin embargo, dijo que, en su carácter personal, aún cree que el traspaso de las hidroeléctricas era el camino correcto.

“Yo pienso que Acueductos le sacaría más provecho y tendría más atención para la infraestructura, que de otra manera se va a perder”, señaló.

Hace dos años este medio visitó cuatro de estas hidroeléctricas, que se encontraban abandonadas y vandalizadas. Solo seis funcionaban, aunque a una capacidad tan baja (producían apenas .3% de la demanda actual de la AEE) que prácticamente eran inexistentes.

El costo del traspaso suponía una transacción de $200 millones que la AAA hubiese obtenido a través de una línea del crédito del Banco Gubernamental de Fomento, recordó Lázaro.

Y aunque la transacción no se materializó, el gobierno invirtió $2 millones en un estudio.

“Era una iniciativa que iba a ayudar a bajar los costos (en electricidad) de Acueductos y que Acueductos se lo pasaba al cliente con una tarifa más baja o con un aumento en la tarifa que hubiese sido menor (al estipulado). Pero se  sustituyó esta iniciativa con la tarifa preferencial de energía eléctrica y más o menos dio lo mismo en términos de millones de dólares. De acuerdo con el estudio, la producción de energía de las hidroeléctricas, su capacidad, es de 100 megavatios, que por kilovatio hora son 120 millones de kilovatios hora al año. El estudio indicaba que eso se podía subir a 250 millones de kilovatio hora al año, que sirven para energizar una tercera parte de todo lo que utiliza Acueductos”, explicó el presidente de la AAA a base del estudio.

Lázaro recalcó que ese estudio no se ha perdido puesto que se lo pasaron a la AEE, que se propone renovar las plantas hidroeléctricas para utilizarlas, según explicó en abril pasado el director ejecutivo de la corporación pública, Juan Alicea, al anunciar su plan para reducir el costo de energía para 2019. Sin embargo, hasta el momento no se han dado más detalles de cómo se renovarían las hidroeléctricas. 


💬Ver 0 comentarios