Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Vecinos de Barceloneta impugnaron en el Tribunal Apelativo la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del incinerador de basura propuesto para ese municipio alegando, entre otras cosas, que no discute el impacto del proyecto a la salud.

Este es el segundo incinerador o proyecto de conversión de desperdicios sólidos a energía (“waste to energy”) que actualmente está en proceso formal de obtención de permisos. El otro, propuesto para Arecibo, es impulsado por la empresa Energy Answers.

Como dato curioso, la vicepresidenta de Energy Answers, Mary Ann Mahoney, integró a finales de la década de 1990 el equipo de trabajo de Renova, un incinerador que intentó infructuosamente establecerse en Arecibo.

Ayer, los vecinos de Barceloneta advirtieron sobre el establecimiento de un tercer incinerador en Caguas, información que no fue confirmada ni rechazada por ese municipio.

Además de no discutir el impacto a la salud, el licenciado Luis J. Irizarry indicó que la DIA del incinerador de Barceloneta, impulsado por Sunbeam Synergy, incumple con la definición de “energía renovable” incluida en la orden ejecutiva que declaró una emergencia energética en la Isla. Dijo que también incumple con el reglamento de la Junta de Calidad Ambiental que garantiza la participación ciudadana en la aprobación de documentos.

Felipe Correa, vecino del barrio Quebrada Interior, señaló que el incinerador no solo afectará el ambiente y la salud de los barcelonetenses, sino que reducirá el valor de sus residencias.

“El pueblo no está enterado de lo que hay. Esto se está haciendo a oscuras. Si se hizo una vista pública y solo fue el alcalde, es porque no hay información y no se trata de algo bueno”, dijo.


💬Ver 0 comentarios