Ante cualquier emergencia, como los terremotos, debes tener a la mano una mochila con los utensilios necesarios para sobrevivir.

Guánica - El sismo de magnitud de 5.0 que se reportó esta mañana no interrumpió la cotidianidad de los refugiados en la pista atlética de este municipio, quienes ya están acostumbrados a los constantes movimientos telúricos que se han estado reportando desde finales de diciembre.

Desplazados y funcionarios que estaban bajo una carpa donde empleados de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) orientan a las personas apenas reaccionaron al terremoto. A unos metros de distancia, un soldado de la Guardia Nacional continuó barriendo el suelo, a pesar del movimiento.

A la hora del sismo, la mayoría de los refugiados en el campamento base de Guánica estaban fuera del lugar, ya sea porque salieron a trabajar o porque salieron a hacer gestiones para buscar ayudas, señaló Maribel Báez.

Varios niños y jóvenes jugaban bajo una carpa y comenzaron a reir al momento de la réplica, pero continuaron viendo vídeos en un celular.

"Yo ni lo sentí", dijo una de las adolescentes.

Por su parte, Zayda Soto rápidamente pensó en su residencia, que está agrietada a causa de los terremotos.

"Yo espero que esto no lo empeore más", expresó Soto. Acto seguido, como si buscara cómo tranquilizarse, la mujer relató que sintió el temblor que se reportó casi a las 11:00 a.m. como un movimiento de lado a lado, mientras que ella ya reconoce que los más graves se sienten como un movimiento en forma de ondas.


💬Ver 0 comentarios