Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El náufrago puertorriqueño José Luis Méndez Rodríguez deberá llegar esta noche a Puerto Rico para reencontrarse con su familia, luego de estar por casi un mes, primero a la deriva en el mar Caribe, y luego acogido en la casa de una familia colombiana en una remota isla.

En el aeropuerto lo esperará su pareja, Madeline Acosta Rivera, que asegura que de antemano él le pidió que se pusiera “bonita, que es el día del amor”. También le espera toda una familia que asegura que nunca perdió la fe en que aparecería vivo.

“Yo lo amo con la vida”, dijo a este diario Acosta Rivera. “Hemos compartido tantas cosas lindas, que nunca las voy olvidar”, agregó.

Méndez Rodríguez, un pescador de 40 años al que apodan “Papote”, y quien reside en la comunidad El Maní de Mayagüez, salió al mar el pasado 15 de enero, y tras sufrir un desperfecto en su embarcación, quedó a la deriva y fue arrastrado por las corrientes a través del mar Caribe durante 20 días.

Finalmente, y luego de varias búsquedas en Puerto Rico con navíos y aeronaves, Papote llamó a su familia y les comunicó que estaba vivo. Apareció en la lejana isla de San Andrés, que es parte de un archipiélago del mismo nombre que, aunque pertenece a Colombia, está frente a las costas de Nicaragua.

El recorrido que hizo Méndez Rodríguez hacia su salvación superó las 700 millas náuticas. Según contó, tuvo que comer pescado crudo y tomar orina y agua de mar para sobrevivir.

Méndez Rodríguez, según explicó ayer en la tarde Acosta Rivera, viajaría anoche desde la isla de San Andrés hacia Bogotá y pasaría la noche en la capital colombiana, para hoy acudir a la embajada estadounidense, y posteriormente tomar un vuelo hacia Panamá.

Ya en la noche, Papote finalmente abordará el vuelo que lo traerá de regreso a Puerto Rico, pasadas las 10:00 p.m.

Su emocionada compañera, que hasta compró ropa nueva para la ocasión, dijo que sería un día del amor especial, porque poco antes de su odisea, el pasado 27 de diciembre, tras varios años de relación, le había pedido que se casaran.

Papote explicó que fue encontrado moribundo en una playa de San Andrés. Tras recibir tratamiento en un hospital, una persona que también estaba en el hospital decidió ayudarlo y acogerlo en su casa. El pescador aseguró que volvería a San Andrés para a celebrar allí su cumpleaños con sus nuevos amigos.

Méndez Rodríguez, según ha dicho su padre José Antonio, tuvo otro accidente en el que cayó al agua y tuvo que nadar durante horas para salvarse. No obstante, no tiene intenciones de dejar su profesión de pescador.


💬Ver 0 comentarios